Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amancio Ortega ofrece esperanza

Aunque todos empezamos a morir cuando nacemos, yo lo supe cuando me detectaron el cáncer de pecho. Y solo el que lo pasa sabe lo que se siente cuando tienes alojado un tumor. Por eso, quiero agradecer a Amancio Ortega sus donaciones. Las donaciones de arte son frecuentes; las dedicadas a educación, extendidas, pero las dedicadas simplemente a curar parece que no tiene buena prensa.

María José Larriu Chueca

Madrid

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >