Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Por qué el hijo de los duques de Sussex se llama Archie

Enrique de Inglaterra ha elegido para su hijo el nombre de un oficial del ejército británico con el que estuvo en Afganistán y con el que conserva una gran amistad

Los duques de Sussex, Enrique de Inglaterra y Meghan Markle, presentan a su hijo Archie Harrison, el pasado 8 de mayo, en el castillo de Windsor. En vídeo, así fue la presentación.

Archie Harrison ha sido el nombre elegido por los duques de Sussex para su hijo, nacido el pasado lunes 6 de mayo. El origen de Archie se remonta al germánico y significa "genuino", "valiente" o "audaz", mientras que Harrison quiere decir "hijo de Harry". Ninguno de los dos nombres tiene antecedentes en la familia real británica y, más allá de su origen, poco se conoce sobre la elección de Enrique de Inglaterra y Meghan Markle para llamar así a su primogénito. Ahora, según señala el diario británico The Sun, Enrique de Inglaterra ha decidido que su hijo se llame igual que uno de los oficiales del ejército que le acompañó durante su etapa en Afganistán, Tom Archer Burton, conocido como Archie.

Enrique de Inglaterra, de 34 años, siempre le estará muy agradecido al comandante por haberle facilitado servir en el frente en Afganistán en 2008, uno de sus sueños. Conocido como el oficial cadete de Gales, en 2007 el nieto de Isabel II debía ser desplegado en Irak antes de que el entonces jefe del ejército británico, el general Sir Richard Dannatt, anunciara que Enrique de Inglaterra no iría al frente ya que sería considerado un objetivo de alto valor. Fue entonces cuando intermedió el oficial Archie entre ambos.

Por un lado, convenció al príncipe Enrique para que continuara en el ejército, pese a que su molestia y enfado casi le hacen tirar la toalla; mientras que por otro, consiguió que el general Dannatt aceptara al príncipe Enrique en sus tropas gracias a un acuerdo para mantener en secreto su despliegue en la zona de batalla.

El príncipe Enrique y el oficial Tom Archer-Burton, en un centro de niños con discapacidad en Maseru (Lesotho), en 2008. ampliar foto
El príncipe Enrique y el oficial Tom Archer-Burton, en un centro de niños con discapacidad en Maseru (Lesotho), en 2008.

En 2008, Enrique de Inglaterra sirvió durante diez semanas en Afganistán —tuvo que ser evacuado anticipadamente de la zona ante los temores por su integridad física —y se convirtió en el primer miembro de la familia real en servir en una zona de guerra desde que su tío, el príncipe Andrés, voló en helicóptero en la Guerra de las Malvinas en 1982. El hijo del príncipe Carlos y Diana de Gales volvió al frente a finales de 2012, al mando de un helicóptero Apache cuyas operaciones no trascendieron hasta concluida la misión. “Es bien sabido en los círculos del Ejército, y concretamente en el círculo más íntimo de Archie, que el nombre del bebé es un gesto de agradecimiento para él”, dijo una fuente a The Sun.

Desde entonces, la relación entre el príncipe Enrique y el oficial Archie ha continuado fuera del ejército. En 2011, viajaron juntos en una misión solidaria para la construcción de escuelas en África, el mismo año que se celebró la boda del príncipe Guillermo y Kate Middleton, en la que estuvo como invitado. También acudió a la boda de Enrique y Meghan Markle, el 19 de mayo del año pasado. “Los dos han mantenido el contacto de manera regular, y Archie conoce a gran parte de la familia de Enrique, incluida Meghan”, añadió la misma fuente.

Enrique de Inglaterra, durante su segunda misión en Afganistán, en noviembre de 2012.
Enrique de Inglaterra, durante su segunda misión en Afganistán, en noviembre de 2012.

“Estoy encantado de que Enrique haya elegido para su hijo el nombre de alguien que desempeñó un papel tan importante en su vida”, dijo a The Sun el biógrafo real Duncan Larcombe, quien asegura que se dio cuenta del vínculo desde el principio. El año pasado, el oficial, de 41 años, padre de tres hijos y del que sus conocidos aseguran que se trata de un tipo muy modesto, recibió una medalla por buen servicio y buena conducta.

“Archie fue la roca de Enrique, y fue el único que ayudó a que lo enviaran a Afganistán, que siempre fue el sueño de Enrique: servir en la línea del frente”, recoge el diario británico de otra de sus fuentes. Un sueño que conllevaron varios traumas al quinto en la línea de sucesión al trono británico. Según ha desvelado Enrique de Inglaterra en varias ocasiones, su experiencia en el combate supusieron “un auténtico horror”. “La pérdida de la vida es tan trágica y devastadora de por sí, pero ver a jóvenes, mucho más jóvenes que yo, envueltos en plástico y sin extremidades, con cientos de tubos saliendo de ellos, fue algo para lo que nunca estuve preparado”, escribió el nieto de Isabel II en una carta que hizo pública en 2014.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >