Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Tiene sentido sabotear a las empresas que no nos gustan?

Sin hacer tanto ruido como el boicot, una nueva práctica está empoderando a los consumidores: premiar a las firmas responsables. Lo llaman ‘buycot’

Con la tecnología actual, podemos comprobar si las marcas nos dicen la verdad y actuar en consecuencia.
Con la tecnología actual, podemos comprobar si las marcas nos dicen la verdad y actuar en consecuencia.

Cuando en 2016 la firma Patagonia decidió pasar de descuentos durante el Black Friday y en su lugar donar los beneficios obtenidos en esos días a causas medioambientales, casi agota sus existencias. El consumidor, en lugar de buscar otras marcas para ahorrarse dinero, apoyó su actitud. Es lo que se conoce como buycot: “Contra la negatividad del boicot, premiar a quien creemos que lo está haciendo bien o a quien por lo menos lo intenta, como una nueva forma de sumarse al reto de construir una sociedad mejor”, en palabras de Marta González-Moro, consejera delegada de 21 Gramos.

Esta agencia de branding y comunicación especializada en sostenibilidad ha presentado su III Estudio Marcas con Valores, sobre tendencias de consumo responsable en España, un trabajo que sostiene que el buycot gana peso frente al boicot y constata que el consumo cada vez se entiende más como un acto político. “Existe la falsa creencia de que el ciudadano vive en un mundo distópico en el que por mucho que se queje no hay nada que hacer, y no es así”, asegura la experta.

“El 'buycot' tiene un gran recorrido en temas como la sostenibilidad, con el que todo el mundo se siente identificado, y resulta muy transformador"

Marta González-Moro, consejera delegada de 21 Gramos

González-Moro admite que el boicot sigue siendo muchas veces necesario, pero no lo considera transformador, a diferencia de este buycot, que se apoya en una narrativa más positiva. "Es una acción colaborativa, abierta, de consenso, ilusionante, de aspiración, de calidad de vida. La sociedad innova y avanza si lo hacemos juntos, en colaboración. Por eso, en conceptos de progreso, tiene mucho más sentido hacer buycot que boicot", señala.

“Este movimiento tiene un gran recorrido en temas como la sostenibilidad, con el que todo el mundo se siente identificado, y resulta muy transformador”. Se trata de que, entre todos, hagamos entender a las empresas que los comportamientos responsables son muy rentables. Algo que, según González-Moro, está empíricamente demostrado. "El rendimiento y el retorno son mayores. Son matemáticas”, afirma.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información