Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Instagram o morir de selfi

¿Vivimos para posar o posamos para vivir? ¿O acaso posamos para morir?

El punto del paseo marítimo del que cayeron los dos jóvenes muertos al hacerse un selfi el 4 de julio en Orihuela.
El punto del paseo marítimo del que cayeron los dos jóvenes muertos al hacerse un selfi el 4 de julio en Orihuela.

Algunos cínicos lo llaman selección natural de las especies y es comprensible que se nos escape la risa al escucharlo, porque es cierto que a todas las razones de muerte que ya nos acechan cada día, desde el cáncer hasta el tráfico, el amianto, el radón, la anorexia, el tabaco, el aire contaminado o el famoso tiesto en la cabeza, se ha sumado una tan absurda que casi —Dios nos perdone— ni siquiera genera compasión: morir de selfi.

Algunos estudios ya analizan el riesgo que lleva a despeñarse desde un rascacielos, un acantilado o un vulgar balcón playero por un simple selfi en Instagram. Los últimos en España fueron dos británicos que hace pocos días cayeron al vacío en el paseo marítimo de Orihuela, en Alicante. Que en paz descansen.

Entre los 259 muertos analizados en un estudio de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos ya hay conclusiones: los muertos tenían 22 años de media y el 72,5% eran hombres. El ahogamiento, la caída, el fuego o el atropello son los mayores accidentes, seguidos de electrocución o ataques de animal. El estudio recoge datos de 2011 a 2017.

Hacerse fotos, por tanto, se ha convertido en una actividad de riesgo para los imprudentes, pero antes de llegar a esa conclusión hay otra mirada necesaria y es el narcisismo extremo que acompaña la exhibición cotidiana que mostramos. La fotografía nació y se expandió como una tecnología perfecta para retener momentos, para trascender, y aún nos fascinan los grandes retratos de gigantes del género como Laurent, que nos legó una imagen nueva de España gracias a su trabajo. Maravillosa es la secuencia de la película Turner, cuando el genio malhumorado acude a hacerse un primer retrato, receloso, y se pregunta qué valor tendrá a partir de ahora su pintura.

Pero de la fotografía para retener, para captar, para convertir en arte el transcurso de la historia y de la vida, hemos pasado a la exhibición no de lo que somos, sino de lo que queremos parecer. Ya no posamos para vivir, para reflejar la vida y el disfrute, sino que parecemos vivir para posar, para simular, para vender una imagen filtrada de nuestra realidad. ¿Posamos para vivir o vivimos para posar? No lo sabemos, pero, al menos, procuremos que no sea para morir.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >