Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
La cuenta atrás de los últimos glaciares de México
Medio Ambiente

La cuenta atrás de los últimos glaciares de México

11 fotos

Investigadores mexicanos acaban de certificar la desaparición del glaciar Ayoloco, en el volcán Iztaccíhuatl. Prevén que para 2050 no sobreviva ninguno de los cinco glaciares que todavía existen en este país

  • Acaba de iniciar la temporada de lluvias y la nieve ya cubre el volcán Iztaccíhuatl. En su cima todavía se puede ver parte de los tres glaciares que aún sobreviven en esa montaña.
    1Acaba de iniciar la temporada de lluvias y la nieve ya cubre el volcán Iztaccíhuatl. En su cima todavía se puede ver parte de los tres glaciares que aún sobreviven en esa montaña.
  • Pero las zonas en las que la roca queda al descubierto cada vez son mayores. Los investigadores de la UNAM Hugo Delgado y Robin Campion caminan aquí por lo que alguna vez fue el glaciar de Atzintli, desaparecido en 1995. Donde antes hubo hielo ahora florecen líquenes y corretean lagartijas.
    2Pero las zonas en las que la roca queda al descubierto cada vez son mayores. Los investigadores de la UNAM Hugo Delgado y Robin Campion caminan aquí por lo que alguna vez fue el glaciar de Atzintli, desaparecido en 1995. Donde antes hubo hielo ahora florecen líquenes y corretean lagartijas.
  • Hugo Delgado, director del Instituto de Geofísica de la UNAM hasta el pasado abril, lleva recorriendo el Iztaccíhuatl desde los años 70. A lo largo de los años ha ido observando el retroceso de los glaciares en esta montaña: si en los años 50 albergaba 11 masas de hielo, ahora quedan únicamente tres.
    3Hugo Delgado, director del Instituto de Geofísica de la UNAM hasta el pasado abril, lleva recorriendo el Iztaccíhuatl desde los años 70. A lo largo de los años ha ido observando el retroceso de los glaciares en esta montaña: si en los años 50 albergaba 11 masas de hielo, ahora quedan únicamente tres.
  • El aumento de las temperaturas debido al cambio climático ha llevado a la rápida desaparición de los glaciares de todo el mundo. En el Iztaccíhuatl, estas masas de hielo llegaron a ocupar 6,23 kilómetros cuadrados en 1850, pero ahora no superan los 0,5 kilómetros. En solo 170 años, la montaña ha perdido el 98% del hielo que guardaba desde la glaciación de hace 9.000 años.
    4El aumento de las temperaturas debido al cambio climático ha llevado a la rápida desaparición de los glaciares de todo el mundo. En el Iztaccíhuatl, estas masas de hielo llegaron a ocupar 6,23 kilómetros cuadrados en 1850, pero ahora no superan los 0,5 kilómetros. En solo 170 años, la montaña ha perdido el 98% del hielo que guardaba desde la glaciación de hace 9.000 años.
  • Una placa recuerda ahora a los montañistas que en este lugar, hasta 2018, existió el glaciar Ayoloco. Los investigadores de la UNAM han subido hasta este punto, a más de 4.600 de altitud, para fijar ese letrero sobre una piedra que alguna vez estuvo cubierta por el hielo.
    5Una placa recuerda ahora a los montañistas que en este lugar, hasta 2018, existió el glaciar Ayoloco. Los investigadores de la UNAM han subido hasta este punto, a más de 4.600 de altitud, para fijar ese letrero sobre una piedra que alguna vez estuvo cubierta por el hielo.
  • Robin Campion fija la placa, que contiene una advertencia: “En las próximas décadas los glaciares mexicanos desaparecerán irremediablemente. Esta placa es para dejar constancia de que sabíamos lo que estaba sucediendo y lo que era necesario hacer. Solo ustedes sabrán si lo hicimos”.
    6Robin Campion fija la placa, que contiene una advertencia: “En las próximas décadas los glaciares mexicanos desaparecerán irremediablemente. Esta placa es para dejar constancia de que sabíamos lo que estaba sucediendo y lo que era necesario hacer. Solo ustedes sabrán si lo hicimos”.
  • El panorama es crítico para los últimos glaciares mexicanos. Hugo Delgado vaticina que en los próximos cinco años los tres del Iztaccíhuatl habrán desaparecido y otorga un margen de dos décadas para los del Pico de Orizaba. De cualquier forma remata: “En 2050 no habrá glaciares en México”.
    7El panorama es crítico para los últimos glaciares mexicanos. Hugo Delgado vaticina que en los próximos cinco años los tres del Iztaccíhuatl habrán desaparecido y otorga un margen de dos décadas para los del Pico de Orizaba. De cualquier forma remata: “En 2050 no habrá glaciares en México”.
  • A más de 4.600 metros de altitud, una densa bruma conquista la cima de la montaña. Cae una tormenta de nieve, pero no es suficiente para cubrir el manto rocoso. “La nieve no dura más que unos cuantos días, con suerte, semanas. Pero no se mantiene, no puede alimentar a los glaciares”, advierte el glaciólogo.
    8A más de 4.600 metros de altitud, una densa bruma conquista la cima de la montaña. Cae una tormenta de nieve, pero no es suficiente para cubrir el manto rocoso. “La nieve no dura más que unos cuantos días, con suerte, semanas. Pero no se mantiene, no puede alimentar a los glaciares”, advierte el glaciólogo.
  • Durante el ascenso al desaparecido glaciar de Ayoloco se escucha a lo lejos el rugido de una exhalación en el Popocatépetl. Ese volcán también albergó glaciares hasta el año 2000, cuando una fuerte erupción los sepultó.
    9Durante el ascenso al desaparecido glaciar de Ayoloco se escucha a lo lejos el rugido de una exhalación en el Popocatépetl. Ese volcán también albergó glaciares hasta el año 2000, cuando una fuerte erupción los sepultó.
  • Un espeso manto de nubes cubre las faldas del Iztaccíhuatl. Los glaciares mexicanos luchan contra un efecto local: como una pescadilla que se muerde la cola, conforme se funde el hielo glaciar, aparece la roca oscura de la montaña que, en vez de reflejar la radiación solar, la absorbe, lo que provoca un calentamiento adicional.
    10Un espeso manto de nubes cubre las faldas del Iztaccíhuatl. Los glaciares mexicanos luchan contra un efecto local: como una pescadilla que se muerde la cola, conforme se funde el hielo glaciar, aparece la roca oscura de la montaña que, en vez de reflejar la radiación solar, la absorbe, lo que provoca un calentamiento adicional.
  • La irremediable extinción de los glaciares mexicanos, únicos en su latitud de 20º norte, supone perder un sensor sin ambigüedades sobre el cambio climático.
    11La irremediable extinción de los glaciares mexicanos, únicos en su latitud de 20º norte, supone perder un sensor sin ambigüedades sobre el cambio climático.