Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La historia de la ‘viuda negra’ de Gucci la contarán Lady Gaga y Ridley Scott

La vida de Patrizia Reggiani tiene material suficiente para una película: lujo, locura, codicia, intrigas y muerte en el seno de una de las familias más poderosas del mundo de la moda

Lady Gaga
Patrizia Reggiani, la 'viuda negra' de Gucci. CORDON PRESS

La vida de Patrizia Reggiani tiene material suficiente para una película, probablemente de cine negro y aderezada con todo tipo de componentes y personajes: lujo, locura, codicia, glamour, intrigas, luchas de poder en el seno de una de las familias más poderosas del mundo de la moda, un asesinato y una herencia millonaria en el centro del huracán. Reggiani ordenó asesinar a su exmarido, Maurizio Gucci, el nieto y heredero de Guccio Gucci, el fundador de la mítica firma y pasó 16 años en prisión, los dos últimos por voluntad propia tras rechazar la libertad condicional, alegando que nunca había trabajado, que no pensaba empezar a hacerlo entonces y que prefería vivir en la cárcel. Cuando salió, un juez le concedió una compensación vitalicia de un millón de euros al año que había pactado con el difunto, al considerar que haber instigado su asesinato no era motivo suficiente para revocar el acuerdo. Poco después se enfrascó en una guerra sin cuartel con sus propias hijas primero, cuando recurrieron la sentencia y con su madre, que pretendió inhabilitarla legalmente, después.

Ahora su historia, una de las más oscuras de la industria de la moda, llegará a la gran pantalla de la mano de Ridley Scott. Según avanza la revista estadounidense The Hollywood Reporter, Lady Gaga será la encargada de interpretar a la viuda negra de Italia en la nueva cinta del director de Blade Runner y Todo el dinero del mundo, que trata sobre el escabroso secuestro del nieto del millonario Jean Paul Getty. La película aún no se ha empezado a rodar y estará basada en el libro The House of Gucci: A Sensational Story of Murder, Madness, Glamour and Greed (La Casa Gucci: Una sensacional historia de asesinatos, locura, glamour y codicia), de Sara Gay Forden, que narra la cronología del crimen.

Por el momento, se desconoce cómo abordará Scott la historia y en qué episodios se centrará, si se acercará a la vida del matrimonio, al juicio, que despertó una gran expectación mediática, o si se referirá al paso de Reggiani por la prisión de San Vittore de Milán o a lo que ha ocurrido a su salida.

PatriZia Gucci junto a su padre, Aldo Gucci, en 1982.
PatriZia Gucci junto a su padre, Aldo Gucci, en 1982. WIREIMAGE

La truculenta historia real comienza en 1972, con el matrimonio entre el famoso Maurizio Gucci y la excéntrica Patrizia Reggiani que los convirtió en la pareja de moda. Sus paseos juntos en un lujoso coche con chófer y una matrícula personalizada que decía ‘Mauizia’ eran el objetivo de los flashes de medio mundo. Comenzó a complicarse en 1984, cuando un día Maurizio se fue a un viaje de negocios que resultó ser una fuga con otra mujer. Ahí comenzó un deseo de venganza y una obsesión que duraría una década. Paola Franchi, la última pareja del magnate, confesó al diario The Guardian que Reggiani los acosaba constantemente y que “llamaba con frecuencia para amenazar de muerte” a su exmarido. La viuda llegó incluso a escribir un libro en el que anticipaba sus macabros planes. “Hay quien muere en accidente de coche, quien de una enfermedad, y hay quien tiene el privilegio de convertirse en objetivo de un asesino a sueldo”, se leía en sus escritos.

En 1995, un sicario contratado por Patrizia descerrajó cuatro tiros mortales a quemarropa y por la espalda a Maurizio Gucci, en la puerta de su casa de Milán. La identidad de la mandante del asesinato se descubrió dos años después. Para entonces, Reggiani, que se hacía llamar Lady Gucci, ya era uno de los personajes más excéntricos y seguidos de la crónica social en Italia. Fue condenada en 1998 a 26 años de prisión, aunque finalmente quedó libre en 2013. En 2017, cuando el escándalo parecía haber caído en el olvido, el caso dio un viraje inesperado después de que un juez le concediera la millonaria pensión vitalicia que había acordado con su exmarido, además de los 26 millones de euros atrasados –uno por año- que no había llegado a cobrar. Sus dos hijas, Allegra y Alessandra, que en un primer momento defendieron la inocencia de su madre y que son las actuales administradoras del patrimonio Gucci, apelaron la sentencia y el proceso aún se encuentra en fase de recurso, por lo que la viuda aún no ha recaudado un céntimo de la fortuna.

Más tarde entró en escena un nuevo personaje: la madre de Patrizia Reggiani, Silvana Barbero, que vive con ella y que trató de inhabilitarla a inicios del año pasado en los tribunales para nombrar a un administrador que gestione los bienes que esperaba heredar. Unos meses después, la viuda negra de Italia se comprometió a firmar un armisticio con su familia y a renunciar a una parte de la herencia a cambio de poder pasar algunas temporadas en el exclusivo chalet del clan en Saint Moritz, de disfrutar durante un mes al año del velero familiar y de ver a sus nietos, con quien no mantiene relación.

Para Lady Gaga será su segunda incursión en el mundo del cine, después de su debut como protagonista en Ha nacido una estrella, que rodó junto a Bradley Cooper y por la que este año ganó el Oscar a la mejor canción original.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >