Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cosas que hacer durante la cuarentena por coronavirus: cómo limpiar el cuero y darle brillo sin estropearlo

Aunque siempre es mejor una limpieza en seco, se puede hacer una higiene profunda con elementos de uso cotidiano

limpiar cuero
Milano Piazza Grandi, de Dimore Studio. |

El caracter que piezas como un sofá Chester, un sillón LC2 o una silla Wasilly aportan a un salón se ve reforzado por su material, pero para que el tiempo corra a favor del cuero, hace falta un cuidado específico que depende del acabado. Ahora que con la cuarentena por coronavirus pasamos más tiempo que nunca junto a él es el momento perfecto para ponerlo en marcha.

El más frágil es quizá el de anilina, ya que no cuenta con capa de protección. En estos casos, la limpieza debe ser en seco, con un trapo o aspiradora con un cabezal de cerdas muy suaves. Algunos expertos recomiendan repasar con un paño humedecido en agua destilada, aunque por la delicadeza de este tapizado, pueden aparecer manchas.

Por suerte, la mayoría del mobiliario de cuero suele contar con una capa protectora que aporta durabilidad, resistencia y uniformidad. Estas superficies exigen una limpieza en profundidad cada seis meses si tienen colores suaves o cada año si el tono es oscuro. La parte positiva es que las herramientas para su higiene suelen estar en casa. "Deberás preparar varias cosas: agua tibia en un cubo o palangana, diversos trapos suaves, de gamuza o microfibra, un cepillo suave de mano si hubiese zonas muy sucias y un rollo o dos de papel absorbente para el secado", sugiere Paloma Alcalde, fundadora de Orden by Moma.

1. Limpieza en seco y manetenimiento

Si el cuero forra sillas u otros elementos de pequeño tamaño, un trapo bastará para retirar el polvo. Pero cuando se trata de un sofá, la aspiradora es la mejor herramienta para acabar con los restos acumulados en las hendiduras. "Lo primero que debes hacer es pasar la aspiradora con un cepillo suave. Repasa toda la superficie, incidiendo en las costuras y hendiduras del mueble que es donde se acumulan más suciedad y polvo", indica Alcalde.

La editora de mobiliario Minotti expone unos consejos comunes para todo tipo de pieles, desde napa, piel de ciervo, nabuk o cocodrilo. Para quitar el polvo basta con pasar a diario un paño suave de algodón. Dos veces al año, "pase por toda la superficie un producto específico de limpieza antigrasa".

2. Suspenso en química

Al tratarse de un tejido orgánico, la tolerancia ante ciertas sustancias es menor. “Los productos químicos producen reacciones inesperadas sobre los materiales naturales, así que no los utilices si no conoces el efecto que tendrán sobre tus sillones de cuero”, explican desde Limpiezas Limar.

Minotti aconseja en su sección de cuidado de los materiales no frotar demasiado y evitar el uso de productos de limpieza o alcohol, que pueden dañar para siempre el aspecto del cuero.

Para higienizar a fondo, la solución es arrastrar la suciedad con una bayeta. “Emplea una de tejido muy suave, humedecida en agua templada, pero muy escurrida”, aconsejan desde la empresa de limpieza, que insta a realizar movimientos homogéneos durante el proceso. Lo más importante tras este proceso es comprobar que no queda rastro de humedad, ya que puede dañar la superficie. Para ello, se recomienda repasar con el papel absorbente, colocando la palma sobre el mismo hasta eliminarla por completo.

3. Neutralizar las manchas

Minimizar el impacto de las manchas sin consecuencias exige acabar con ellas al instante. “Hay que tratar de reducirlas en el mismo momento en el que se producen, utilizando un material que empape, como un algodón o la punta de una servilleta”, recomiendan desde Limar. Para retirar posibles restos, se puede frotar suavemente un paño humedecido con jabón limpiador neutro y aclarar con la otra parte de la tela únicamente impregnada en agua.

"En caso de que las manchas sean aceitosas", explican en la web de Minotti, "es necesario retirar cuidadosamente la suciedad de la superficie con papel absorbente, sin ejercer presión para evitar que la sustancia aceitosa pueda entrar en los poros del cuero. Luego se debe quitar cuidadosamente la mancha con un paño limpio humedecido con una emulsión de agua y un poco de jabón neutro".

Los expertos apuntan también al jabón de Marsella como otra sustancia adecuada para terminar con marcas. “Se trata de un jabón con alto contenido en aceites vegetales de oliva y palma poco agresivos con la piel", detallan desde Limar. "Puedes aplicarlo sobre una esponja humedecida, pero sin necesidad de que se produzca espuma. Es importante realizar el proceso en toda la superficie para igualar la tonalidad. Limpia la esponja y repite en cada tramo hasta completar todo el área”.

Para eliminar café, té, leche o cualquier mancha de bebida, es necesario detener el líquido con un paño suave o papel absorbente, recomienda Minotti. Luego "quita cuidadosamente los restos con un paño húmedo e inmediatamente seca la superficie con un paño seco. Deja que el cuero se termine de secar al aire libre, nunca directamente bajo la luz del sol. No uses secador y no lo planches ni vaporices", enumera Minotti en su área de consejos para el cuidado de los materiales.

Por último, si existen marcas ocasionadas por un bolígrafo, según explican los expertos de Limar, repasar el trazo con un bastoncillo humedecido en alcohol suele funcionar.

4. Nutrición intensiva

La durabilidad del cuero suele ser superior a la de otras superficies, pero para que su vida útil sea larga hay que evitar que se seque. “Con el paso del tiempo, pierde sus aceites y se cuartea. Para evitarlo, existen productos específicos. Sin embargo, ahora que estamos en casa sin poder salir, se puede utilizar crema hidratante para nutrirlo”, comparte Alcalde. También funcionan aceites como el de coco, pero es esencial extenderlos con un paño y en poca cantidad para evitar que penetre más en ciertas zonas, ya que esto provocaría cambios en la tonalidad.

Más información