Sí, el pene se puede romper

Se trata de la peor de las lesiones imaginables para los hombres. Y con razón

Darko Djurin (Pixabay)

El sexo vigoroso puede llevarte a urgencias. En los grandes hospitales pueden llegar a atenderse una media de tres roturas de pene al año. A pocos se le ocurriría pensar que pudiera suceder, pero la realidad es otra. El pene puede partirse. Sí. Literal. Y, aunque hagamos también muchas bromas con el supuesto hueso del pene, este no existe. Si el pene tiene ese lustre, ese vigor y esa entereza es, entre otras cosas a la túnica albugínea, que es lo que se fractura.

Las roturas de pene se producen por un tipo concreto de sexualidad. Bastante salvaje, por cierto. Es fruto de esos encuentros apasionados en los que ella se coloca encima y cabalga sobre su amado. Más vale que la amada sea, también, buena amazona, porque es en esta postura en la que suceden la mayoría de las fracturas de pene. Ojo, cuando, además, de estar ella encima juegan a que se ponga de espaldas al hombre. En esa  postura las probabilidades de partir algo más que el corazón, aumentan.

Más información
Los alargamientos de pene no funcionan, y hasta pueden acortar el miembro
Las 24 dudas más (y menos) comunes sobre el pene, respondidas
La venganza de los micropenes

"La túnica albugínea son las capas fibrosas que envuelven a los cuerpos cavernosos", explica el doctor Manuel Alonso, Adjunto de urología reconstructiva del Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid. "Es lo que nos da sostén en el pene. Si no tuviera esas paredes, no tendría esa rigidez." Todos los andrólogos han visto este tipo de fracturas. Y cuando digo varias, hablamos de una media de tres o cuatro anuales en cualquier servicio de urgencias de este país. "Las roturas de pene ocurren por una actividad sexual vigorosa. Si el pene se dobla de una manera muy brusca, estando en una erección completa, puede llevar al desgarro de la túnica albugínea. El pene cuando está blando no se rompe, necesita estar erecto, pero su rotura no se produce solo durante el coito. Algunas masturbaciones o práctica sexual no convencional que se practica en Asia termina con fractura de pene, pero la mayoría de los accidentes ocurren durante un coito. "Lo primero que ocurre cuando te rompes el pene es que notas un chasquido que se escucha perfectamente. ¡Chaaas! Una sensación de que se ha roto un globo de agua, e inmediatamente un dolor terrible que provoca que la erección baje de golpe." Si no hay chasquido ni la erección se baja, puede que te hayas hecho daño, pero congratúlate. No se te ha partido.

La rotura de pene debe atenderse inmediatamente en un servicio de urgencias. Nadie querría jugársela con algo tan importante.

La atención inmediata es primordial para que la posterior reconstrucción sea un éxito. "Solo en algunos casos esas roturas se pueden atender sin intervención quirúrgica, por eso es primordial ir cuanto antes a urgencias. Valorar la magnitud de las lesiones significa saber actuar en consecuencia. "Se baja la piel del pene, se ve dónde está la rotura, porque si es muy severa, puede afectar a la uretra y eso sucede hasta en un 30% de los casos", prosigue este experto en reconstrucciones de pene. "Lo que hacemos es coser la albugínea, sacar el hematoma e intentar preservar la función eréctil. No deben quedar malformaciones morfológicas en el pene; es decir, curvaturas o placas que lo deformen". En un par de meses, el accidentado podrá recuperar su capacidad de erección con normalidad, aunque algunos tendrán que realizar ejercicios específicos  para recuperarse completamente. Solo en casos muy extremos (nuestro médico no ha conocido ninguno) aquello queda inservible.

La mayoría de estas roturas suceden a amantes jóvenes. Lo del vigor, ya saben, se pierde con la edad. Pero pensar en que la media es de tres roturas de pene anuales por hospital, no está nada mal. Habrá que empezar a pensar si no hará falta explicar que lo del salto del tigre es imposible. Por seguridad.

Sígueme en Twitter y Flipboard y escúchame en 'Con todos dentro'

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS