Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
canciones miticas
El británico Robert Plant, vocalista de Led Zeppelin, en una imagen tomada durante una actuación en 1972. Getty Images

17 enormes éxitos musicales que se compusieron en solo unos minutos

17 fotos

¿Unos minutos trabajando y una vida entera recibiendo alabanzas y (lo que es mejor) 'royalties'? Sí es posible, y estas canciones lo confirman

  •   El éxito.  Con altura tiene todas las cartas para ser una de las canciones del verano. Está a punto de alcanzar los 200 millones de escuchas en Spotify y en su primer día batió el récord histórico dentro de Spotify España. Producida por El Guincho y cantada junto con la superestrella  J Balvin,  le ha pasado como a todos los grandes hitos de ese género que es el reguetón: para unos es una soberana estupidez, para otros un hallazgo. Lo que nadie le niega es su poder de adicción.    La historia . "Una vez establecido el ritmo, escribí el gancho en menos de cinco minutos, y cuando eso sucede, es por algo", explica Rosalía en la nota de prensa enviada a los medios el mismo día del estreno de la canción. ¿Y qué es el gancho? Traducción literal del término  hook  inglés, el gancho es esa parte de una canción que se repite y funciona tanto como  leit motiv  de la misma y como elemento más fácil de recordar para el que la escucha. Por supuesto, aquí estaríamos hablando de ese estribillo que repite "con altura". ¿Cuántas veces se repiten esas dos palabras en una canción de 2:40 minutos de duración? 29. Eso quiere decir que, cada cinco segundos, alguien dice "con altura" en esta canción. ¡Como para no pegarse!   Escucha la canción  aquí .
    'Con altura', de Rosalía (2019) 

    El éxito. Con altura tiene todas las cartas para ser una de las canciones del verano. Está a punto de alcanzar los 200 millones de escuchas en Spotify y en su primer día batió el récord histórico dentro de Spotify España. Producida por El Guincho y cantada junto con la superestrella J Balvin, le ha pasado como a todos los grandes hitos de ese género que es el reguetón: para unos es una soberana estupidez, para otros un hallazgo. Lo que nadie le niega es su poder de adicción.

    La historia. "Una vez establecido el ritmo, escribí el gancho en menos de cinco minutos, y cuando eso sucede, es por algo", explica Rosalía en la nota de prensa enviada a los medios el mismo día del estreno de la canción. ¿Y qué es el gancho? Traducción literal del término hook inglés, el gancho es esa parte de una canción que se repite y funciona tanto como leit motiv de la misma y como elemento más fácil de recordar para el que la escucha. Por supuesto, aquí estaríamos hablando de ese estribillo que repite "con altura". ¿Cuántas veces se repiten esas dos palabras en una canción de 2:40 minutos de duración? 29. Eso quiere decir que, cada cinco segundos, alguien dice "con altura" en esta canción. ¡Como para no pegarse!

    Escucha la canción aquí.

    Getty Images
  •     El éxito.  En 1972 (meses después de su publicación), y con Franco todavía vivo, esta canción de Led Zeppelin llegó al puesto 14 de los más vendidos en España. En Estados Unidos no pasó del 47. Solo Alemania vendió más sencillos de  Rock and roll  que nosotros: allí alcanzó el 13. Este dato refleja las ansias que había en la sociedad española por escuchar cosas fuertes, salvajes, como rechazo a años de control estatal. Con el tiempo  Rock and roll  se ha convertido en un clásico en todo el mundo. Nada más empezar ese minisolo de batería únicamente piensas en: melenas, guitarras y rock.     La historia.  Una tarde de 1971 en un estudio de grabación. El grupo intenta buscar una salida a una canción que han empezado a armar y se llama   Four sticks.   El batería, el gran John  Bonham  se harta de que la cosa no fluya y golpea su batería imitando el arranque de una canción de  Little Richard,  Keep a-knockin'.   Jimmy Page comienza a dibujar unos acordes de guitarra a lo Chuck Berry. Robert Plant se une improvisando una letra. Ya está aquí  Rock and roll,  en unos 30 minutos. "Fue todo bastante animal. Queríamos volver a la esencia del rock and roll", dijo años después Plant sobre esta pieza.   Escucha la canción pinchando  aquí.
    'Rock and roll', de Led Zeppelin (1971) 

