Selecciona Edición
Antártida: el grito silencioso

Antártida: el grito silencioso

8 fotos

El corazón helado del planeta está en estado crítico. La iniciativa #Antarctica2020 promueve la operación de preservación de los mares más ambiciosa de la historia: la protección de un total de cuatro millones de kilómetros cuadrados en el océano Austral.

  • Los fotógrafos Cristina Mittermeier, Andy Mann, Paul Nicklen y John Weller nos sumergen en estas imágenes que, como dice este último, “son un grito de ayuda de los habitantes de la Antártida y una llamada a afrontar el mayor desafío ambiental en la historia de la humanidad: la crisis climática”.En 2020 se ha cumplido el 200º aniversario del descubrimiento de la Antártida. También este año será tristemente recordado por ser el que mayores temperaturas ha registrado ese continente (en febrero alcanzó el récord de 20,75 grados).
    1Los fotógrafos Cristina Mittermeier, Andy Mann, Paul Nicklen y John Weller nos sumergen en estas imágenes que, como dice este último, “son un grito de ayuda de los habitantes de la Antártida y una llamada a afrontar el mayor desafío ambiental en la historia de la humanidad: la crisis climática”.En 2020 se ha cumplido el 200º aniversario del descubrimiento de la Antártida. También este año será tristemente recordado por ser el que mayores temperaturas ha registrado ese continente (en febrero alcanzó el récord de 20,75 grados).
  • Con el deshielo, el calentamiento de sus aguas y el incremento de la pesca, las criaturas que habitan estos glaciares nos necesitan más que nunca. Y nosotros, aunque muchas veces no queramos contemplarlo, también necesitamos este vasto territorio helado que contribuye a estabilizar el clima de la Tierra gracias a sus nutrientes oceánicos vitales para los peces y humanos de todo el globo.  En la imagen, una foca de Weddell retratada como si flotase en un cuadro del Greco. Estos son los únicos animales con respiración pulmonar que habitan en la Antártida todo el año.
    2Con el deshielo, el calentamiento de sus aguas y el incremento de la pesca, las criaturas que habitan estos glaciares nos necesitan más que nunca. Y nosotros, aunque muchas veces no queramos contemplarlo, también necesitamos este vasto territorio helado que contribuye a estabilizar el clima de la Tierra gracias a sus nutrientes oceánicos vitales para los peces y humanos de todo el globo. En la imagen, una foca de Weddell retratada como si flotase en un cuadro del Greco. Estos son los únicos animales con respiración pulmonar que habitan en la Antártida todo el año.
  • Con la iniciativa #Antarctica2020, la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos ha emprendido la mayor campaña de preservación de los mares de la historia, promoviendo la protección de tres grandes áreas en el océano Austral para contribuir al equilibrio del ecosistema: la región de la península Antártica, el mar de Weddell y la Antártida Oriental. En la imagen, un imponente ejemplar de leopardo marino de más de 500 kilos con el qeu el fotógrafo Paul Nicklen vivió una experiencia extraordinara: este se le aproximó ofreciéndole pingüinos: “Me di cuenta de que esta criatura extraordinaria quería ayudarme a encontrar comida. Se hallaba en peligro inminente por nuestra culpa y ella buscaba alimentarme”.
    3Con la iniciativa #Antarctica2020, la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos ha emprendido la mayor campaña de preservación de los mares de la historia, promoviendo la protección de tres grandes áreas en el océano Austral para contribuir al equilibrio del ecosistema: la región de la península Antártica, el mar de Weddell y la Antártida Oriental. En la imagen, un imponente ejemplar de leopardo marino de más de 500 kilos con el qeu el fotógrafo Paul Nicklen vivió una experiencia extraordinara: este se le aproximó ofreciéndole pingüinos: “Me di cuenta de que esta criatura extraordinaria quería ayudarme a encontrar comida. Se hallaba en peligro inminente por nuestra culpa y ella buscaba alimentarme”.
  • El rápido deshielo de la península Antártica (la parte más al norte de la Antártida) está provocando una emigración de muchas de las especies que lo habitan a zonas más australes. Pero ya no se puede ir mucho más al sur.
    4El rápido deshielo de la península Antártica (la parte más al norte de la Antártida) está provocando una emigración de muchas de las especies que lo habitan a zonas más australes. Pero ya no se puede ir mucho más al sur.
  • La predicción de un incremento de dos grados en la temperatura del planeta lleva consigo el desplazamiento del 75% de las colonias de pingüinos Adelia y el 50% de las de pingüinos emperador.
    5La predicción de un incremento de dos grados en la temperatura del planeta lleva consigo el desplazamiento del 75% de las colonias de pingüinos Adelia y el 50% de las de pingüinos emperador.
  • La población de pingüinos barbijo ha caído hasta un 77% en la Antártida en los últimos 50 años. La transformación de su hábitat los obliga a recorrer cada vez mayores distancias en busca de alimento. Fotografía de Paul Nicklen
    6La población de pingüinos barbijo ha caído hasta un 77% en la Antártida en los últimos 50 años. La transformación de su hábitat los obliga a recorrer cada vez mayores distancias en busca de alimento. Fotografía de Paul Nicklen
  • Hay más peligros, como señala la fotógrafa Cristina Mittermeier: “Vimos polluelos de pingüino empapados y embarrados tiritando con el plumón pegado al cuerpo. En el momento equivocado del año, antes de que los polluelos hayan podido desarrollar el plumaje adulto, la lluvia y la nieve pueden erradicar generaciones enteras. Era como estar fotografiando una marcha de la muerte”.
    7Hay más peligros, como señala la fotógrafa Cristina Mittermeier: “Vimos polluelos de pingüino empapados y embarrados tiritando con el plumón pegado al cuerpo. En el momento equivocado del año, antes de que los polluelos hayan podido desarrollar el plumaje adulto, la lluvia y la nieve pueden erradicar generaciones enteras. Era como estar fotografiando una marcha de la muerte”.
  • La disminución del hielo marino en la Antártida ha supuesto también una reducción considerable de las poblaciones de kril, un pequeño crustáceo que supone la base alimenticia de la foca cangrejera.
    8La disminución del hielo marino en la Antártida ha supuesto también una reducción considerable de las poblaciones de kril, un pequeño crustáceo que supone la base alimenticia de la foca cangrejera.