Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuenta atrás para el día en que Lady Gaga puede cambiar su historia

Si la cantante logra un Oscar el próximo domingo entrará en un reducido grupo de músicos premiados como actores, como Cher y Barbra Streisand

Lady Gaga, en Los Ángeles.
Lady Gaga, en Los Ángeles. Jordan Strauss/Invision/AP

El momento ha llegado para Stefani Joanne Angelina Germanotta. A los 32 años, Lady Gaga recorre los últimos metros de su carrera hacia el Oscar a la mejor actriz por su papel protagonista en Ha nacido una estrella. Han sido muchos meses en los que primero se sucedieron muy buenas críticas en festivales como el de Venecia por su interpretación de Ally en la película dirigida y protagonizada por Bradley Cooper. Después comenzaron las quinielas sobre las posibilidades de hacerse con la estatuilla. Tras no conseguir el Globo de Oro, finalmente llegó la nominación a los premios de la Academia que, de culminar el próximo domingo 24 con el galardón, supondría un antes y un después en su carrera. La neoyorquina sería la cuarta artista que siendo cantante de profesión conseguiría un Oscar como actriz, la tercera en hacerlo como intérprete principal. Algo que abriría una brecha entre ella y el resto de sus competidoras en el panorama musical. El proyecto cinematográfico que hasta ahora solo le ha dado alegrías podría convertirla en un espécimen casi único en el universo de los iconos pop.

La primera diva de la canción en conquistar a la academia fue Barbra Streisand. Barbra empezó casi al mismo tiempo a cantar y a actuar con pequeños papeles en Broadway, pero no debutó en la gran pantalla hasta 1968, después de publicar varios discos. Ese papel fue en la cinta Funny Girl, que le valió la primera de las dos estatuillas doradas que posee. La segunda fue en 1978 precisamente por su actuación en el segundo remake de Ha nacido una estrella. Jennifer Hudson es otra de las afortunadas cantantes que también han escrito su nombre en la historia del cine. Fue con Dreamgirls, donde compartía protagonismo con Beyoncé. Hudson, ganadora de un Grammy con su álbum debut, eclipsó a la superestrella que hacía de reclamo en el cartel y se llevó el Oscar, eso sí, a mejor actriz de reparto.

La lista la cierra Cher, que en 1987 era una leyenda internacional de la música desde hacía dos décadas. Con su papel protagonista de Loretta Castorini en Hechizo de Luna consiguió el premio a la mejor actriz. La californiana se impuso a Meryl Streep, Holly Hunter y la gran favorita de aquella edición, Glenn Close por su papel en Atracción Fatal. Precisamente Close también es la principal competencia para Lady Gaga este domingo. La veterana actriz parte con una notable ventaja según todos los pronósticos para hacerse con la estatuilla gracias a su interpretación en Una buena esposa.

El actor y director de 'Ha nacido estrella,' Bradley Cooper.
El actor y director de 'Ha nacido estrella,' Bradley Cooper. GTRES

Dos hombres cierran ese selecto club de cantantes triunfadores como intérpretes en los premios más importantes del cine. El primero fue Frank Sinatra gracias a su interpretación de Angelo Maggio en De aquí a la eternidad. Un papel por el que La Voz peleó obsesivamente hasta el punto de recurrir presuntamente a la mafia, algo que habría reflejado Coppola en el personaje de Johnny Fontane de El Padrino. El otro fue Jared Leto, líder de la banda Thirty Seconds to Mars, que tras participar en películas como El club de la lucha o Réquiem por un sueño se hizo con el Oscar a mejor actor secundario por Dallas Buyers Club en 2014.

Además de engrosar esa pequeña lista de músicos ganadores del Oscar y de entrar en la historia del séptimo arte, Lady Gaga también conseguiría con el galardón dar un salto en su carrera como cantante. Por un lado daría un golpe sobre la mesa que la distanciaría de sus rivales en el panorama del pop, como Katy Perry o Ariana Grande, convirtiéndola en un referente de talento y prestigio con una gran madurez artística. Además, brillaría con luz propia y daría carpetazo a algo que la persigue desde sus inicios, la eterna comparación con Madonna y la acusación de imitarla e intentar usurparla como reina del pop.

Por primera vez, Gaga conseguiría algo que Madonna no ha logrado. En este sentido, necesita conseguir el Oscar, ya que la Ciccone no tiene la estatuilla pero sí el Globo de Oro a mejor actriz por Evita, un premio que a Lady Gaga se le escapó el mes pasado. Ella está preparada, radiante tras conseguir tres premios Grammy hace tan solo unos días, y, pase lo que pase, con un comienzo inmejorable y una prometedora carrera por delante en la gran pantalla.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >