Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mariah Carey da un concierto en Arabia Saudí pese a la lluvia de críticas

Su representante asegura que la artista "apoya los esfuerzos por la igualdad", pero no ha cancelado su recital incluso después de las peticiones de Amnistía Internacional y de otros grupos de presión

Mariah Carey, el pasado 7 de enero en los Globos de Oro.
Mariah Carey, el pasado 7 de enero en los Globos de Oro. Jordan Strauss/Invision/AP

"¿Sabe Mariah Carey que Arabia Saudí tortura y mete en la cárcel a sus activistas? ¿Sabe que Arabia Saudí usa sus espectáculos para dar una imagen de falsas reformas y para distraer de incontables abusos contra los derechos humanos? Ayúdanos a hacer que Mariah Carey reconsidere cantar en Arabia Saudí". Este tuit de una activista es sólo uno de los muchos mensajes de queja a los que se enfrentaba la artista Mariah Carey por actuar el jueves por la noche en Arabia Saudí. Sin embargo, pese a las peticiones, ruegos y hasta amenazas a las que se enfrentaba, finalmente la cantante decidió llevar a cabo su concierto. 

La intérprete estadounidense cantó varios temas en la King Abdullah Economic City, una gran ciudad en medio del desierto a unas dos horas al norte de La Meca. Enfundada en un vestido de lentejuelas negras, tal y como se puede ver en diversos vídeos en redes sociales y como recoge la web de SkyNews, Carey estuvo acompañada del rapero Sean Paul y de DJ Tiesto.

Grupos de presión como Code Pink exigieron a Carey que no cantara en el país: "¿Acaso no sabe que es uno de los países con un régimen más represivo y asesino del mundo?", escribía esta iniciativa feminista pacífica en su cuenta de Twitter. "Es hora de cortar lazos con la nación más misógina y segregadora del mundo. Todas las mujeres de Arabia Saudí viven en un sistema opresivo, bajo el que necesitan el permiso de un hombre para viajar, estudiar, obtener un pasaporte, casarse o tomar cualquier otra decisión importante en su vida", afirmabanAmnistía Internacional también afirmó que "mientras Mariah Carey esté en el escenario, muchas mujeres valientes, activistas, están en la cárcel enfrentándose a torturas y otros abusos solo por exigir sus derechos. Mariah debería alzar su voz para exigir su inmediata liberación". 

Ver esta publicación en Instagram

My all, One sweet day, The distance & Shake it off

Una publicación compartida de 💚Brazil💛 (@mariahcareystar) el

Carey no es la primera artista en cantar en el reino saudita, puesto que Enrique Iglesias y David Guetta, entre otros, estuvieron allí en 2018, pero sí es una de las primeras mujeres en hacerlo en solitario, en una búsqueda por parte del reino de dar una imagen de aperturismo. Sin embargo, muchos activistas han apelado a Carey para que conozca los encarcelamientos y la opresión que viven muchas mujeres en un país que ha estado marcado los últimos meses por el asesinato del periodista Jamal Khashoggi en el consulado turco de Arabia Saudí.

Según explicó un representante de la artista a la agencia Associated Press en un comunicado, "cuando le presentaron la oferta de cantar para una audiencia internacional y de diversos géneros en Arabia Saudí, Mariah aceptó la oportunidad como un paso positivo hacia la disolución de la segregación de géneros". "Como la primera mujer artista de talla internacional en cantar en Arabia Saudí, Mariah reconoce la importancia cultural de este evento y seguirá apoyando los esfuerzos globales hacia la igualdad de todos".

Las entradas para el concierto parten de los 80 dólares y los tickets VIP llegan a los 350 dólares. Se desconoce cuánto dinero ha cobrado la cantante por esta actuación. Lo que sí se sabe es que no es la primera vez que hace actuaciones similares. En enero de 2017, cuando cantó en la boda de la hija de un millonario ruso, recibió más de tres millones de euros. En 2013 cobró un millón de dólares por tocar en dos conciertos ante el presidente de Angola, y en 2011 otro millón por cantar cuatro canciones ante la familia del dictador Muamar al Gadafi. Ambas actuaciones ya desataron el enfado de organizaciones proderechos humanos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >