Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Atracos

La inseguridad ciudadana no es solo que te roben la cartera en el metro, es que te toque a Esperanza Aguirre como presidenta de tu comunidad o a Rodrigo Rato como jefe de Bankia

Las expresidentas de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes.
Las expresidentas de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre y Cristina Cifuentes. JAIME VILLANUEVA

La inseguridad ciudadana no es solo que te roben la cartera en el metro, es que te toque a Esperanza Aguirre como presidenta de tu Comunidad o a Rodrigo Rato como jefe de Bankia. Pero si echamos la vista atrás, resulta que nuestra biografía colectiva está llena de Ratos y de Aguirres y de Ignacios González y de Franciscos Granados o Cifuentes, una nómina extensísima en la que ahora cabe incluir a Díaz Ayuso, empeñada en que liquidemos a escote un crédito que su padre no pudo devolver porque cambió la titularidad de las propiedades con las que lo había avalado, incurriendo presuntamente en esa figura criminal conocida como alzamiento de bienes (adivinen a nombre de quién las puso). Todo eso es inseguridad ciudadana, amigos. Los apuñalamientos también se dan y conviene perseguirlos con todo el peso de la ley, pero hay menos apuñaladores en las calles que delincuentes en los despachos políticos.

Las autoridades no dan tirones, ni asaltan a las ancianitas en los ascensores. Tampoco, salvo excepciones, hurtan cremas en los supermercados. Pero pueden fomentar la precariedad laboral o regalar a las mafias pisos de protección oficial. No se imagina uno a Ana Botella atracando una perfumería con la cabeza embutida en una media de nailon, pero la hemos visto echar de sus viviendas, a través de fondos buitre, a sus legítimos inquilinos. Inseguridad ciudadana es que el salario no te alcance para pagar la luz, para alquilar una habitación, para comprar unos pañales, para independizarte de tus padres, para crear una familia, para tener hijos, para planificar tu futuro. Hay muchas maneras de apuñalar al electorado, una de ellas consiste en apoyar Gobiernos como los formados en la Comunidad y en el Ayuntamiento de Madrid.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Juan José Millás

Escritor y periodista (1946). Su obra, traducida a 25 idiomas, ha obtenido, entre otros, el Premio Nadal, el Planeta y el Nacional de Narrativa, además del Miguel Delibes de periodismo. Destacan sus novelas El desorden de tu nombre, El mundo o Que nadie duerma. Colaborador de diversos medios escritos y del programa A vivir, de la Cadena SER.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción