Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Banderas de España, dinero, Ciudadanos y telebasura: habla Taburete

El grupo que muchos consideraron una broma musical prepara hoy su gira más ambiciosa. Nos sentamos con Willy Bárcenas y Antón Carreño, que demuestran que son tan buenos haciendo melodías para las masas como regalando titulares

taburete
Willy Bárcenas y Antón Carreño, de Taburete.

Taburete, la banda formada por Willy Bárcenas y Antón Carreño, ha pasado en menos de cuatro años de grupo de amigos a dardo favorito de la prensa cultural y, actualmente, a uno de los grandes valores del pop rock nacional. El 6 de abril inician su gira más ambiciosa, Ayahuasca Tour 2019, que por ahora tiene anunciadas 13 fechas. Grandes recintos, conciertos de dos horas y lujos que antes no se podían permitir ("llevamos dos furgonetas en vez de una") y otros que no cambian ("si pillamos una buena oferta nos alojamos en un hotel de cinco estrellas y, si no, en uno de dos").

Atrás ha quedado el análisis con lupa que se hacía de sus seguidores, a caballo entre el cachondeo y la pura curiosidad antropológica; ¿quién iba a los conciertos de un grupo conformado por el hijo del extesorero del PP y el nieto del expresidente de la Patronal, dos de las figuras políticas y empresariales más controvertidas de los últimos años en España? La respuesta es que hoy lo han hecho ya 200.000 personas alrededor del mundo y el 28 de junio, en el recinto ferial IFEMA de Madrid, planean reunir a casi 20.000.

"Hay gente a la que le encanta Taburete y le da vergüenza decirlo. Me parece ridículo, a menos que tengas 14 años. Hay gente adulta que no espabila, ¿por qué decir que algo que te gusta no te gusta? Esta especie de pijismo musical cultureta… Qué poca personalidad"

Willy Bárcenas

Ocurrió con Taburete una cosa inédita en el pop español: la prensa ponía el foco tanto sobre vosotros como sobre vuestros fans.

Antón: Somos el único grupo con el que la prensa hace eso. Yo no veo que analicen tanto a los fans de Izal o de Leiva, por ejemplo. Siempre nos han intentado sacar las cosquillas.

Willy: Llenamos el Palacio de los Deportes y al día siguiente la única crónica que había era de cómo iban vestidos los fans. ¡No hablaban del concierto!

¿Esto de decir que sois un grupo para pijos es un intento de desacreditaros?

Willy: Sí.

Antón: Desde el principio han intentado decir que esto no era un grupo, sino una broma. Pero aquí seguimos.

Willy: Ya pasa menos. Y cuando vamos a México de gira, por ejemplo, allí las entrevistas ya no tienen este componente, son entrevistas normales a un grupo de música. También lo hemos dicho todo ya, nunca hemos esquivado preguntas.

Es que sois un objetivo jugoso porque dais muchos titulares.

Antón: Es que también lo buscan. Y a veces se lo damos. Nos metemos en el barro y ya…

¿Alguna vez habéis buscado deliberadamente provocar en las entrevistas para despertar una reacción o llamar la atención de alguien?

Antón: Ya no. Al principio, cuando hacíamos las primeras entrevistas…

Willy: ...sabíamos que éramos carne de cañón. Dijésemos lo que dijésemos iba a traer cola, así que no nos escondíamos.

Antón: Pero llega un punto en el que ya hemos conseguido muchísimas cosas como grupo y queríamos hablar de eso.

Video de 'Por lo que pueda pasar', uno de los sencillos de 'Madame Ayahuasca'.

Pero hace poco, por ejemplo, sacasteis la bandera de España en un concierto en Barcelona. ¿No hay un poco de provocación ahí?

Antón: No fue así. La gente entre el público estaba cantando Que viva España y Yo soy español y nos lanzaron banderas de España. Así que cogimos una. Nosotros somos españoles y nos hicimos la foto con ella. Pero no es que saliésemos en Barcelona con la bandera… La gente empezó a cantar Que viva España, que es algo que nos ha pasado en Barcelona, en Girona…

Willy: Fue un momento muy puntual en el que las cosas estaban convulsas.

Antón: El comentario fue: “Van a provocar, no la sacan en ningún concierto y la sacan aquí”. Es cierto que no nos hacemos fotos con la bandera de España en todos los conciertos, pero nos la lanzaron y cogimos una.

Willy: Si fuese al revés, si un grupo saliese con una independentista, no pasaría nada. Pasa solo si lo haces con la bandera de España.

"No creo que Marta Sánchez fuera la persona indicada para poner letra al himno de España. Tenía que ser alguien mucho más global para que todo el mundo estuviese contento"

Antón Carreño

Pero una independentista nunca sacaríais.

Willy: No, no la sacaríamos.

Antón: Somos más de camisetas de fútbol.

Willy: No de todos, para no parecer populistas. Hay equipos que nos caen bien, como el Oviedo o el Athletic de Bilbao y hemos salido con las camisetas. Sí que cogería una señera catalana si me la tiran, por ejemplo. O una de Andalucía, de Galicia, una ikurriña, de cualquier lado. Pero no una independentista porque estoy completamente en contra.

Ahora que comenzáis una gira ya con infraestructura y muchas fechas, ¿echaréis de menos esos primeros conciertos con amigos y un público más cercano?

Antón: Se echa de menos, pero eso ya pasó. Duró apenas un año y enseguida empezamos a hacer salas que tampoco es que fueran enormes, pero en las que cabían unas mil personas.

Willy: Esta es la primera gira que vamos a hacer. Nuestra estrategia siempre ha sido hacer muchos, muchos conciertos en todas las ciudades, y esta es la primera vez que hemos decidido hacer menos destinos y conciertos más grandes, en pabellones, plazas de toros… Pero volveremos a las salas, nos gustan más.

Willy Bárcenas durante un concierto de Taburete en el Teatro Barceló (Madrid) en septiembre de 2018.
Willy Bárcenas durante un concierto de Taburete en el Teatro Barceló (Madrid) en septiembre de 2018. Getty Images

Algo llamativo del caso de Taburete es haber triunfado con una fórmula muy clásica en un momento en que las radios buscan continuamente llamar a las audiencias más jóvenes con géneros nuevos como el trap, el electrolatino

Antón: Es que los grupos de pop rock han funcionado de toda la vida en España. La gente está escuchando a los Sidecars, que es de pop rock, y a Leiva…

Willy: Al final son ciclos, pero el pop rock nunca ha pasado de moda. Vivimos una época en la que todo parece trap y reguetón, pero en los festivales sigue habiendo bandas de pop y rock, aunque parece difícil que den el paso y se hagan masivos. En la escena de festivales hay muchos grupos así, pero no termina de ser un boom como en los 2000, por poner una época cercana, en la que había grupos que lo reventaban como El Canto del Loco, Pereza, Estopa, La Oreja de Van Gogh... Creo que nosotros mantenemos ese sonido de siempre que a la gente le gusta.

“El modo privado de Spotify se inventó para escuchar a Taburete”. Es una frase que vosotros mismos habéis retuiteado. ¿Sigue ocurriendo?

Willy: Pasa, pasa muchísimo.

"Ahora tengo novia y me porto muy bien. Y cuando no he tenido novia me ha dado igual que salga y tener fama de nada. Estoy soltero y hago lo que quiero en ese sentido"

Willy Bárcenas

Antón: Con nosotros pasa más que con otra gente. Pero también nos pasaba a nosotros de pequeños con El Canto del Loco, por ejemplo, que alguno podía decir: “Eso es de niñas”, pero luego tú te sabías todas las canciones.

Willy: Hay gente a la que le encanta Taburete y le da vergüenza decirlo. Me parece ridículo, a menos que tengas 14 años. Hay gente adulta que no espabila, ¿por qué decir que algo que te gusta no te gusta? Esta especie de pijismo musical cultureta… ¡Yo escucho de todo y veo cine de todo tipo! Qué poca personalidad.

¿Vosotros no usáis el modo privado de Spotify?

Willy: Yo ahora ya no… probablemente este [señalando a Antón] en su sesión privada se esté poniendo a El Fary a las cinco de la mañana.

Antón: Yo para escuchar a Taburete. Como utilizo el perfil de Taburete, no quiero que salga ahí que Taburete está todo el rato escuchando a Taburete.

Algo que tenéis en común con el trap, con un C. Tangana, o un Yung Beef, es reivindicar los placeres de la noche, de la carne y del alcohol. ¿Qué os parecen estos fenómenos?

Willy: A mí el trap no me gusta especialmente. No es un estilo en el que haya entrado mucho. Me encanta el rap y siempre he escuchado mucho rap en español, pero el trap me cuesta a veces diferenciarlo del reguetón. No sé cuando es una cosa u otra.

Antón: Yo creo que eso depende del artista. C. Tangana hace reguetón en muchas canciones, es casi igual que lo que hace Ozuna.

