Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

George, el desconocido padre de Leonardo DiCaprio

Padre e hijo aparecen en la presentación del documental sobre el cambio climático ‘Ice On Fire’, del que ambos son productores

El productor ejecutivo George DiCaprio, en la presentación del documental 'Ice on Fire', en Los Ángeles, el miércoles.
El productor ejecutivo George DiCaprio, en la presentación del documental 'Ice on Fire', en Los Ángeles, el miércoles. REUTERS

El pasado miércoles Leonardo DiCaprio acudió a la presentación del documental sobre el cambio climático que narra y produce él mismo, Ice on Fire, y no lo hizo solo. Al estreno también acudió su padre, George DiCaprio, quien apoya a su hijo en todas sus causas benéficas y, además, es productor ejecutivo del documental. Aunque George y Leo no posaron juntos, según la prensa estadounidense la relación entre padre e hijo es muy buena. Mientras el protagonista de El lobo de Wall Street acudió junto a la directora de la nueva cinta, Leila Conners; George DiCaprio iba de la mano de su nieta, Normandie Farrar, la niña de 13 años del hermano del actor.

De George poco se sabe más allá de que es un dibujante, escritor y distribuidor de cómic underground y que conoció a la madre de Leonardo DiCaprio tras su paso por la universidad. Aunque no ha conseguido el mismo reconocimiento de su hijo, a sus 75 años ha producido varios proyectos que, como este último documental, siguen la misma línea del activismo ambiental y han contado con la participación del oscarizado intérprete.

Los padres del actor se separaron cuando él tenía solo un año y DiCaprio se quedó a vivir junto a su madre, Irmelin, quien tuvo que compaginar varios trabajos a la vez para salir adelante. Desde los inicios del actor en Hollywood, es habitual ver a Irmelin Dicaprio —o mamarazzi, como la llama cariñosamente su hijo por su afán de hacerle fotos constantemente— acompañándole en las alfombras rojas.

Leonardo DiCaprio y su madre, en los Globos de Oro de 1994.
Leonardo DiCaprio y su madre, en los Globos de Oro de 1994.

Sin embargo no ha ocurrido lo mismo con su padre a lo largo de todos estos años, aunque el actor siempre ha hablado con cariño del estrecho vínculo que le une a él, a quien define como un “auténtico bohemio”. Su interés por el arte ya se conocía porque se sabía que decidió llamar a su hijo Leonardo, como el pintor renacentista, porque su madre estaba contemplando un cuadro de Da Vinci cuando sintió por primera vez una patada del pequeño DiCaprio. Su larga melena morena, su estudiado bigote y su perilla recortada al milímetro también ayudan a conformar esa imagen peculiar del padre de DiCaprio. “El primer recuerdo que tengo con mi padre es que me llevó a un concierto hippie”, contó el ganador de un Oscar por El Renacido (2015) en una entrevista con la revista Rolling Stone.

George jugó un papel importante en la carrera de su hijo como actor. Igual que su madre, le apoyó en todo momento en su inmersión en la industria, practicaba con él los guiones, le acompañaba a muchas de las audiciones y contribuyó a que consiguiera el papel de Arthur Rimbaud en la película Eclipse en el corazón (1995). Además, el actor alguna vez ha contado que, de pequeño, viendo una película de de Robert De Niro con su progenitor, este le dijo: “Ahí tienes que llegar tú”. 

George DiCaprio y su nieta, en la presentación del documental 'Ice On Fire'. ampliar foto
George DiCaprio y su nieta, en la presentación del documental 'Ice On Fire'. WireImage

Tras separarse, George DiCaprio se casó con Peggy, quien tenía otro hijo, Adam Farrar que pasó a ser el hermanastro de Leo. Una familia de la que el actor siempre se ha sentido parte. Se lleva bien con Peggy y de pequeño estuvo muy unido a su hermano mayor Adam Farrar, quien le precedió en el mundo de la interpretación. El actor de Titanic comenzó siguiendo los pasos de su hermanastro en anuncios y campañas publicitarias, pero finalmente fue él quien alcanzó el éxito.

Durante años mantuvieron esta estrecha relación, incluso se les podía ver acudiendo juntos a partidos de baloncesto o a fiestas hollywoodenses, pero desde hace un tiempo se desconoce cómo se llevan los hermanos. Adam pasó una época difícil, se aficionó al alcohol y tuvo problemas con la ley, pasando incluso algunas temporadas en prisión. Tal es su historial que, según algunos medios estadounidenses y británicos, Adam y su pareja perdieron la custodia de su hija, Normandie, que pasó a vivir con sus abuelos. De ahí que el miércoles fuera la acompañante de George Dicaprio en la presentación del documental Ice on Fire, que se estrena en HBO a partir del 11 de junio.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >