Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un barrio modelo en una ciudad desordenada

Balacoss, en Saint Louis (Senegal), es un barrio distinto a los colindantes: las casas están en buen estado, las nuevas construcciones respetan la armonía del espacio, la evacuación de aguas no presenta mayores problemas

Parte de la familia de Sophie Sylla en su casa de Balacoss, en Saint Louis (Senegal).
Parte de la familia de Sophie Sylla en su casa de Balacoss, en Saint Louis (Senegal).
Saint Louis (Senegal)

Años cincuenta. Aún bajo dominio francés, la ciudad senegalesa de Saint Louis estaba en plena efervescencia. Capital del África Occidental Francesa, por las calles de la isla y de los nuevos barrios de Sor que bordeaban el río Senegal desfilaban decenas de hombres trajeados al servicio de la administración colonial: enseñantes, militares, funcionarios.

Sophie Sylla recuerda perfectamente aquella época. Sentada en el patio de su casa familiar, en el barrio de Balacoss, cuenta hoy las historias de su infancia a sus nietos. “Después de ir al colegio nos íbamos corriendo a bañar al río. Como no había luz, teníamos que volver corriendo cuando caía el sol para que no nos riñeran”, cuenta. Sylla se siente a gusto en Balacoss: “Somos los vecinos de toda la vida, es un barrio familiar, la gente no ha cambiado. Se van sumando miembros, pero somos los mismos”, ríe mirando al último de sus nietos, Mohammed, de apenas un año. Sylla vive acompañada de tres de sus hijos, sus cónyuges y una decena de chiquillos que corretean por la casa, que cuenta con un extenso jardín donde cultivan cebolla, tomates, berenjenas y varios árboles frutales.

Su hijo mayor, Cheikh Diallo, es director de un centro escolar en la comuna aledaña de Diama, a unos 15 kilómetros de casa, y aunque, le lleva una buena hora el desplazamiento hasta su lugar de trabajo, no se plantea mudarse. Su hermana mediana, Awa Diallo, es técnica en una ONG internacional americana, especializada en el ámbito de la salud. Aunque su marido vive en Dakar, tampoco considera cambiar de domicilio: “Aquí se vive bien, es un buen barrio para que crezcan los niños y así acompañamos a mamá”, dice. Este es aun ahora el perfil de habitantes del barrio: funcionarios o trabajadores profesionalizados, con cabezas de familia que a veces no residen todo el año allí por razones laborales, pero con un anclaje identitario al barrio muy fuerte. La tasa de escolarización de niños y niñas está en un 95%, según los datos locales.

Cheikh Diallo pasa muchas horas al día fuera, sin embargo, cuando vuelve de sus clases, dedica parte de su tiempo libre a labores comunitarias. Desde hace tres años forma parte del Consejo de Barrio, una estructura que trabaja por el desarrollo local. En Saint Louis, hay 17 y trabajan estrechamente con asociaciones y grupos activos en el barrio, por un lado, y con los servicios municipales, por otro, intermediando y haciendo llegar las propuestas populares a los mandatarios de la ciudad. Además, es tesorero de la asociación de padres y madres de alumnos y miembro de la asociación deportiva y cultura de su sector. “Trabajamos para que no haya tensiones sociales, para que los problemas que puedan surgir como lugares inseguros o desbordes de fosas, se arreglen lo antes posible”, explica mientras pasea por las anchas calles de arena saludando a unos y otras. “Yo considero que es mi deber y algún día me gustaría llegar a ser el jefe del barrio”, asegura.

El gran reto actual del jefe de barrio es poner en marcha un sistema de fiscalidad local, proyecto piloto del que Saint Louis será pionera en el país

Hoy ese cargo lo ocupa Habibou Moustapha Ndiaye, su vecino de final de la calle. Es una tarea que antiguamente era designada por el alcalde de Saint Louis, que elegía a sus hombres de confianza a dedo. Ahora, cuando el puesto queda vacante (normalmente al fallecer el ocupante), se pueden presentar los residentes que así lo consideren, tanto hombres como mujeres. Los únicos criterios son los de residir en una casa de su propiedad, su recorrido profesional y su moralidad, investigada por la policía a través de una entrevista y una encuesta popular. La última palabra la sigue teniendo el alcalde. Ndiaye es la quinta persona (todos hombres) en ocupar el cargo desde su creación en 1925. Con una media de 18 años en el puesto, parece que Cheikh Diallo tendrá que esperar para cumplir su sueño.

Habibou Moustapha Ndiaye es el jefe del barrio de Balacoss.
Habibou Moustapha Ndiaye es el jefe del barrio de Balacoss.

Ndiaye describe el barrio como “tranquilo y familiar”. Lleva siete años ejerciendo esta responsabilidad y su máximo orgullo es haber conseguido pavimentar algunas de las calles principales del barrio y poner alumbrado público, aunque considera que es insuficiente. Su gran reto actual es poner en marcha un sistema de fiscalidad local, proyecto piloto del que Saint Louis será pionera en el país. “Para ello estamos ya haciendo un censo exhaustivo de las familias y de su capacidad de pago, porque hay que tener en cuenta que la gente debe primero cubrir sus necesidades básicas para entender el sentido de pagar impuestos”. Este trabajo titánico ha comenzado ya con sesiones de sensibilización populares.

Siguiendo el paseo, se aprecia la singularidad del barrio respecto a sus colindantes. Las casas están en buen estado, las nuevas construcciones respetan la armonía del espacio, la evacuación de aguas no presenta mayores problemas, ni siquiera en épocas de lluvias. En él viven unas 9.000 personas, según Ndiaye. Cada familia paga 1.000 francos al mes (lo equivalente a un euro y medio, aproximadamente) para que un grupo autoorganizado, bajo el nombre de Gie Cetom, recoja los desechos de sus casas y los lleve al camión de la basura que los traslada al vertedero municipal. Hay grupos organizados también para supervisar los posibles robos de animales en las casas antes de las fechas señaladas como la Tabaski (fiesta del cordero), un consejo de sabios sobre la moralidad y la cultura, un equipo que se encarga de buscar salidas laborales a los jóvenes en edad de trabajar para que no caigan en la delincuencia…. Balacoss es, según sus vecinos, un barrio modelo.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información