Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Oda al confort

Oda al confort

6 fotos

En el centro de Villa Leonor, rehabilitada para la convivencia, los arquitectos construyeron una chimenea de hierro forjado rodeada de sofás. Fuera, la sucesión de arcos de madera dulcifica la fachada de esta casa centenaria de Barcelona.

  • La chimenea cilíndrica que hay en el corazón del hogar es obra de los arquitectos. La mesa del comedor es un sobre de mármol de Carrara apoyado en el pie que Eero Saarinen diseñó para su mesa Tulip, producida por Knoll. Las mesitas de centro son de Carl Hansen, y el sofá, el modelo Big Bob de Flexform. Las mesas de apoyo son de Maisons du Monde. Y la lámpara de pie es la célebre TMM de Miguel Milá (de Santa & Cole).
    1La chimenea cilíndrica que hay en el corazón del hogar es obra de los arquitectos. La mesa del comedor es un sobre de mármol de Carrara apoyado en el pie que Eero Saarinen diseñó para su mesa Tulip, producida por Knoll. Las mesitas de centro son de Carl Hansen, y el sofá, el modelo Big Bob de Flexform. Las mesas de apoyo son de Maisons du Monde. Y la lámpara de pie es la célebre TMM de Miguel Milá (de Santa & Cole).
  • Las lámparas de lectura son de led, modelo Manhattan de Contardi. El cabecero y las mesillas son obra de los arquitectos.rn
    2Las lámparas de lectura son de led, modelo Manhattan de Contardi. El cabecero y las mesillas son obra de los arquitectos.
  • En el baño, la encimera está hecha a medida en microcemento y las griferías son de Icónico.
    3En el baño, la encimera está hecha a medida en microcemento y las griferías son de Icónico.
  • La cocina, en el patio trasero, es de madera de roble teñido con encimera de Dekton, material de Cosentino que combina porcelana, cuarzo y vidrio. Los taburetes son de Ethnicraft.
    4La cocina, en el patio trasero, es de madera de roble teñido con encimera de Dekton, material de Cosentino que combina porcelana, cuarzo y vidrio. Los taburetes son de Ethnicraft.
  • La repisa-escritorio del despacho es de WIT. Las sillas son un legendario diseño de Charles & Ray Eames que produce Vitra, y la lámpara de mesa, el modelo FollowMe que Inma Bermúdez diseñó para la empresa Marset.
    5La repisa-escritorio del despacho es de WIT. Las sillas son un legendario diseño de Charles & Ray Eames que produce Vitra, y la lámpara de mesa, el modelo FollowMe que Inma Bermúdez diseñó para la empresa Marset.
  • Las ventanas en pino teñido son obra de los arquitectos. Las curvas dulcifican la fachada de Villa Leonor, que cuenta con un patio trasero y otro de acceso con pérgola y piscina. -   ¿Qué cambiar para que nada cambie? La famosa máxima lampedusiana revive en esta casa centenaria de la zona alta de Barcelona. Carla Navas y Víctor Molina (ambos, 1986), integrantes del estudio de arquitectura WIT ( we innovate together ), transformaron la planta baja en una vivienda contemporánea. El objetivo: disfrutar cómodamente de cada rincón. Ese adverbio es importante, pues la casa es la misma que fue construida hace casi un siglo para pasar el verano, cuando la ciudad no estaba tan expandida, pero el uso es radicalmente distinto. La vivienda es hoy una secuencia de arcos que tiene por centro la chimenea de hierro forjado rodeada de sofás. Al fondo, el comedor y la cocina, que reciben luz del patio, y una sucesión de salones con sofás a medida crean un espacio de convivencia. Los dormitorios y los baños actualizan el clasicismo de la vivienda con aires minimalistas. Los arcos que remiten a su origen tienen ahora carpinterías resistentes y aislantes que los arquitectos diseñaron en pino teñido. El resultado es una oda al confort. 
    6Las ventanas en pino teñido son obra de los arquitectos. Las curvas dulcifican la fachada de Villa Leonor, que cuenta con un patio trasero y otro de acceso con pérgola y piscina.

    -


    ¿Qué cambiar para que nada cambie? La famosa máxima lampedusiana revive en esta casa centenaria de la zona alta de Barcelona. Carla Navas y Víctor Molina (ambos, 1986), integrantes del estudio de arquitectura WIT (we innovate together), transformaron la planta baja en una vivienda contemporánea. El objetivo: disfrutar cómodamente de cada rincón. Ese adverbio es importante, pues la casa es la misma que fue construida hace casi un siglo para pasar el verano, cuando la ciudad no estaba tan expandida, pero el uso es radicalmente distinto. La vivienda es hoy una secuencia de arcos que tiene por centro la chimenea de hierro forjado rodeada de sofás. Al fondo, el comedor y la cocina, que reciben luz del patio, y una sucesión de salones con sofás a medida crean un espacio de convivencia. Los dormitorios y los baños actualizan el clasicismo de la vivienda con aires minimalistas. Los arcos que remiten a su origen tienen ahora carpinterías resistentes y aislantes que los arquitectos diseñaron en pino teñido. El resultado es una oda al confort.