    El éxito. En 1972 (meses después de su publicación), y con Franco todavía vivo, esta canción de Led Zeppelin llegó al puesto 14 de los más vendidos en España. En Estados Unidos no pasó del 47. Solo Alemania vendió más sencillos de Rock and roll que nosotros: allí alcanzó el 13. Este dato refleja las ansias que había en la sociedad española por escuchar cosas fuertes, salvajes, como rechazo a años de control estatal. Con el tiempo Rock and roll se ha convertido en un clásico en todo el mundo. Nada más empezar ese minisolo de batería únicamente piensas en: melenas, guitarras y rock.

    La historia. Una tarde de 1971 en un estudio de grabación. El grupo intenta buscar una salida a una canción que han empezado a armar y se llama Four sticks. El batería, el gran John Bonham se harta de que la cosa no fluya y golpea su batería imitando el arranque de una canción de Little Richard, Keep a-knockin'. Jimmy Page comienza a dibujar unos acordes de guitarra a lo Chuck Berry. Robert Plant se une improvisando una letra. Ya está aquí Rock and roll, en unos 30 minutos. "Fue todo bastante animal. Queríamos volver a la esencia del rock and roll", dijo años después Plant sobre esta pieza.

    Escucha la canción pinchando aquí.

    Getty Images
  •   El éxito.  Esta pieza pop de tres minutos fue compuesta por Stock, Aitken & Waterman, el trío británico que (al estilo de la Motown) montó una factoría de éxitos en los ochenta que los llevó a colocar 100 canciones en el  Top 40  británico y ser uno de los equipos de composición más exitosos de la historia. Entre sus mayores logros está este sencillo de Kylie Minogue, que se convirtió en uno de los más vendidos del mundo en 1987.    La historia.  Según contaron los compositores, olvidaron la cita que tenían con una jovencísima Kylie para grabar este sencillo. La olvidaron hasta tal punto que ni siquiera tenían una canción para ofrecerle. Así que escribieron una en 20 minutos y ella, que tenía un vuelo ese mismo día, la grabó en apenas unas horas. El resultado, una vez que el estudio hizo su magia, fue un clásico que ella sigue cantando en todas y cada una de sus giras.   Escucha la canción  aquí .
    'I should be so lucky', por Kylie Minogue (1987) 

    El éxito. Esta pieza pop de tres minutos fue compuesta por Stock, Aitken & Waterman, el trío británico que (al estilo de la Motown) montó una factoría de éxitos en los ochenta que los llevó a colocar 100 canciones en el Top 40 británico y ser uno de los equipos de composición más exitosos de la historia. Entre sus mayores logros está este sencillo de Kylie Minogue, que se convirtió en uno de los más vendidos del mundo en 1987.

    La historia. Según contaron los compositores, olvidaron la cita que tenían con una jovencísima Kylie para grabar este sencillo. La olvidaron hasta tal punto que ni siquiera tenían una canción para ofrecerle. Así que escribieron una en 20 minutos y ella, que tenía un vuelo ese mismo día, la grabó en apenas unas horas. El resultado, una vez que el estudio hizo su magia, fue un clásico que ella sigue cantando en todas y cada una de sus giras.

    Escucha la canción aquí.

    Getty Images
  •   El éxito.  Las canciones de Black Sabbath, pioneros del   heavy metal,   son, por lo general, largas. Curiosamente su mayor éxito,  Paranoid,  no llega a los tres minutos. Con el paso del tiempo esta pieza que habla de la depresión post colocón de drogas ha ido creciendo en popularidad, acoplándose en bandas sonoras de películas, en videojuegos e incluso en elegantes anuncios de coches.    La historia.  De pura casualidad se puede definir la creación de  Paranoid.  Lo cuenta el autor de la letra, el bajista de Black Sabbath, Geezer Butler: "La canción fue compuesta en el último momento. Básicamente nos faltaban tres minutos para completar el minutaje del disco [que terminó llamándose también  Paranoid,  1970]. Tony Iommi empezó a tocar un  riff  de guitarra, yo hice la letra en unos minutos y Ozzy Osbourne la cantó. Y la grabamos del tirón". Todo en menos de media hora.   Escucha la canción  aquí .
    'Paranoid', de Black Sabbath (1970) 

    El éxito. Las canciones de Black Sabbath, pioneros del heavy metal, son, por lo general, largas. Curiosamente su mayor éxito, Paranoid, no llega a los tres minutos. Con el paso del tiempo esta pieza que habla de la depresión post colocón de drogas ha ido creciendo en popularidad, acoplándose en bandas sonoras de películas, en videojuegos e incluso en elegantes anuncios de coches.

    La historia. De pura casualidad se puede definir la creación de Paranoid. Lo cuenta el autor de la letra, el bajista de Black Sabbath, Geezer Butler: "La canción fue compuesta en el último momento. Básicamente nos faltaban tres minutos para completar el minutaje del disco [que terminó llamándose también Paranoid, 1970]. Tony Iommi empezó a tocar un riff de guitarra, yo hice la letra en unos minutos y Ozzy Osbourne la cantó. Y la grabamos del tirón". Todo en menos de media hora.

    Escucha la canción aquí.

    Getty Images
  •   El éxito.  En 2003, la carrera por liderar el nuevo rock parecía que la iban a ganar The Strokes. Entonces, el dúo de Detroit The White Stripes lanzó una bestia de disco titulado  Elephant,  cuyo primer  single  era este  Seven nation army,  acaso el  riff  más ubicuo del rock contemporáneo. El tema se hizo universal en 2006, cuando la selección italiana de fútbol lo utilizó para celebrar su victoria en el Mundial. Desde entonces, arrasa por igual en bares  indies  como en estadios de fútbol. Parece eterna.    La historia.  El  riff  lo sacó por casualidad  Jack White  (líder de The White Stripes) durante una prueba de sonido de la banda en Melbourne. El guitarrista quedó bastante contento con el  riff,  se lo enseñó a un empleado de su sello que andaba por ahí y este simplemente le dijo: ”Está bien”. Pero White sabía que ahí había algo.   Escucha la canción pinchando  aquí.
    ‘Seven nation army’, de The White Stripes (2003) 

    El éxito. En 2003, la carrera por liderar el nuevo rock parecía que la iban a ganar The Strokes. Entonces, el dúo de Detroit The White Stripes lanzó una bestia de disco titulado Elephant, cuyo primer single era este Seven nation army, acaso el riff más ubicuo del rock contemporáneo. El tema se hizo universal en 2006, cuando la selección italiana de fútbol lo utilizó para celebrar su victoria en el Mundial. Desde entonces, arrasa por igual en bares indies como en estadios de fútbol. Parece eterna.

    La historia. El riff lo sacó por casualidad Jack White (líder de The White Stripes) durante una prueba de sonido de la banda en Melbourne. El guitarrista quedó bastante contento con el riff, se lo enseñó a un empleado de su sello que andaba por ahí y este simplemente le dijo: ”Está bien”. Pero White sabía que ahí había algo.

    Escucha la canción pinchando aquí.

    Getty Images
  •   El éxito  Estamos ante la que, probablemente, es una de las pocas canciones que ha triunfado en todo el mundo construida en torno al sonido de una mandolina.    La historia  Peter Buck, guitarrista de R.E.M., ha asegurado que fue compuesta en diez minutos en el estudio mientras el grupo jugaba con una mandolina y una base pregrabada sonaba de fondo. Diez minutos que hicieron que la banda pasase de ser conocida en pequeños círculos a ser uno de los grupos de rock que iban a definir el sonido de los noventa.   Escucha la canción  aquí .
    'Losing my religion', de R.E.M. (1991) 

    El éxito Estamos ante la que, probablemente, es una de las pocas canciones que ha triunfado en todo el mundo construida en torno al sonido de una mandolina.

