Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El negocio de las bolsas de plástico

La prohibición de regalar bolsas de plástico comenzó en 2011. Desde entonces, los supermercados comenzaron a cobrarlas para reducir el consumo de este material por lo perjudicial de su uso. Empezaron cobrando dos céntimos por bolsa. Más tarde pasaron a cobrar cinco. Y hoy, en algunos establecimientos, cada bolsa cuesta 10 céntimos, con lo que en tan solo ocho años su precio se ha revalorizado un 500%. No seré yo quien diga que reducir el consumo de este material es una tontería, pero unos estudios han revelado que las grandes cadenas de supermercados venden al año una media de 200 millones de bolsas, que a 10 céntimos cada una son 20 millones de euros. Si esto no es un gran negocio, que venga Dios y lo vea. ¿No sería más lógico utilizar materiales que no perjudiquen el medio ambiente?

Mario Suárez. Pilas (Sevilla)

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >