Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Global BLOGS Coordinado por JORGE RODRÍGUEZ

Dos crías de tigre blanco, una especie en peligro de extinción, crecen en el parque navarro Sendaviva

El nombre de los cachorros, macho y hembra de dos meses y medio, será elegido entre las propuestas que lleguen a través de Facebook

Las dos crías de tigre blanco nacidas en Sendaviva juegan en el parque navarro. rn
Las dos crías de tigre blanco nacidas en Sendaviva juegan en el parque navarro. Europa Press

La pareja de tigres blancos del parque navarro Sendaviva han sido padres. Chipi, un macho de cuatro años, y Bandi, una hembra de la misma edad, están viendo crecer sin problemas a sus cachorros, nacidos el pasado 15 de abril. La noticia es excepcional porque la especie se encuentra en peligro de extinción (se calcula que existen menos de 300 ejemplares en todo el mundo) y su reproducción en cautividad es poco frecuente. 

Los cachorros todavía no tienen nombre. Sendaviva, un parque con animales de 200 especies situado en Arguedas, un municipio de la Ribera navarra, a 16 kilómetros de Tudela, ha pedido ayuda para bautizar a sus pequeños tigres. Las propuestas de pueden hacer a través de la página de Facebook. Entre todas las que lleguen se elegirán los nombres de los nuevos miembros del parque. Hasta ahora se ha sugerido Zuri (blanco, en euskera) y Beltz (negro), Milagro y Esperanza, o Sancho y Blanca, como los reyes de Navarra. 

La gestación de las dos crías duró cerca de cien días. Ambas nacieron con un peso aproximado de un kilo. Ahora, camino de los tres meses, el macho pesa cerca de 11 kilos y la hembra 9,5. Y seguirán creciendo hasta alcanzar los 230 kilos al llegar a la edad adulta.

En sus primeros días de vida las crías, con movilidad y visión reducidas, no salían del nido, cuentan sus cuidadores. A partir de la tercera semana, comenzaron a ser más activos y, al mes, ya empezaron a jugar. Al mes y medio ya salían al exterior y empezaron a explorar su entorno. Durante este periodo, su madre ha estado muy pendiente de las crías. El padre no presta atención al nacimiento ni a la crianza en los primeros meses de vida de los cachorros. De forma progresiva, Chipi irá conociendo poco a poco a sus hijos hasta terminar compartiendo su hábitat.

Desde el primer momento, la hembra, se ha mostrado más activa y animada que su hermano, siendo la primera en abandonar el nido para explorar y jugar. Fue la primera en bañarse y jugar con el agua, mientras que el macho muestra un carácter más tímido y cauto.

Según explican en Sendaviva, a las crías se les irá incrementando poco a poco las técnicas de "enriquecimiento animal" para su completo desarrollo. Se les colocarán distintos objetos en su hábitat para que los descubran, algunos de ellos con olores distintos, y se les esconderá comida entre la maleza. "Todo ello pensado para lograr el mejor desarrollo del animal, e invitarles a descubrir y tener nuevas sensaciones", dicen.

El singular pelaje de los tigres blancos es debido a una condición genética que elimina el pigmento de su coloración, normalmente naranja. Actualmente, varios cientos de tigres blancos están en cautiverio alrededor del mundo, con 100 de ellos localizados en India. Esta coloración tan especial, por otra parte, les causaría dificultades a la hora de camuflarse en estado salvaje, y reduciría considerablemente su esperanza de vida en la naturaleza.

La madre, 'Bandi', vigila a sus cachorros.
La madre, 'Bandi', vigila a sus cachorros.

Este sábado los dos cachorros se presentarán por vez primera al público del parque. "Su presencia estará controlada mientras siguen creciendo", explican en Sendaviva. "Irá aumentando de manera escalonada hasta completar el horario". 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información