Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Ecología o economía?

¿Qué será lo próximo? ¿El empobrecimiento generalizado de las clases medias? En todo caso la destrucción del mundo como lo hemos conocido

Vista de la contaminación en Sevilla desde Camas
Vista de la contaminación en Sevilla desde Camas

Dicen que el capitalismo empezó cuando alguien tomó dinero prestado y creó nuevos sistemas de producción más grandes de lo que serían si solo se hubiera atenido a los mecanismos de supervivencia. Las sociedades crecieron. Algunas lo hicieron porque las guerras les permitieron aumentar sus recursos a costa de sus vecinas. Más tarde, otras sociedades crecieron porque explotaron los recursos de otras más atrasadas, aunque estuvieran muy distantes: llegaron las conquistas de nuevas tierras. Cuando ya no hubo nuevas colonias que expoliar, una nueva forma de aumentar los recursos fue endeudarse a costa de las generaciones siguientes. Se cambió el espacio por el tiempo. Se aumentaron los recursos del presente a costa de los del futuro. El hombre (¿o debería decir la especie humana?) ha ido encontrando nuevas formas de encontrar riqueza, sin importarle lo que va dejando atrás. Las guerras, muertos y heridos, penuria y miseria. Las nuevas conquistas, esclavitud y servidumbre. La deuda, nuevas generaciones perdidas. Los ganadores escribimos la historia. Los supervivientes no nos acordamos de los que quedaron atrás.

Dicen que es la economía de mercado, pero en pocos casos se ha incluido en el coste de la producción de un artefacto lo que supone dejar el mundo como estaba: pagar un precio justo a quien lo fabrica, gestionar las materias primas adecuadamente, administrar los residuos de forma apropiada. Así nos encontramos ahora. El mundo se está quedando sin tragaderas (sumideros) para absorber los residuos: nuestra atmósfera se hincha de CO2; nuestros mares, de plásticos, las nuevas generaciones, de deudas. ¿Qué será lo próximo? ¿El empobrecimiento generalizado de las clases medias? En todo caso, la destrucción del mundo como lo hemos conocido. Quizás las nuevas generaciones encuentren el modo de superar las dificultades y el progreso tecnológico nos depare nuevas soluciones. De hecho, ni Malthus ni Marx acertaron en sus predicciones. Pero ellos hablaban de economía y ahora hablamos de ecología.

Esta tribuna es una colaboración de un lector en el marco de la campaña ¿Y tú qué piensas?. EL PAÍS anima a sus lectores a participar en el debate. Algunas tribunas serán seleccionadas por el Defensor del Lector para su publicación.

Los textos no deben tener más de 380 palabras (2.000 caracteres sin espacios). Deben constar nombre y apellidos, ciudad, teléfono y DNI o pasaporte de sus autores. EL PAÍS se reserva el derecho de publicarlos y editarlos. ytuquepiensas@elpais.es

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >