Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hace 30 años un coche japonés rompió todos los esquemas en el mercado estadounidense

El LS 400, primer modelo de Lexus, fue concebido como el mejor vehículo del mundo. Y triunfó

El LS 400 no solo tenía que ser un coche serio, respetable, para adultos. También tenía que parecerlo.
El LS 400 no solo tenía que ser un coche serio, respetable, para adultos. También tenía que parecerlo.

La fundación de Lexus tiene todos los componentes de una historia legendaria. Celebra su 30º aniversario como uno de los grandes fabricantes de vehículos de gama alta del mundo, sus modelos se venden en más de 70 países y es una de las marcas japonesas globalmente más conocidas y valoradas. Pero nació en una reunión secreta dirigida por el presidente de Toyota, Eiji Toyoda, en 1983. Allí, planteó un reto impensable: construir el coche de lujo a la europea perfecto y, con él, conquistar EE UU.

La tarea era colosal, no solo batir a Mercedes o BMW en el terreno que dominaban, sino también acceder a un mercado, el estadounidense, donde japonés era sinónimo de pequeño y barato. Lo primero fue marcar distancias con Toyota. No se usarían piezas ni tecnología de la marca madre. A todos los efectos sería una firma nueva, Lexus, que sonaba lujoso y anglosajón. El nombre en clave de su primer proyecto fue F-1, Flagship 1. Contribuyeron 3.900 ingenieros y se fabricaron 450 prototipos que rodaron 2,7 millones de kilómetros en tres continentes.

El coche definitivo se aprobó en 1987 y se puso a la venta el 1 de septiembre de 1989. Su nombre definitivo: LS 400. Su lema: “La incesante búsqueda de la perfección”. Conforme a todos los estándares medibles, era el mejor coche del mundo. Y triunfó. Hoy la cultura popular estadounidense asocia Lexus con lo mejor. Aparece en letras de Kanye West, de Butthole Surfers, de TLC, de Rihanna… Hasta en 900 canciones. A ver quién lo supera.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información