Willy: Pero son artistas a los que tenemos todo el respeto. El otro día conocí a [el cantante de trap] Cecilio G y nos llevamos de cojones haciendo música diferente y teniendo vidas muy diferentes. Al final te puedes entender con cualquiera.

Antón: Y los géneros ya no están tan separados. Ahora se juntan C. Tangana y El Niño de Elche y te hacen una canción acojonante. ¿Sabes lo mejor? ¡Abraham Mateo con 50 Cent!

Willy: La canción no la he oído, pero me quedé a cuadros cuando lo leí.

Antón Carreño y Willy Bárcenas, de Taburete, durante un encuentro con la prensa en Madrid durante el verano de 2017.
Antón Carreño y Willy Bárcenas, de Taburete, durante un encuentro con la prensa en Madrid durante el verano de 2017. Getty Images

En Twitter solo os sigue un partido político, que es Ciudadanos.

Willy: No lo sabía.

¿Y qué os parece?

Willy: No conozco personalmente a nadie de Ciudadanos. Me parece bien, ojalá nos sigan todos.

Willy, en 2015 contaste en una entrevista que los ibas a votar. ¿Siguen teniendo tu voto?

Willy: No, no.

¿Y me contaréis a quién vais a votar el 28 de abril?

Los dos a la vez: No, no. (Risas).

¿Qué os pareció el himno de España cantado por Marta Sánchez?

Willy: No lo he escuchado. Un trocito, tal vez.

Antón: Yo solo lo que salió en las noticias.

Willy: Es difícil, es imposible ponerle letra.

Antón: No creo que ella fuera la persona indicada, tampoco. Tenía que ser alguien mucho más global para que todo el mundo estuviese contento.

"Me ofrecieron ir a 'Supervivientes', pero dije que no. Si entraba ahí y ganaba dinero estaba vendiendo mi alma al diablo. Porque a mí me apesta ese mundo, te lo digo así. Hasta me enfado hablando de él, no puedo con él"

Willy Bárcenas

Willy: Y nunca asociarlo a un partido político. El himno es de todos los españoles independientemente de cualquier cosa. Un himno tiene que tener exaltación patriótica. No es una canción, es un himno. Y como la exaltación patriótica se asocia al facha, no creo que muchos artistas lo hicieran.

¿Vosotros os prestaríais?

Willy: Menudas ganas de meterme…

Antón: La que nos caería...

Antón, que Willy sea siempre el más mediático ¿te molesta o por el contrario te agrada porque te deja a ti más tranquilo?

Antón: No, no molesta nada. Somos amigos desde que empezó el grupo y esto empezó así, con él siendo el cantante y siendo más conocido. En el escenario tengo mucha menos presión, desde luego. En las entrevistas, no tanto.

Con la prensa parece que ya tenéis una relación mucho más sana, ¿pero sigue habiendo grupos en la industria musical que aún os miran un poco mal?

Antón: Lo único que ha pasado con un grupo fue una vez con Los Chicos del Maíz…

Willy (a Antón): Pero no vamos a sacar aquí a Los Chicos del Maíz…

Antón: Fue una chorrada. Pero creo que no hay ningún grupo que nos haya dicho: contigo no toco.

En algún medio salió publicado que El Gran Wyoming se retiró de un evento al saber que estabais vosotros.

Willy: Eso creo que es verdad. Fue durante el récord del mundo que hizo [el cuarteto madrileño] Kitai, 24 horas seguidas tocando. Nos invitaron a hacer una colaboración e iba el grupo del Wyoming y por lo visto se retiró porque íbamos nosotros. Nos enteramos al leerlo, y luego por lo que pregunté yo, era verdad. ¿Qué puedo decir? Me parece muy infantil para un señor de su edad este tipo de actitudes. Allá él.

¿Cómo lleváis que vuestra vida privada interese?

Antón: La mía no interesa tanto.

Willy: A mí no me hace especial ilusión, pero puedo entender que haya algún artículo… Me hago un viaje con Loreto [su pareja] y salen: “Las vacaciones idílicas de no sé quién”. Yo también me arriesgo subiendo fotos, pero quiero darle naturalidad. Y al que le pueda interesar ya lo ve en Instagram. No creo que al lector medio de un periódico le interese si me he ido yo a comerme unas zamburiñas con la chavala.

Foto del Instagram del grupo en la que posan con la bandera de España al final de un concierto en Barcelona en septiembre de 2018.
Foto del Instagram del grupo en la que posan con la bandera de España al final de un concierto en Barcelona en septiembre de 2018. Instagram

¿Ligabais mucho con las fans antes de tener pareja?

Antón: El grupo que tiene seguidores y llena conciertos, liga. Pero no solo nosotros, también un futbolista.

Willy: Pasa, sí, esa es la verdad. Se liga mucho más.

En 2013 un vídeo de Justin Bieber durmiendo fue grabado por una chica que había pasado la noche por él y publicado en las redes sociales. ¿No tiene que tomar uno unas precauciones especiales por si le ocurre algo así?

Antón: Habría que tenerlas, pero no sé cuáles son. No sabes qué persona va a jugártela. Yo una vez estaba en un concierto en Londres y de repente una tía, abajo, sacó el móvil y me enseñó una foto mía durmiendo.

¿Cómo la consiguió?

Antón: ¡No lo sé! ¡Solo sé que estaba ahí en primera fila y me la estaba enseñando!

¿A ti te ha sucedido algo parecido a esto, Willy?

WIlly: La verdad es que no. Ahora tengo novia y me porto muy bien. Y cuando no he tenido novia me ha dado igual que salga y tener fama de nada. Estoy soltero y hago lo que quiero en ese sentido. No me molesta.

Antón: Pero lo que dice es que hay que tener cuidado que te hagan una foto cuando estés mamao, cuando no sé qué… Nosotros salimos de fiesta a discotecas normales y ahí tú ligas lo que puedas y lo que quieras. No hacemos reuniones en plan Julio Iglesias cenando con todo el mundo.

¿Dónde se ha metido Dron, hablando de reuniones? ["Nos vamos a casa, a casa de Dron" era el grito con el que termina Sirenas, su tema más escuchado en Spotify].

Willy: Dron se ha casado. Era un amigo. Estas canciones las hacíamos de coña para los amigos y no sabíamos en qué se iba a convertir. Esto era un grito de guerra de los amigos, “¡a casa de Dron!”, que es donde nos íbamos de fiesta cuando cerraban las discotecas. Es impresionante cómo ha calado. Dron se ha convertido en un personaje.

¿Ya no hace fiestas en su casa?

Willy: No, se ha casado y se ha acabado lo que se daba. Nos vamos haciendo un poco mayores.

Antón Carreño y Willy Bárcenas, de Taburete, durante los Premios 40 Principales celebrados en Madrid en 2017.
Antón Carreño y Willy Bárcenas, de Taburete, durante los Premios 40 Principales celebrados en Madrid en 2017. Getty Images

¿Os apetece casaros a vosotros?

Antón: Yo soy muy joven.

Willy: Yo quiero tener hijos. Casarme me parece… no sé, no soy religioso. Me interesa más la convivencia, hacer una fiesta llegado el día… pero no me veo casándome.

¿Es cierto que te llamaron para participar en Supervivientes, Willy?

Willy: Sí, antes de que existiera Taburete. Me ofrecieron bastante dinero a la semana, no me acuerdo de cuánto, y en ese momento me fue muy difícil decir que no. Pero dije que no. Si entraba ahí y ganaba dinero estaba vendiendo mi alma al diablo. Porque a mí me apesta ese mundo, te lo digo así. Hasta me enfado hablando de él, no puedo con él. Nunca voy a formar parte de él por muy necesitado que esté.

Antón: Sí que nos llamaron de La Voz. Al principio, para concursar.

¿Para concursar? Creía que ahí uno se presentaba, no lo llamaban.

Antón: Bueno… más o menos.

Willy: Estamos haciendo amigos, ahora (risas).

¿Recordáis lo primero que os comprasteis cuando ganasteis dinero con Taburete?

Antón: Me acuerdo del primer sueldo que cobramos de un bolo en Pachá, que además cobramos fatal. De cada doce euros de la entrada nos llevábamos tres. Al final nos salió a cada uno… ¿ochocientos euros? Me fui de viaje.

Willy: A mí me gusta gastarme el dinero en comer, viajar y beber. Pero luego sigo con el mismo coche que tenía cuando empecé Taburete. Y para la ropa soy un puto desastre, solo tengo camisetas de propaganda de Taburete. Pero tu nivel de vida sube, sí.

Antón: Pero tampoco nos hemos comprado coches, ni nada de eso. Es que antes no teníamos un duro de verdad.

"Taburete". ¿Nunca os habéis arrepentido de no haberos puesto un nombre un poco más profundo?

Willy: Había que ponerse un nombre para el primer concierto en un restaurante de Barcelona y nos pusimos ese así de broma, sin esperar nada. Al principio sonaba un poco a grupo rumbero, así de lolailos, pero no sé, ya ha asentado en la gente y se queda rápido.

Antón: Tal vez es que no somos muy profundos (risas).

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información