Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nuestros periodistas recomiendan de forma rigurosa e independiente productos y servicios que puedes adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos al texto, EL PAÍS recibe una comisión. Lee aquí nuestra política comercial.

Deebot Ozmo 930: el robot que aspira y friega a la vez

El aspirador robot de Ecovacs permite elegir qué estancias del hogar se limpian, detecta las alfombras y es ultra silencioso

banco de pruebas ecovacs
El robot aspirador doméstico Ecovacs Deebot Ozmo 930.

Ecovacs Deebot Ozmo 930 es un aspirador robot que, además de aspirar el suelo, también friega. Y, a diferencia de otros modelos que contemplan ambas funciones, las hace a la vez. Para ello, cuenta con dos depósitos diferenciados: el de la suciedad queda oculto bajo una tapa en la parte superior del equipo, mientras que el indicado para el agua se sitúa en uno de sus laterales. Durante las últimas tres semanas lo hemos puesto a prueba, convirtiéndolo en el dispositivo de limpieza principal del hogar. Estas son nuestras conclusiones.

Análisis y valoración

banco de pruebas ecovacs
Deebot Ozmo 930: el robot que aspira y friega a la vez

Como cualquier otro robot, basta con pulsar un botón en su parte superior para que se ponga en marcha en modo automático: selecciona el recorrido de forma inteligente cubriendo todas las salas y adaptando la limpieza al tipo de superficie. Por ejemplo, cuando detecta una alfombra, aumenta la potencia para garantizar un mejor acabado. Por el contrario, si sabe que el depósito de agua para fregar está lleno, las evita; un modo para no dañarlas.

No es su único sensor. También dispone de uno anticolisiones que realiza su labor realmente bien y hace que frene centímetros antes de chocar contra cualquier obstáculo; o uno anticaídas, para evitar escaleras y grandes desniveles. Durante las pruebas, nos hemos encontrado con que puede bajar sin problema pequeños escalones (de unos 3-4 centímetros), aunque luego tiene dificultades para volver a subir.

Pero para personalizar la limpieza y acceder a todas sus funciones es esencial utilizarlo con una app instalada en el móvil o tableta. Esta aplicación guía paso por paso por la configuración: una tarea para la que hay que tener en cuenta distintos aspectos, como que la red Wi-Fi funcione en la frecuencia de los 2,4 GHz y que la app pasara a segundo plano (es decir, no puedes hacer ninguna otra cosa en el móvil). Lo cierto es que tuvimos algunos problemas para conseguirlo a la primera con dos terminales diferentes: un iPhone XS y un Pixel 3a XL.

Ficha técnica

Dimensiones: 10,2 cm altura, 3,4 cm diámetro

Peso: 4,6 Kg

Aplicación: Ecovacs Home

Sensores: Anticolisión, anticaída, antibloqueo

Modo de trabajo: Automático, área personalizada, configuración de límite virtual

Opciones de aspiración: Cepillo principal y succión directa

Superficie cubierta: Suelo duro, moqueta

Navegación: Smart Navigation 3.0

Autonomía: 110 minutos; tiempo de carga 4 horas

Nivel de ruido: 65 db

Otros: Modo de continuación, informe de voz, identificación de alfombras, filtro de alta eficiencia, cepillo lateral dual, depósito de polvo 470 ml.

Una vez conseguido, el interfaz es bastante intuitivo. En la parte superior se visualiza el estado de la máquina —si está aspirando o fregando, qué superficie lleva recorrida, el tiempo invertido…—. La zona central, por otro lado, está dedicada al mapa del hogar y, en la inferior, es posible acceder a las distintas opciones relacionadas con los modos de limpieza.

Para desplazarse emplea un sistema de navegación láser que permite elaborar un plano diferenciando por estancias. Lo hace de forma automática y, lo único que no nos gusta es que luego no es posible editar estas zonas para corregir los errores en caso de que algún área no esté bien delimitada. Este sistema tiene dos ventajas: hace que el robot se mueva perfectamente a oscuras y ayuda a elegir modos de limpieza más personalizados, enviando el robot a una estancia concreta (la app las nombra por letras), seleccionando en el mapa una zona específica o añadiendo barreras virtuales. Cuando se establece alguno de ellos, además, se puede optar por una o varias pasadas al suelo, seleccionar la cantidad de agua empleada para el fregado… Por último, y como no podía ser de otra manera, permite la programación de los ciclos de limpieza.

Lo mejor: Funcionamiento intuitivo, posibilidad de enviarlo sólo a determinadas zonas y muy silencioso

Lo peor: La primera configuración nos ha dado bastantes problemas y los mapas no se pueden editar

Conclusión: Con una relación calidad-precio magnífica, incluye funciones (mapas) propias de modelos de gama más alta, limpia razonablemente bien y es muy silencioso.

El resultado

La competencia

- Roomba iRobot i7 (899€). Con posibilidad de mandarlo sólo a habitaciones concretas, es posible ajustar las preferencias de aspiración: una sola pasada, dos pasadas o un modo automático que hace que el propio robot elija de forma inteligente cuántas son necesarias para deshacerse de toda la suciedad.

- Cecotec Conga Serie 3090 (279€). Con hasta 10 modos diferentes que combinan aspirado y fregado de suelos, destaca el denominado scrubbing: se desplaza con un movimiento en vaivén por cualquier superficie para mejorar el resultado al pasar la mopa.

- iLife V5S Pro (179,99€). Limpia en tres fases: aspira, pasa la mopa en seco y en húmedo. El depósito de agua deja de dispensar agua cuando el robot se detiene para evitar sobrecargas mecánicas y daños en el suelo.

Pasado el trámite de la configuración, el resto del uso del Deebot Ozmo 930 es muy sencillo y su rendimiento es adecuado. Recoge pelos, pelusas y polvo razonablemente bien y sorprende lo silencioso de su funcionamiento: tanto que se puede ver la tele o hacer otras tareas sin que moleste en absoluto. Es, de hecho, uno de los modelos más discretos que hemos probado.

En lo que a la función de fregado se refiere, el efecto es limitado: no sirve ni mucho menos como sustituto de la fregona ni termina con manchas grandes o incrustadas. Eso sí, al pasar la mopa húmeda tenemos la sensación de que se recogen mucho mejor los posibles restos de polvo que quedan en el suelo tras el aspirado.

Ecovacs Deebot Ozmo 930. Autonomía de 110 minutos con carga de 4 horas. Depósito de polvo de 470 ml. Trabaja de forma automática, pudiendo personalizar el área y configurar límites de limpieza. Tiene sensor anticolisión, anticaída y antibloqueo, y es sumamente silencioso.

Compra por 527,92€ en Amazon

*Todos los precios de compra incluidos en este artículo están actualizados a 1 de julio de 2019.

Suscríbete a la newsletter de El PAÍS Escaparate.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información