    La historia Peter Buck, guitarrista de R.E.M., ha asegurado que fue compuesta en diez minutos en el estudio mientras el grupo jugaba con una mandolina y una base pregrabada sonaba de fondo. Diez minutos que hicieron que la banda pasase de ser conocida en pequeños círculos a ser uno de los grupos de rock que iban a definir el sonido de los noventa.

    Escucha la canción aquí.

    Getty Images
  •   El éxito . El debut de una desconocida cantante neozelandesa de 17 años llamada Lorde pilló al mundo por sorpresa en 2013: a medio camino entre el  dream pop  y la radiofórmula,  Royals  llegó al número uno tanto en Estados Unidos como en Inglaterra y se convirtió en uno de los sencillos más exitosos de esta década. Y ella, de paso, en una de las cantautoras más intrigantes, seductoras y deslenguadas.    La historia  Lorde  escribió la letra  de  Royals  en media hora cuando tenía 16 años en su casa, justo antes de una cita en el estudio. Cuando enseñó la letra a su productor, Joel Little, este vio algo potente en ella. Y no se equivocó:  Royals  es considerado el himno de una generación desencantada, el himno de todo   millennial .    Escucha la canción  aquí .
    'Royals', de Lorde (2013) 

    El éxito. El debut de una desconocida cantante neozelandesa de 17 años llamada Lorde pilló al mundo por sorpresa en 2013: a medio camino entre el dream pop y la radiofórmula, Royals llegó al número uno tanto en Estados Unidos como en Inglaterra y se convirtió en uno de los sencillos más exitosos de esta década. Y ella, de paso, en una de las cantautoras más intrigantes, seductoras y deslenguadas.

    La historia Lorde escribió la letra de Royals en media hora cuando tenía 16 años en su casa, justo antes de una cita en el estudio. Cuando enseñó la letra a su productor, Joel Little, este vio algo potente en ella. Y no se equivocó: Royals es considerado el himno de una generación desencantada, el himno de todo millennial.

    Escucha la canción aquí.

    Getty Images
  •   El éxito.  El primer sencillo de Oasis fue lanzado en abril de 1994. Curiosamente, el tema es uno de los más populares de Oasis y uno de los favoritos de Noel Gallagher, y a la vez una de las entradas en listas más pobres de la banda durante sus años de gloria: no pasó del puesto 31 en Reino Unido y no fue hasta 2006 que logró ser disco de plata.    La historia.   Alan McGee,  capo de la discográfica de Oasis (Creation Records), quería que el primer single de  Definitely maybe  fuera  Bring it on down.  Noel Gallagher no estaba de acuerdo. Entonces, cuenta la leyenda que Noel, bastante colocado, dejó el estudio, se fue a casa, escribió  Supersonic  en 10 minutos y volvió. “Parad, tengo el  single”,  les dijo a los demás integrantes del grupo. Les enseñó el tema y en media hora estaba grabado.   Escucha la canción pinchando  aquí.
    ‘Supersonic’, de Oasis (1994) 

    El éxito. El primer sencillo de Oasis fue lanzado en abril de 1994. Curiosamente, el tema es uno de los más populares de Oasis y uno de los favoritos de Noel Gallagher, y a la vez una de las entradas en listas más pobres de la banda durante sus años de gloria: no pasó del puesto 31 en Reino Unido y no fue hasta 2006 que logró ser disco de plata.

    La historia. Alan McGee, capo de la discográfica de Oasis (Creation Records), quería que el primer single de Definitely maybe fuera Bring it on down. Noel Gallagher no estaba de acuerdo. Entonces, cuenta la leyenda que Noel, bastante colocado, dejó el estudio, se fue a casa, escribió Supersonic en 10 minutos y volvió. “Parad, tengo el single”, les dijo a los demás integrantes del grupo. Les enseñó el tema y en media hora estaba grabado.

    Escucha la canción pinchando aquí.

    Getty Images
  •   El éxito.  El cuarto sencillo del primer disco de los Beastie Boys llegó al número siete en las listas estadounidenses y es hoy una de las grandes canciones rock+hip hop, celebradísima en fiestas de todo pelaje. Su letra convierte el hedonismo en grito de guerra político, o al menos eso quiso creer el público: el grupo siempre ha mantenido que la letra, que parece glorificar a los vagos y los  ninis , es pura ironía. Hoy muchos de los que la cantan a voz en grito no saben que la canción se está riendo de ellos.    La historia.  Mike D, de nombre original Michael Diamond y uno de los vocalistas de la banda, contó lo siguiente sobre la canción: "Era el verano de 1986. La escribimos en cinco minutos. Estábamos en el Palladium con (el productor) Rick Rubin, bebiendo vodka y zumo de arándonos, y  Fight for your right  fue escrita en servilletas de papel".   Escucha la canción  aquí.
    '(You gotta) Fight for your right (to party)', de los Beastie Boys (1986) 

    El éxito. El cuarto sencillo del primer disco de los Beastie Boys llegó al número siete en las listas estadounidenses y es hoy una de las grandes canciones rock+hip hop, celebradísima en fiestas de todo pelaje. Su letra convierte el hedonismo en grito de guerra político, o al menos eso quiso creer el público: el grupo siempre ha mantenido que la letra, que parece glorificar a los vagos y los ninis, es pura ironía. Hoy muchos de los que la cantan a voz en grito no saben que la canción se está riendo de ellos.

    La historia. Mike D, de nombre original Michael Diamond y uno de los vocalistas de la banda, contó lo siguiente sobre la canción: "Era el verano de 1986. La escribimos en cinco minutos. Estábamos en el Palladium con (el productor) Rick Rubin, bebiendo vodka y zumo de arándonos, y Fight for your right fue escrita en servilletas de papel".

    Escucha la canción aquí.

    Getty Images
  •   El éxito.  Muchas canciones tienen éxito, pero pocas se convierten en eso que llamamos un  standard , o sea, una canción representativa de un género, y en un clásico contemporáneo, un tema que aunque sea relativamente reciente parece que ha estado ahí durante toda nuestra vida. Ocurrió en 2008 con  Single ladies , un tema de Beyoncé que se ha convertido tal vez en el más popular del  r&b  contemporáneo: imitado, parodiado y versionado hasta la saciedad.    La historia.  En  un encuentro  con el portal musical Genius, el coproductor y coescritor The-Dream (nombre artístico del músico Terius Nash) contó que tardó "unos diecisiete minutos" en escribir la canción. "Normalmente, las canciones que escribes más rápido son las que se convierten en un mayor éxito porque las compones sin pensar demasiado, dejándote llevar por un estado de ánimo".   Escucha la canción  aquí .
    'Single ladies (Put a ring on it)', por Beyoncé (2008) 

    El éxito. Muchas canciones tienen éxito, pero pocas se convierten en eso que llamamos un standard, o sea, una canción representativa de un género, y en un clásico contemporáneo, un tema que aunque sea relativamente reciente parece que ha estado ahí durante toda nuestra vida. Ocurrió en 2008 con Single ladies, un tema de Beyoncé que se ha convertido tal vez en el más popular del r&b contemporáneo: imitado, parodiado y versionado hasta la saciedad.

    La historia. En un encuentro con el portal musical Genius, el coproductor y coescritor The-Dream (nombre artístico del músico Terius Nash) contó que tardó "unos diecisiete minutos" en escribir la canción. "Normalmente, las canciones que escribes más rápido son las que se convierten en un mayor éxito porque las compones sin pensar demasiado, dejándote llevar por un estado de ánimo".

    Escucha la canción aquí.

    Getty Images
  •   El éxito.  Hablar del éxito de una canción de los Beatles, cuya discografía completa es casi tan patrimonio de la humanidad como la Torre Eiffel, sería quedarnos cortos. Seremos más concisos en este caso:  Yesterday  es, según el libro Guinness de los Records, la canción más versionada de la historia.    La historia.  El proceso compositivo de esta canción es famoso. Paul McCartney soñó con esta canción, según él con estrofas y estribillo, y se levantó con la melodía en su cabeza. Llegó a pensar si podría ser una canción que ya existía y que había escuchado en algún lado. Al levantarse, se sentó al piano y ejecutó la canción. Según la leyenda, grabó voz y guitarra en dos tomas. Clásico instantáneo en todos los sentidos de la palabra. Como era habitual en el cuarteto, la firman Lennon y McCartney, aunque John apenas hizo nada. Hay otras canciones del dúo en las que McCartney solo miraba. Una por otra. Ese era el trato.   Escucha la canción  aquí .
    'Yesterday', de los Beatles (1965) 

    El éxito. Hablar del éxito de una canción de los Beatles, cuya discografía completa es casi tan patrimonio de la humanidad como la Torre Eiffel, sería quedarnos cortos. Seremos más concisos en este caso: Yesterday es, según el libro Guinness de los Records, la canción más versionada de la historia.

    La historia. El proceso compositivo de esta canción es famoso. Paul McCartney soñó con esta canción, según él con estrofas y estribillo, y se levantó con la melodía en su cabeza. Llegó a pensar si podría ser una canción que ya existía y que había escuchado en algún lado. Al levantarse, se sentó al piano y ejecutó la canción. Según la leyenda, grabó voz y guitarra en dos tomas. Clásico instantáneo en todos los sentidos de la palabra. Como era habitual en el cuarteto, la firman Lennon y McCartney, aunque John apenas hizo nada. Hay otras canciones del dúo en las que McCartney solo miraba. Una por otra. Ese era el trato.

    Escucha la canción aquí.

    Getty Images
  •   El éxito.   All falls down  fue el primer sencillo de Kanye en alcanzar el  top 10  de las listas estadounidenses (estaba incluida en su primer álbum,  College dropout , de 2004). Nominada a un Grammy por mejor colaboración de  rap  en 2005, terminaría siendo una de las canciones más exitosas de ese año en Estados Unidos.    La historia.  Kanye,  que nunca ha sido especialmente humilde ni recatado  para dejar claro cuán grande cree que es,  contó  en 2013 a  The New York Times  que durante un tiempo no tuvo un estilo original de  rapear  hasta que entendió que "el  rap  unido a un mensaje es guay, y así es como pude escribir  All falls down  en 15 minutos".   Escucha la canción pinchando  aquí .
    'All falls down', de Kanye West (2004) 

    El éxito. All falls down fue el primer sencillo de Kanye en alcanzar el top 10 de las listas estadounidenses (estaba incluida en su primer álbum, College dropout, de 2004). Nominada a un Grammy por mejor colaboración de rap en 2005, terminaría siendo una de las canciones más exitosas de ese año en Estados Unidos.

    La historia. Kanye, que nunca ha sido especialmente humilde ni recatado para dejar claro cuán grande cree que es, contó en 2013 a The New York Times que durante un tiempo no tuvo un estilo original de rapear hasta que entendió que "el rap unido a un mensaje es guay, y así es como pude escribir All falls down en 15 minutos".

    Escucha la canción pinchando aquí.

    Getty Images
  •   El éxito.  Perteneciente al quinto largo de The Jam,  Sound affects,  y editada como  single  en 1981,  That’s entertainment  es la única canción de la banda que se coló en la lista de los 500 mejores temas de la historia del rock de la revista  Rolling Stone.  También es uno de las que mejores recuerdos que debe tener Paul Weller (autor de la pieza y líder de The Jam), pues sigue tocándola en directo con regularidad.    La historia.  Fue escrita en apenas diez minutos y con Weller en un serio estado de embriaguez. El inglés se fue al pub, se pilló una buena cogorza y, caminando hacia su casa, empezó a tener ideas para una canción. Llegó a casa, sacó la guitarra y le salió esta maravilla. El pub estaba en Londres, aunque durante años corrió el rumor de que esto tuvo lugar en la campiña inglesa, durante un retiro espiritual de Weller, quien agobiado por la fama, había huido para recapacitar y, en vez de hacer eso, se dedicó a beber y escribir canciones.   Escucha la canción pinchando  aquí.
    ‘That’s entertainment’, de The Jam (1981) 

    El éxito. Perteneciente al quinto largo de The Jam, Sound affects, y editada como single en 1981, That’s entertainment es la única canción de la banda que se coló en la lista de los 500 mejores temas de la historia del rock de la revista Rolling Stone. También es uno de las que mejores recuerdos que debe tener Paul Weller (autor de la pieza y líder de The Jam), pues sigue tocándola en directo con regularidad.

    La historia. Fue escrita en apenas diez minutos y con Weller en un serio estado de embriaguez. El inglés se fue al pub, se pilló una buena cogorza y, caminando hacia su casa, empezó a tener ideas para una canción. Llegó a casa, sacó la guitarra y le salió esta maravilla. El pub estaba en Londres, aunque durante años corrió el rumor de que esto tuvo lugar en la campiña inglesa, durante un retiro espiritual de Weller, quien agobiado por la fama, había huido para recapacitar y, en vez de hacer eso, se dedicó a beber y escribir canciones.

    Escucha la canción pinchando aquí.

    Getty Images
  •   El éxito.  ¿Cuántas veces has escuchado esta canción? Reconócelo: aunque te parezca buena la odias un poquito de tan trillada que está. Pues imagínate los miembros de Rolling Stones, que no han dejado de tocarla en sus conciertos en los últimos 50 años.    La historia.  Otro de los episodios surrealistas de Keith Richards. Estaba durmiendo, se despertó de forma sobresaltada con un  riff  de guitarra en la cabeza, lo registró en una pequeña grabadora y volvió a la cama. El resultado lo cuenta, con su habitual humor, el autor: "Dos minutos de  Satisfaction  y 40 minutos de mis ronquidos". Luego, Jagger armó la letra también bastante rápido.   Escucha la canción pinchando  aquí.
    '(I can't get no) Satisfaction', de los Rolling Stones (1965) 

    El éxito. ¿Cuántas veces has escuchado esta canción? Reconócelo: aunque te parezca buena la odias un poquito de tan trillada que está. Pues imagínate los miembros de Rolling Stones, que no han dejado de tocarla en sus conciertos en los últimos 50 años.

    La historia. Otro de los episodios surrealistas de Keith Richards. Estaba durmiendo, se despertó de forma sobresaltada con un riff de guitarra en la cabeza, lo registró en una pequeña grabadora y volvió a la cama. El resultado lo cuenta, con su habitual humor, el autor: "Dos minutos de Satisfaction y 40 minutos de mis ronquidos". Luego, Jagger armó la letra también bastante rápido.

    Escucha la canción pinchando aquí.

    Getty Images
  •   El éxito.  El dúo sueco de  electropop  formado por Caroline Hjelt y Aino Jawo ya se había apuntado un exitazo con esta canción escrita por la británica Charli XCX que fue publicada en Suecia en el verano de 2012, pero ganó éxito mundialmente en 2013. Llegó al número siete en un país tan reacio al  europop  como Estados Unidos y la revista  Rolling Stone  la incluyó en el número 35 en su lista de mejores canciones del año. En España fue más conocida por la versión que hicieron las Nancys Rubias de Mario Vaquerizo  con el nombre de  Me encanta .     La historia:  Charlie XCX  contó  en una entrevista a New Musical Express que escribió la canción en media hora mientras estaba en un hotel. Pese a que la escribió para incluir en su primer álbum, acabó en manos de Icona Pop, que en su versión (con colaboración vocal de la propia Charlie) se apuntaron el mayor éxito de su carrera.   Escucha la canción  aquí  (y la de las Nancys Rubias,  aquí ).
    'I love it', por Icona Pop (2012) 

    El éxito. El dúo sueco de electropop formado por Caroline Hjelt y Aino Jawo ya se había apuntado un exitazo con esta canción escrita por la británica Charli XCX que fue publicada en Suecia en el verano de 2012, pero ganó éxito mundialmente en 2013. Llegó al número siete en un país tan reacio al europop como Estados Unidos y la revista Rolling Stone la incluyó en el número 35 en su lista de mejores canciones del año. En España fue más conocida por la versión que hicieron las Nancys Rubias de Mario Vaquerizo con el nombre de Me encanta.

    La historia: Charlie XCX contó en una entrevista a New Musical Express que escribió la canción en media hora mientras estaba en un hotel. Pese a que la escribió para incluir en su primer álbum, acabó en manos de Icona Pop, que en su versión (con colaboración vocal de la propia Charlie) se apuntaron el mayor éxito de su carrera.

    Escucha la canción aquí (y la de las Nancys Rubias, aquí).

    Getty Images
  •   El éxito.  Después de más de un lustro tratando de triunfar en EEUU, los británicos Blur finalmente lograron un éxito en aquel país, y en todo el mundo, ya puestos, con  Song 2.  Lanzado en 1997, sirvió para que Blur dejaran de ser una banda de  britpop  y durante un tiempo fueran el grupo de rock más grande del planeta. La BBC la colocó en el puesto 15 de las mejores 15 canciones de la historia.    La historia.  Empezó como una broma del guitarrista Graham Coxon, quien en el estudio se puso a imitar lo que sería un tema  grunge.  Damon Albarn, cantante y líder, se unió y, como no tenía letra preparada, empezó a gritar ‘woo hoo’. En 30 minutos estaba escrito el primer  hit  global de Blur. Y el ‘woo hoo’ se quedó.   Escucha la canción pinchando  aquí.
    ‘Song 2’, de Blur (1997) 

    El éxito. Después de más de un lustro tratando de triunfar en EEUU, los británicos Blur finalmente lograron un éxito en aquel país, y en todo el mundo, ya puestos, con Song 2. Lanzado en 1997, sirvió para que Blur dejaran de ser una banda de britpop y durante un tiempo fueran el grupo de rock más grande del planeta. La BBC la colocó en el puesto 15 de las mejores 15 canciones de la historia.

    La historia. Empezó como una broma del guitarrista Graham Coxon, quien en el estudio se puso a imitar lo que sería un tema grunge. Damon Albarn, cantante y líder, se unió y, como no tenía letra preparada, empezó a gritar ‘woo hoo’. En 30 minutos estaba escrito el primer hit global de Blur. Y el ‘woo hoo’ se quedó.

    Escucha la canción pinchando aquí.

    Getty Images
  •   El éxito.  En 1972,  Mott The Hopple,  una de las bandas que resultarían clave para entender el  glam rock  de los setenta, estaba a punto de disolverse. Entonces, llegó David Bowie, les escribió este tema y el grupo liderado por Ian Hunter resurgió. Incluida entre las 500 mejores canciones de la historia en la lista de  Rolling Stone , es hoy todo un himno. Bowie la tocó en directo hasta su última gira.    La historia.  David Bowie no estaba dispuesto a que Mott The Hopple se separaran, así que un día se plantó en su estudio y les ofreció un tema:  Suffragette city.  Curiosamente -y ahora uno entiende por qué no les iba demasiado bien a estos indocumentados- el grupo la declinó. No les gustó. Entonces, Bowie, que era tozudo como él solo, se fue a casa, escribió  All the young dudes  y en apenas dos horas volvía a estar allí. Esta sí se la quedaron Mott The Hopple. Y les salvó la carrera.   Escucha la versión de Mott The Hopple pinchando  aquí  y la de David Bowie  aquí.
    'All the young dudes’, de David Bowie (1972) 

    El éxito. En 1972, Mott The Hopple, una de las bandas que resultarían clave para entender el glam rock de los setenta, estaba a punto de disolverse. Entonces, llegó David Bowie, les escribió este tema y el grupo liderado por Ian Hunter resurgió. Incluida entre las 500 mejores canciones de la historia en la lista de Rolling Stone, es hoy todo un himno. Bowie la tocó en directo hasta su última gira.

    La historia. David Bowie no estaba dispuesto a que Mott The Hopple se separaran, así que un día se plantó en su estudio y les ofreció un tema: Suffragette city. Curiosamente -y ahora uno entiende por qué no les iba demasiado bien a estos indocumentados- el grupo la declinó. No les gustó. Entonces, Bowie, que era tozudo como él solo, se fue a casa, escribió All the young dudes y en apenas dos horas volvía a estar allí. Esta sí se la quedaron Mott The Hopple. Y les salvó la carrera.

    Escucha la versión de Mott The Hopple pinchando aquí y la de David Bowie aquí.

    Getty Images