Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un proyecto personal

Era junio cuando me di cuenta de que a pesar de utilizar transporte público y reciclar, mi contribución al medio ambiente era prácticamente nula. Motivada por un sentimiento de culpa inicié mi proyecto personal de reducción de plástico en casa. Me he dado un plazo de un año. En Internet está la información. En mi caso, planteo el proyecto dividido en etapas; no es tan complicado, solo requiere cambiar de hábitos y renunciar a cierta comodidad que se ve compensada por satisfacción. Vamos tarde y solo los ciudadanos podemos empujar a las empresas a cambiar de dirección, de forma que vuelvan a sistemas de reutilización de envases y reducción del embalaje. Si no presionamos, los políticos no cambiarán la legislación. Algo hacemos mal, nunca antes vi a tanta gente utilizando vasos de un solo uso para tomar un café.

Montse Antón Comelles. Barcelona

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >