Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una red asesina de pajitas de plástico

El artista adolescente Adriano Souras presenta en el Museo de Chicago ‘The Killer Net’, una red de pescador hecha con más de 9.000 de estos elementos recuperados del medio ambiente

Souras, en un momento de la creación de su obra.
Souras, en un momento de la creación de su obra.

Cuando era pequeño, Adriano L. Souras (Londres, 2002), solía visitar con su familia islas en Grecia, donde vivía, en las que era fácil ver tortugas y otras especies marinas. Ya no. ¿Culpa de la contaminación por plásticos? “No estoy seguro, pero sin duda está provocando efectos devastadores en la fauna acuática y me ha servido de inspiración para crear The Killer Net (La Red Asesina)”, explica este adolescente grecobritánico en una tarde escolar.

Con solo 15 años, el verano pasado se embarcó en recuperar del medio ambiente y ensamblar más de 9.000 pajitas de plástico para emular una red de pesca. Pero dedicada a atrapar conciencias en contra de los desechos plásticos que están envenenando los océanos. Se expone en el Museo del Diseño de Chicago hasta el 9 de julio.

A falta de un curso para terminar el instituto, Souras atesora ya una llamativa trayectoria. En 2017 fue el diseñador más joven en presentar una colección en la Semana de la Moda de Vancouver (Canadá). Colabora con ONG como la italiana WWF YOUng, que patrocina la instalación en Chicago y para quien realizó otra campaña en contra del plástico; o como Mujeres con Visión, de Sudáfrica, para quienes diseñó una camiseta contra la discriminación. “La experiencia de Vancouver me enseñó que la moda y el arte son perfectas plataformas para hacer activismo, para marcar la diferencia”, asegura.

Durante meses ha recogido pajitas de plástico. Después dedicaba un par de horas al día a limpiarlas y ensamblarlas

¿Por qué pajitas de plástico? “Son pequeñas y delgadas, así que es muy difícil recuperarlas cuando terminan en el mar o el medio ambiente”, detalla Souras. Seas at Risk (Mares en Riesgo) estima que 36.000 millones de pajitas se usan cada año en Europa. En Estados Unidos, la cifra asciende 500 millones al día, según la Plastic Pollution Coalition (Coalición contra la Contaminación Plástica). La ONU calcula que ocho millones de toneladas de plástico son arrojadas cada año los océanos y advierte que, de mantenerse el ritmo actual, en 2050 habrá más plástico que peces en los mares.

“Cuando estuve investigando para este proyecto, aprendí sobre la masa de plástico en el Pacífico que tiene varias veces el tamaño de Francia. Es una locura”, manifiesta el joven artista. Por eso decidió tejer una red, un símbolo que tradicionalmente se identifica con el mar — “aparte de con el fútbol”, apunta risueño— con pajitas de plástico. Este tipo de redes solían utilizarse para capturar peces, pero debido a la contaminación de los océanos, cada vez más recolectan residuos.

Durante meses, con ayuda de amigos en diferentes partes del mundo, se ha dedicado a recoger pajitas en parques, playas y demás espacios abiertos. Después dedicaba un par de horas al día, a veces más, a limpiarlas e irlas ensamblado, hasta crear una gran red multicolor de unos 16 metros cuadrados (el tamaño del techo de un salón amplio). “Sus texturas y su forma recuerdan a una red de pescador, pero las coloridas pajitas la descontextualizan, creando una nueva experiencia para sus espectadores”, explica Tanner Woodford, director del Museo del Diseño de Chicago.

“The Killer Net coincide a la perfección con nuestra misión de educar, inspirar e innovar a través del diseño”, considera Woodford. “Como afirmación social, nos recuerda que si nos somos más cuidadosos de lo que lo hemos sido en el pasado, vamos a sucumbir completamente por la presión que estamos poniendo en el medio ambiente”, advierte.

La obra del artista adolescente finalizada.
La obra del artista adolescente finalizada.

De hecho, en la web del Museo, declaran que “un día, esta instalación se convertirá en un mensaje a las generaciones futuras sobre el daño que hemos causado al medio ambiente, pero, por el momento, es una llamada a la acción”. Por ello, abogan por cambiar los hábitos de los consumidores, parar la producción y tomar medidas legislativas globales para eliminar el uso de pajitas de plástico.

Un buen resumen del planteamiento de Souras y quizá una misión, ya que no descarta estudiar derecho para, en el futuro, contribuir a que se tomen medidas efectivas para parar el deterioro del medioambiente. “Lo que de verdad quiero hacer es contribuir a marcar una diferencia, puede ser a través del diseño, pero también de la política, la filosofía, la economía o el derecho”, manifiesta.

Por ahora, Souras se siente afortunado de formar parte de una generación de jóvenes activistas, especialmente concienciados sobre los problemas medioambientales, liderados por la carismática Greta Thunberg. “Es impresionante, no puedo estar más orgulloso, hay mucha gente tratando de promover cambios”, afirma. Su propio hermano, Achilleas Souras, también es un precoz artista comprometido, que ha desarrollado exhibiciones como la que convirtió chalecos salvavidas de refugiados abandonados en playas en tiendas de campañas.

Para el director del Museo de Chicago, la idea artística de Adriano Souras es “oportuna, relevante e interesante”. “Para mí trasciende su edad, su trabajo es bueno tanto si está hecho por alguien de 16 años como de 61”, añade. Souras coincide en restar importancia a su adolescencia: “Hay gente más joven que yo, que han creado movimientos internacionales”, indica, citando a Thunberg. Y predica, con el ejemplo: “Quizá las redes sociales han contribuido promover la auto expresión y eliminar la idea de que alguien puede demasiado joven para hacer algo”.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información