Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Adolescente de Estado

Casado, Rivera y Valls han hecho lo contrario de lo que deberían

Vista de la calle Serrano de Madrid durante la concentración convocada este domingo por PP y Ciudadanos.
Vista de la calle Serrano de Madrid durante la concentración convocada este domingo por PP y Ciudadanos.

Cuenta la leyenda que, cuando Fujimori engañaba con falsas promesas a los peruanos en la campaña electoral que lo catapultó a la presidencia, sus asesores le reprocharon que se comportara como un político oportunista y no como un hombre de Estado. Y Fujimori contestó que, para ser un hombre de Estado, antes tenía que ser un político.

Quizás eso explique el comportamiento adolescente de los políticos que asistieron a la manifestación del domingo en Madrid. Casado, Rivera, Valls, aspirantes todos a hombres de Estado, de autonomía o de ciudad global, han hecho lo contrario de lo que deberían. Una persona de Estado combina serenidad con firmeza. Como Felipe González, quien criticó rotundamente la propuesta de un relator o mediador en el conflicto catalán. En una democracia, los inventos institucionales no surgen de la chistera, sino de los cauces legales apropiados y, aunque la figura del relator discutida ahora no tuviera un valor práctico relevante, sí tendría un significado jurídico y político en el ámbito internacional que a nadie se le escapa. Y, desde la tranquilidad, González le dio un tirón de orejas a Sánchez, como también hizo con la gestión de la crisis venezolana, pidiendo un reconocimiento inmediato del presidente encargado Guaidó.

Porque una persona con sentido de Estado se enfrenta a los suyos cuando toca. Es lo que distingue a González de Aznar. El día que Aznar presione a su partido para que se acerque al PSOE en algunas materias, alcanzará la categoría de hombre de Estado. De momento, hace lo opuesto, alejando al PP de los perniciosos socialistas en todo lo que puede.

Una persona con sentido de Estado modera a los radicales. Casado intenta radicalizar a los moderados, como a Núñez Feijóo o Juanma Moreno, que no mostraban un gran interés inicial por acudir a la manifestación. Porque ellos quieren gobernar Galicia y Andalucía, no descabalgar a un Gobierno con gritos y aspavientos.

No es un problema exclusivo de España. En toda Europa, las fuerzas políticas de centro, que solían buscar el consenso, están crecientemente en manos de adolescentes de Estado que, en sus ansias por llegar al poder, se queman jugando con fuego. Porque cada vez que liberales y conservadores europeos recurren a la política de banderas, son devorados por los populistas. Parece que no lo entienden. Claro, es que son adolescentes. @VictorLapuente

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >