Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pilar Rubio y su mala suerte en los negocios

La presentadora, que acumula varios fracasos en el ámbito profesional, recibe un nuevo varapalo y cierra su tienda ‘online’ de ropa, después de sus proyectos fallidos en televisión

Pilar Rubio, en el programa 'Aquellos maravillosos años', en noviembre.
Pilar Rubio, en el programa 'Aquellos maravillosos años', en noviembre.

Pilar Rubio ha recibido el nuevo año repleto de alegría y satisfacción personal, como reflejan sus redes sociales repletas de imágenes y vídeos junto a su marido Sergio Ramos y sus tres hijos, pero no puede decir lo mismo en el terreno profesional. Sin previo aviso, la comunicadora madrileña, de 41 años, ha cerrado su tienda online MyShopList by Pilar Rubio, un proyecto que lanzó la pasada primavera y fracasa sin haber cumplido siquiera al año de vida.

Fue el pasado mes de abril cuando la presentadora inauguraba la tienda donde vendía los looks y estilismos que muchas veces lucía en sus eventos públicos o en su participación en el programa El Hormiguero. Como ella misma informó a sus seguidores entonces, comenzaba en esta nueva aventura junto a su estilista personal Raquel Costa y, aunque de momento ninguna se ha pronunciado al respecto, lo cierto es que ni la web ni la cuenta oficial de la tienda en Instagram siguen habilitadas. Además, tanto Costa como Rubio han eliminado de sus propios perfiles los accesos directos a la tienda online.

Sin embargo, este no es el primer varapalo profesional que recibe la presentadora en su afán de especializarse en el diseño de moda. En 2011, Pilar Rubio vivió algo similar cuando creó una marca de ropa llamada MetalHead by Pilar Rubio, una colección artesanal de camisetas, vestidos, leggins, faldas y complementos diseñados por la propia presentadora que tardó poco más de un año en desaparecer.

Dos negocios que se suman a otros proyectos fracasados que acumula la que un día se dio a conocer como reportera en el programa Sé lo que hicisteis… de La Sexta. Su soltura ante la cámara, sus divertidas entrevistas y su eterna sonrisa la convirtieron en portada de la revista masculina FHM España en 2008 y 2009. Fue precisamente ese año cuando fichó por Telecinco quien le ofreció nuevos proyectos en cine, series —protagonizó Piratas, un proyecto que aunque no pasó inadvertido en su estreno, en mayo 2011, se desinfló y no pasó de la primera temporada— y televisión e incluso, llegó a presentar las Campanadas de Nochevieja en 2010.

Por sus manos pasaron los ya olvidados Cántame una canción, XXS o Todo el mundo es bueno —el concurso que fue retirado del prime time a las tres emisiones— y Más que baile, que después de siete ediciones en TVE con Anne Igartiburu al frente, Rubio no supo convencer al espectador y se convirtió en la segunda edición menos vista. Sin embargo, fue el fracaso de Operación Triunfo, el talent show por excelencia, lo que más manchó el expediente de la comunicadora madrileña. Después de siete ediciones, la baja audiencia de Operación Triunfo 8 obligó a su precipitada despedida en antena tras solo 35 días de Academia.

No se sabe si fue Telecinco quien decidió desprenderse de la presentadora o fue Pilar Rubio quien acabó cansada de su historial nada exitoso y, tras probar suerte como diseñadora, en 2014 acabó dando el salto a Atresmedia de la mano de Pablo Motos. Es ahí, en El Hormiguero, donde continúa desde entonces y donde, parece, ha encontrado su lugar enfrentándose semanalmente a diferentes retos propuestos por el presentador. En este tiempo, Rubio también ha publicado un libro, Embarazada ¿y ahora qué?,  y ha protagonizado su propio programa en televisión en FOX Life, donde a lo largo de 11 episodios mostró su día a día, su trabajo y su estilo de vida saludable.

La extensa lista de fracasos de la presentadora contrastan en cambio con el imperio que su marido, Sergio Ramos, se ha construido más allá del fútbol. Los dos coinciden en que las marcas se los rifan para que sean su imagen de publicidad, pero el capitán del Real Madrid y de la selección española lleva años invirtiendo en numerosos negocios que le han convertido en un auténtico empresario de éxito. En 2004, Ramos fundó su empresa matriz, Sermos 32 S.L., una pequeña empresa dedicada a la explotación de derechos de imagen. La sociedad, que tiene como administrador único al futbolista y gestiona algunas parcelas de su carrera deportiva, como su web oficial, acumula en su último informe (2017) un patrimonio neto de 38,7 millones de euros e hipotecas y otras deudas bancarias por valor de 9,8 millones de euros.

Además de un abultado patrimonio inmobiliario —dio pronto el salto al ladrillo, aunque no está exento de polémica—, sus mansiones y su embrionaria colección de arte, Sergio Ramos ha visto en los caballos otro rentable negocio. Se trata de Yeguada SR4, con la que el sevillano se está haciendo un nombre en el sector hípico nacional y, a pesar de que el mantenimiento de estos ejemplares es costoso, Sergio Ramos ya ha manifestado públicamente en más de una ocasión que es el negocio más boyante y rentable que posee, debido a los altísimos precios que se paga por estos. En 2012, el futbolista abrió las puertas la finca La Alegría, ubicada en el término municipal de Bollullos de la Mitación, a media hora de Sevilla capital, y cuenta con 44 hectáreas de extensión, 40 boxes, nueve corraletas, tres picaderos, tres pistas al aire libre y un andador para el ejercicio diario de los animales. Sus caballos pueden presumir de haber conseguido una decena de medallas de oro en diversos certámenes nacionales.

Ver esta publicación en Instagram

¡¡¡ Feliz 2020!!! ❤️ @sergioramos #sergiojr #marco #alex ❤️ Rn’R ❤️

Una publicación compartida de Pilar Rubio (@pilarrubio_oficial) el

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >