Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La dama del ajedrez es española

En la península Ibérica en el siglo XV surgió una pieza clave que revolucionó el tablero. Hoy, se trata de impulsar y reivindicar el vínculo del país con el pasado y el presente del rey de los juegos

El libro 'Juegos diversos de axedrez, dados y tablas' (1283), escrito por Alfonso X el Sabio, que se conserva en la Real Biblioteca de El Escorial
El libro 'Juegos diversos de axedrez, dados y tablas' (1283), escrito por Alfonso X el Sabio, que se conserva en la Real Biblioteca de El Escorial

El ajedrez fue reinventado en España a finales del siglo XV. Fue entonces cuando se introdujo la dama, que supuso toda una revolución. La incorporación de esa pieza marcó las diferencias con el shatranj, la versión primigenia que los árabes trajeron a Al Andalus en el siglo VIII, y que no contenía ninguna figura femenina. Así, con la dama, es como, impulsado por los españoles, este juego se fue extendiendo, a lo largo del siglo XVI, por América y parte de Europa.

La enorme potencia de la nueva pieza inyectó gran dinamismo al juego. La dama, que se mueve en todas las direcciones (cualquier número de casillas), irrumpió en el tablero ocupando el lugar del antiguo alferza, que solo se movía en diagonal (y solo lo hacía una casilla). En la Edad Media, de hecho, las partidas de ajedrez (arábigo) eran muy lentas. Constituían una de las mejores excusas para que un hombre de clase alta entrase en los aposentos de una mujer. Al transcurrir tan despacio, mucho más que ahora, otorgaban tiempo abundante para que el juego en el tablero se combinase con otros menos confesables en la época.

El organismo público Acción Cultural Española está estudiando en estos días cómo reivindicar las raíces españolas del ajedrez, un juego íntimamente ligado a la cultura del país. Los elementos que sustentan este vínculo son múltiples. De hecho, los historiadores Govert Westerveld (holandés) y Marilyn Yalom (estadounidense) sostienen incluso que la creación de la nueva pieza fue un homenaje a Isabel la Católica, reina de Castilla desde 1474. Pero no existen pruebas contundentes para afirmarlo.

Algunos expertos sostienen que la pieza de la reina fue un homenaje a Isabel la Católica

El primer libro sobre ajedrez que reproduce partidas en las que se usa la dama fue impreso, probablemente, en 1495. Lo dice Eduardo Scala, comisario de AjedreZ. Arte de silencio. Ocho siglos de cultura, gran exposición que la Biblioteca Nacional dedicó el año pasado al juego de los reyes y las damas y que se clausuró el pasado mes de enero. Se trata del incunable Llibre dels jochs partits dels schacs en nombre de 100 (Libro de los juegos y partidas del ajedrez en número de 100), del valenciano Francesc Vicent, una obra de cuya existencia hay indicios sólidos. El último ejemplar del que se tiene noticia se hallaba, presuntamente, en el monasterio de Montserrat en 1811, durante la guerra de la Independencia española. “El Ministerio de Cultura debería organizar una campaña de búsqueda del libro de Vicent”, lamenta Scala, experto que ha dedicado gran parte de su vida a reivindicar el ajedrez como tesoro cultural.

Lo que no se ha perdido es un poema manuscrito del siglo XV en el que se cita a la dama como la pieza más poderosa. Es ­Scachs d’amor (Ajedrez de amor), de Cas­tellví, Fenollar y Vinyoles, escrito hacia 1475, según lo han apuntado tres historiadores especializados en el tema: Ricardo Calvo (1943-2002); José Antonio Garzón (autor de una investigación plasmada en el libro En pos del incunable perdido, 2001) y el ruso Yuri Áverbaj, de 96 años.

Hay sobrados argumentos históricos para explicar la conexión de España con el ajedrez. Muchos quedaron nítidamente expuestos en la muestra de la Biblioteca Nacional. Por ejemplo, las piezas de ajedrez más antiguas de Europa son las mozárabes de San Genadio, del siglo IX, que prueban que los musulmanes trajeron el ajedrez a Al Andalus en el siglo VIII. Se hallan custodiadas en una iglesia de la comarca de El Bierzo (León), pero sus responsables no las exhiben por miedo al robo. También tienen gran relevancia histórica las piezas de San Rosendo (siglo X), en cristal de roca, que pueden admirarse en la catedral de Ourense. El arqueólogo Fernando Valdés cree que se hicieron en un taller artesano de Medina Azahara (Córdoba).

En Juegos diversos de axedrez, dados y tablas (1283), libro de Alfonso X el Sabio conservado en la Real Biblioteca de El Escorial (Madrid), el rey desliza una idea que sigue vigente 736 años después: el ajedrez es una magnífica herramienta para la buena convivencia entre musulmanes, judíos y cristianos. Esta gran joya bibliográfica demuestra que el juego ya era un fenómeno intercultural y popular a finales del XIII. Hoy, la Federación Internacional (FIDE) engloba a un total de 190 países. Solo las de fútbol, atletismo y baloncesto tienen más.

No se ha encontrado ningún ejemplar del primer libro que reproduce partidas con la dama

El primer campeón oficioso del mundo de ajedrez fue el clérigo extremeño Ruy López de Segura. Destacado humanista y gramático, nacido en Zafra (Badajoz) en 1540, probablemente murió en Perú, según las investigaciones del historiador Joaquín Pérez de Arriaga en el Archivo de Indias. Como vivía en Alcalá de Henares (Madrid), varios autores dicen que tuvo relación con Felipe II, en cuya corte se jugaba mucho al ajedrez. Incluso se adjudica al rey el patrocinio de torneos, con los mejores jugadores españoles e italianos.

Personajes muy ilustres de la cultura española han escrito sobre ajedrez: santa Teresa de Jesús, Cervantes, Ramón y Cajal, Unamuno. A los que se podrían añadir los más recientes Arrabal y Pérez-Reverte, entre muchos otros. Pero hay un dato clave: España es el país que más torneos internacionales celebra, más de un centenar cada año, desde 1988. En 2018 organizó 445; la suma de participantes superó los 27.000.

Además, España se colocó a la vanguardia mundial en la aplicación pedagógica, social y terapéutica del ajedrez, desde que el Congreso decidió, por unanimidad, apoyarlo como herramienta educativa, en 2015. La percepción de su gran utilidad, ahora que ya está introducido en horario lectivo o como actividad extraescolar en miles de escuelas españolas, va aumentando poco a poco. Es, sin duda, uno de los puentes con la cultura árabe. Y el ajedrez sigue siendo sinónimo de juego inteligente, en el que hay que pensar y no influye la suerte. No resulta una sorpresa, por tanto, que Acción Cultural Española esté impulsando y reivindicando el vínculo del país con el pasado y el presente del ajedrez.

El origen: ¿Valencia o Salamanca?

Amador González de la Nava y Paula, autor de El camino del ajedrez, y Joaquín Pérez de Arriaga sostienen que la cuna del ajedrez moderno no fue Valencia sino Salamanca. Utilizan dos argumentos principales: no existe una seguridad absoluta de que Llibre dels jochs partits dels schacs en nombre de 100 (Libro de los juegos y partidas de ajedrez en número de 100), de Vicent, existiera; y tampoco de que el poema Scachs d’amor fuera escrito en 1475. Según el minucioso investigador Pérez de Arriaga, la referencia principal sería Repetición de amores y arte de axedrez (impreso en Salamanca en 1497), de Luis Ramírez de Lucena. Las consultas realizadas por EL PAÍS el año pasado con varios expertos salmantinos no produjeron argumentos contundentes en favor de esta tesis. Tengan razón unos u otros, no hay duda de que el ajedrez, tal como se juega ahora, surgió en lo que hoy es España a finales del siglo XV.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información