Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zoe Kravitz, la próxima ‘Catwoman’ que es más que una ‘hija de’

La primogénita de Lenny Kravitz y Lisa Bonet, que se casó el pasado verano con el actor Karl Glusman, le dará la réplica a Robert Pattinson en el próximo 'Batman'

Zoe Kravitz, el 1 de mayo de 2019 en Nueva York.
Zoe Kravitz, el 1 de mayo de 2019 en Nueva York. AFP

Después de Michelle Pfeiffer, Anne Hathaway o Halle Berry, Catwoman tiene nuevo cuerpo y nuevo rostro: el de Zoe Kravitz. La actriz de 30 años será la encargada de darle una nueva personalidad a la heroína de ciencia ficción en la próxima entrega de Batman dirigida por Matt Reeves, en la que  compartirá pantalla con Robert Pattinson (Crepúsculo), que será el nuevo héroe de capa negra.

Kravitz es hoy día mucho más que una hija de, aunque esa faceta siga siendo importante en su vida. Nacida el 1 de diciembre de 1988 del matrimonio entre la actriz Lisa Bonet y el músico Lenny Kravitz (que entonces llevaban apenas un año casados y que se separarían en 1993), su nacimiento consagró a Zoe a la fama. Sin embargo hoy, con más de una década de carrera a sus espaldas en la interpretación, no necesita avales familiares que la sustenten. 

La próxima entrega de Batman no se estrenará hasta 2021, y para entonces Kravitz ya tendrá un puñado más de títulos en su haber. Hasta el momento más de una treintena de títulos avalan la carrera de esta actriz californiana de orígenes estadounidenses, bahameños y judíos. Se estrenó junto a Catherine Zeta-Jones y Aaron Eckhart en la película sobre cocineros Sin reservas, donde interpretaba a la gótica Charlotte en un pequeño papel. 

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Jason Momoa (@prideofgypsies) el

A partir de ahí apenas ha parado. Su gran año fue 2011: entonces le llegó la serie Californication, en la que apareció en ocho capítulos, y también su primera aparición en una cinta de la saga X-Men, Primera Generación. Después llegaron papeles que le dieron un empujón en cuanto a público —el de Christina en las tres cintas de la saga Divergente o el de Leta Lestrange en la de Animales Fantásticos— y a crítica, gracias a Big Little Lies. Kravitz es parte del elenco principal de esta serie femenina y feminista en la que comparte protagonismo con Nicole Kidman, Reese Witherspoon, Laura Dern y Shailene Woodley. Además, se ha convertido en prescriptora de moda y ha protagonizado campañas para marcas como Tiffany & Co., Calvin Klein e YSL Beauté, de cuyo perfume Black Opium es imagen.

No solo lo profesional le sonríe a la joven. Lo personal también parece estar de su parte. El pasado octubre, semidesnuda en la portada de la revista Rolling Stone —recreando la imagen con la que su madre, 30 años antes, había anunciado su embarazo en la misma publicación—, contó que se casaba con el actor Karl Glusman. La pareja llevaba dos años junta y se había conocido mediante amigos comunes en un bar.

La boda de Kravitz y Glusman tuvo lugar en París el 1 de julio, después de una gran fiesta de preboda celebrada también en la capital francesa. Aunque se habían casado en secreto a finales de mayo, la celebración tuvo lugar ya en verano en la gran mansión del siglo XVIII que Lenny Kravitz tiene en la ciudad desde primeros de los 2000, en la que cuelgan obras de Basquiat o Warhol. A la fiesta acudieron sus compañeras de Big Little Lies, además de Marisa Tomei, Cara Delevingne y Ashley Benson o Goya Toledo. Y, por supuesto, sus padres y sus parejas.

Ha sido precisamente Jason Momoa, marido de su madre, uno de los primeros en felicitarla. "Estoy muy orgulloso de ti, osito, dentro y fuera de la pantalla", le dice el actor, apenas nueve años mayor que ella. "La hermana mayor de Lola y Wolfie es Catwoman. Es increíble, estoy locamente entusiasmado. Te lo vas a pasar genial, osito", explica, haciendo referencia a los dos hijos de Momoa y Bonet, Lola Iolani y Nakoa-Wolf Manakauapo Namakaeha, con los que la actriz guarda una excelente relación.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >