Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Padres y exámenes

La Ley de Educación dice que los padres tienen la obligación —no solo el derecho— de seguir la evolución escolar de sus hijos. Si los padres no pueden ver detenidamente los exámenes, les falta una información muy importante. Si no pueden llevar los exámenes a casa, no pueden hablar con sus hijos de los errores que han cometido y así será difícil ayudarles a mejorar. En Alemania, los niños llevan todos los exámenes a casa. Los padres tienen que firmarlos y devolverlos. Si alguien pierde un examen es culpa suya y, sin prueba, ningún padre puede quejarse. La pérdida de un examen por parte de un alumno o de un padre no es ningún problema para la escuela. No hace falta ni hacer copias, se puede dar los originales a los alumnos.

Hans Jussen

Cunit (Tarragona)

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >