Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La banca y la ley

Voy a mi banco para pedir un modesto crédito. Me dicen que para recibirlo tengo que subscribir un seguro de accidentes, que estimo demasiado costoso. Me niego, amparándome en la ley que establece que los bancos “no podrán imponer directa o indirectamente la celebración de un contrato de seguro”. El director de la sucursal me dice que si no hay seguro no hay préstamo. Presento una queja escrita. Luego leo en un importante foro de consumidores que de la Memoria de Reclamaciones del Banco de España “se desprende que las entidades siguen teniendo unos servicios de atención al cliente ineficaces y siguen sin hacer caso a las recomendaciones del Banco de España”. Ni a las leyes, añado yo.

William Lyon, Madrid. 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >