El niño que pudo abrazar por primera vez a su hermano a los cinco años

Jacob Scrimshaw es el primer menor de Reino Unido que recibe una prótesis fija de brazo gracias al ahínco de sus padres y a la solidaridad de la gente

Jacob Scrimshaw de cinco años es el primer niño de Reino Unido que tiene una prótesis funcional fija como brazo.
Jacob Scrimshaw de cinco años es el primer niño de Reino Unido que tiene una prótesis funcional fija como brazo.BBC

Jacob Scrimshaw, de cinco años, es el primer niño de Reino Unido que tiene una prótesis funcional fija en su brazo, desde el hombro a la mano. El pequeño, que nació dos meses antes de tiempo y con esta malformación –carecía de esta parte del cuerpo–, ha podido por fin abrazar a su hermano pequeño, gracias al ahínco de su familia y la colaboración de una empresa de robótica. Y es que, hasta llegar aquí, ha sido una carrera de fondo, tanto para el niño como para sus padres, según informan distintos medios ingleses.

Sus progenitores, Gemma Turner, de 36 años, y su padre Chris Scrimshaw, de la misma edad, querían ayudar a su hijo que se quejaba porque no podía hacer lo mismo que otros niños de su edad. Pero los Institutos Nacionales de Salud de su país no cubren este tipo de prótesis fija o brazo mecánico.

Más información
El milagro de la bebé india que fue enterrada viva
“Los niños que se sienten acompañados por sus padres hacen más actividad física”

La familia, que reside en Calderdale (West Yorkshire), consiguió recaudar 16.000 libras –casi 19.000 euros– en siete meses, gracias a una colecta en GoFundMe. Una gran cantidad de lo recaudado lo donó una sola persona, enferma terminal, añaden los mismos medios. Y una vez conseguido el dinero, esta familia se topó con otro problema: la dificultad que tiene construir una extremidad falsa que permanezca unida a la parte superior del brazo y, a la vez, crear una articulación del codo. Tras buscar y buscar, finalmente, la madre encontró una compañía vía Instagram.

La empresa de robótica diseñó un súper brazo verde, como Hulk, el superhéroe favorito del pequeño, con codo; con mecanismo de agarre y una mano modular, grande como quería Jacob que, además, permite cambiarla por otros accesorios.

Según sus padres, una vez el niño tuvo su brazo mecánico, lo que más ilusión le hizo fue abrazar a su hermano pequeño.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS