Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las pasiones confesables de Nicolás Sarkozy

El expresidente francés ha presentado el primer volumen de su biografía donde habla de su fervor por la política y de su agitada vida sentimental

Nicolas Sarkozy durante la presentación de sus memorias en una librería de París el pasado día 28.
Nicolas Sarkozy durante la presentación de sus memorias en una librería de París el pasado día 28. AFP

Passions (Pasiones), es el título del primer volumen de las memorias del expresidente Nicolas Sarkozy, un personaje que periódicamente vuelve a ocupar espacio en los medios ya sea por su siempre cacareado posible regreso a la política, por los casos que se acumulan contra él en los juzgados y también por una agitada vida sentimental que desde hace 11 años parece haber encontrado refugio en la modelo y cantante Carla Bruni, con quien se casó a los pocos meses de llegar al Palacio del Elíseo.

La palabra elegida para este primer volumen le va como anillo al dedo a la vida de quien ocupó la presidencia de Francia entre mayo de 2007 y el mismo mes de 2012. Pasión por la política y pasión por las mujeres. La aparición del libro, del que se han editado 200.000 ejemplares en Francia, coincide con la crisis de la derecha francesa tras los malos resultados de los republicanos en las últimas elecciones europeas. Pero Sarkozy afirma que su publicación no tiene nada que ver con la posibilidad de que vuelva a presentarse como candidato a la presidencia. Un camino que, por otra parte, no le resultaría sencillo dado que tiene juicios pendientes por corrupción y tráfico de influencias en el llamado caso de las escuchas telefónicas y por financiación ilegal de su campaña presidencial, conocido en Francia como caso Bygmalion. 

La historia comienza en Niza con el relato del emocionante encuentro entre un joven Nicolas Sarkozy y el entonces primer ministro Jacques Chirac, y termina con su llegada a la presidencia tras años dedicado a la política. En el libro aborda su trayectoria pero también habla de su admiración por De Gaulle y cuestiona la juventud a la hora de llegar a un cargo como es la presidencia de Francia: "Si la juventud es una gran ventaja para conquistar el poder, es una debilidad en el momento de ejercerla", dice Sarkozy en el libro. No se corta en dejar constancia de su poca conexión con la socialista Ségolène Royal, a la que considera incompetente y asegura no "echar de menos la política", aunque también afirma que pocos le creen. 

Cécilia Attias, exesposa de Nicolas Sarkozy.
Cécilia Attias, exesposa de Nicolas Sarkozy.

Sarkozy tampoco deja de lado su movido historial sentimental. Se ha casado tres veces y tiene cuatro hijos. En 1982 contrajo matrimonio con Marie-Dominique Culioli con quien estuvo casado 14 años y tuvo dos hijos, Jean y Pierre.  A su segunda mujer, Cécilia Ciganer Albéniz la conoció cuando ofició su matrimonio, siendo alcalde de Neuilly, con Jacques Martín, un conocido animador de televisión. Los dos matrimonios se hicieron amigos, pero años después Nicolas y Cécilia llevaron su relación a otro nivel y terminaron por divorciarse de sus respectivas parejas y casarse en 1996 tras varios años de relación sin domicilio fijo. De su unión nació Louis, que actualmente tiene 22 años. 

La pareja vivió una grave crisis después de que alguien le hiciera llegar a Cecilia grabaciones y fotografías comprometidas de su marido, pero se reconciliaron. Aunque su nueva unión duró poco porque Cecilia decidió dar por finalizado su matrimonio pocos meses después de que Sarkozy fuera elegido presidente. En el libro, el político afirma que hizo lo imposible por salvar su matrimonio. También revela que Cecilia le dijo que quería divorciarse poco antes del debate a dos rondas para la presidencia francesa. "No tengo más remedio que reconocer que la actitud de Cecilia me sorprendió. No lo vi venir, no anticipé nada, no entendí nada. Sufrí mucho intentando controlar una situación que, cada día, se hacía más incomprensible", afirma. La pareja mantuvo el tipo en sus apariciones públicas pero ella terminó por cerrar la puerta a esa relación porque ya estaba enamorada de Richard Attias, asesor de imagen de políticos, empresas y organizador de eventos internacionales, con quien se casó en marzo de 2008.

"Cecilia deseaba otra vida. Yo acababa de ser elegido. El divorcio era la única salida razonable", dice en su relato. Y añade que pasado el tiempo entiende que su divorcio, recién elegido presidente, pudo causar estupor y sensación de inestabilidad entre los franceses, "por no mencionar los diez días del verano de 2007 que pasé en los Estados Unidos intentando luchar contra lo inevitable, intentando salvar mi matrimonio", reconoce.

Nicolas Sarkozy con su esposa, Carla Bruni, en en festival de arte en Beirut en julio del pasado año.
Nicolas Sarkozy con su esposa, Carla Bruni, en en festival de arte en Beirut en julio del pasado año.

"Me he casado tres veces, lo que no es, evidentemente un buen ejemplo a seguir. Pero, cada vez, me he comprometido al máximo y, necesariamente, para siempre. No ha funcionado, a menudo por mi culpa, pero al menos siempre he sido sincero y he estado totalmente comprometido", afirma Sarkozy en sus memorias. Dolido o no por el abandono de Cécilia, con quien actualmente mantiene una buena relación, el caso es que Nicolas Sarkozy encontró rápidamente consuelo en la modelo y cantante Carla Bruni. La conoció en noviembre de 2007 en una cena en casa de unos amigos de ambos. Solo había pasado mes y medio de su divorcio de Cécilia, pero según él su encuentro fue "amor a primera vista". Según su propio relato, le dijo que quería casarse con ella una semana después de conocerla, cosa que hizo en febrero de 2008, dos meses y medio después de su primer encuentro. En 2011 nació Giulia, su hija en común, y con su llegada estableció un nuevo récord porque Nicolás Sarkozy ha sido el primer presidente francés en divorciarse durante el ejercicio de su cargo y también el primero en tener una hija en el Elíseo. 

Nadie le daba mucho tiempo a esta unión pero la pareja sigue unida 11 años después. "Todavía hoy, a veces nos preguntamos, Carla y yo, por qué hemos tenido tanta suerte", explica Sarkozy en el libro, donde también afirma que son "felices" y que su amor es "profundo".

"El año 2007 fue rico en acontecimientos para mí. Fui elegido presidente de la República. Me divorcié. Conocí a Carla. Todo eso en menos de seis meses. Puede decirse que fue el año decisivo de mi existencia", afirma el controvertido presidente en unas memorias que se han fraguado en secreto y que tienen más entregas que desvelarán nuevos secretos a voces, o no tanto. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >