Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Conciertos y libros para fomentar la cultura musical

Nos resistimos a una vida sin rock and roll, Y puede que por eso compartamos emocionados con nuestros hijos esas bandas. Actividades para papás rockeros

La infancia –ya lejana– de muchos de los que somos padres y madres hoy sonaba a los Beatles. O a los Rolling Stones. O a Queen. Quizás a David Bowie o a Janis Joplin. O, con suerte, a Tina Turner, la reina del rock. Sus acordes son ya un cromosoma en nuestro ADN, como lo es la nostalgia edulcorada de una niñez sin móviles ni tabletas ni listas de Spotify. Solo walkmans y cadenas musicales con altavoces enormes. Hay a quienes aún nos cuesta despedirnos de ese dinosaurio que es lo analógico. Tampoco renunciamos a una vida sin los acordes eléctricos de una guitarra o sin la potencia sonora de una batería. Ni a la huella que deja la música en directo. Nos resistimos a una vida sin rock and roll, por mucho que lleve años amenazado de peligro de extinción. Puede que por eso compartamos emocionados con nuestros hijos esas bandas que forman parte de la cultura musical e, irremediablemente, de nuestras vidas. Quién sabe si buscando que sobreviva ese lenguaje universal que nos une.

Conciertos para toda la familia

En 2019, el teatro Circo Price de Madrid celebra la quinta edición de Inverfest New Rockers, un festival de música en el que apuestan por conciertos compartidos entre padres e hijos. “Estamos en una edad con hijos con los que queremos compartir conciertos de adultos adaptados a niños, no al revés”, dice Pablo Rodríguez, uno de los productores del evento. Considera Rodríguez que se debe incrementar el número de personas que elige la música en directo como opción de enriquecimiento cultural y entretenimiento.

Fue precisamente ese deseo de compartir la música en directo con sus respectivos hijos el que llevó a Enrique Fernández y JuanP Holguera a crear en 2013 Rock en familia, una serie de conciertos para ser disfrutados por padres e hijos de cero a 99 años. Se dieron cuenta durante la actuación en playback de una famosa agrupación de temática infantil. “Ambos estamos relacionados profesionalmente con la música desde hace muchos años y nos pareció una estupenda oportunidad desperdiciada para mostrar a los más pequeños lo emocionante que es la música en directo”, cuenta JuanP Holguera.

Al principio optaron por bandas con repertorio propio. Lichis, Zahara, Alondra Bentley, Los Petersellers o Rubén Pozo fueron algunos de los artistas que se dieron cita en el desaparecido 40Café de la Gran Vía madrileña. Después dieron el salto a otro tipo de formato: la actuación de bandas tributo de grandes clásicos del rock a las que precede un cuentacuentos que explica la historia de la banda, con las anécdotas más divertidas e imágenes. La idea no solo es acercar la cultura musical a la infancia, sino que tanto los padres como los hijos disfruten el espectáculo. “Cuando una niña o un niño ve a sus padres pasarlo en grande se contagia de ello, y ese sentimiento se transformará en un bonito recuerdo para toda la vida. No se me ocurre mejor forma de fomentar y transmitir la cultura”, dice Holguera. Eso sí, cree que es importante no caer en “dogmatismos” sino compartir lo que nos apasiona en la misma medida que nos interesamos por aquello que apasiona a nuestros hijos.

Es difícil fomentar la cultura musical desde la infancia si no existen referentes para los más pequeños. Fue algo que observaron en 2010 Sergio Aparicio y Carlos García-Zúñiga, componentes de la banda Happening, cuando pusieron en marcha la primera escuela de rock de Valladolid, AZ Escuela de Rock. “Nos dimos cuenta de que había un cierto vacío musical en muchos niños y niñas de entre 8 y 14 años”, cuenta Sergio Aparicio, para quien es imprescindible que los más pequeños adquieran una cierta cultura musical, “bien aprendiendo a tocar un instrumento o bien amando y descubriendo todo tipo de músicas”.

Empezaron a visitar colegios con la actividad El rock suena... en tu cole, en la que narran la historia del rock de manera práctica y divertida con el objetivo de llenar ese vacío que habían descubierto en sus clases. Durante la campaña escolar fueron muchas las familias que sentían curiosidad por el show y que querían compartirlo con sus hijos, y dieron un paso más: El rock suena… en familia, un musical familiar que narra la historia del rock desde sus orígenes en el Blues hasta nuestros días y que desde 2015 les ha llevado por teatros a lo largo y ancho de toda España.

En el escenario aparecen totalmente caracterizados personajes como Elvis Presley, Paul McCartney, Slash o Angus Young para cantar y contar en primera persona sus aportaciones a la música y la sociedad. “Las madres y los padres amantes del rock tienen la oportunidad de pasar un buen rato en compañía de sus hijos bailando, cantando, marcando ritmos con las palmas, gritando y en un horario razonable”, cuenta Paricio. Es optimista cuando le pregunto si cree que el rock está condenado a desaparecer, aunque digan eso de que los viejos rockeros nunca mueren: “Cada vez son más las familias que acuden al teatro a disfrutar de espectáculos "rockeros" y eso pienso que es un buen síntoma de que el rock nunca morirá. Además, si nos esforzamos en mostrar a nuestros hijos música honesta, amable, sin mensajes despectivos hacia los demás, estaremos creando una base muy sólida para que las nuevas generaciones crezcan con los valores necesarios para crear un mundo mejor”.

Literatura infantil con alma rockera

No solo la música que escuchamos en casa o los conciertos a los que acudimos con nuestros hijos pueden despertar ese gusanillo musical que todos llevamos dentro. Los libros también pueden acercarnos a la historia de bandas como los Beatles o los Rolling Stones. La editorial catalana Bang ediciones, lanzaba en 2017 la colección de álbumes ilustrados Ballena para acercar a las familias a la cultura musical. Lo hacía con Little Niño descubre a los Beatles (2017) y Little Niño descubre a los Rolling Stones (2018), escritos por Dani Llabrés e ilustrados por Jaime Pantoja.

Cuenta Pantoja que fue el nacimiento de su hija Clara lo que despertó sus ganas por ilustrar cuentos. Pensó entonces en su amigo Dani Llabrés, quien no tardó ni 24 horas en proponerle la idea de Little Niño (en homenaje a Little Nemo, el personaje de cómic creado de Windsor McCay) pero en este caso, el lugar donde despierta Little Niño después de quedarse dormido es en el universo de una banda de música legendaria. “Nunca creí que acabaría escribiendo cuentos para niños ni que sería un reto tan apasionante ni tan divertido”, dice Dani Llabrés.

Son las letras de las canciones de los Beatles y de los Rolling las que marcan las aventuras, los escenarios y los personajes que Little Niño va encontrando. Y en ambos casos nos proponen una playlist del libro en Spotify con la que acompañar su lectura. Pero, ojo, sin ningún propósito de imponer los gustos de los adultos a los más pequeños. “Nuestra intención con estos álbumes era hacer los libros que nos gustaría haber leído de pequeños. Son divertidos y también tienen divulgación y música de fondo. Sobre todo nos gusta que el lector –pequeño o mayor– descubra la banda sonora del libro a través del entretenimiento. Nos gusta que el abuelo o la madre ponga al alcance del niño universos tan ricos como el de los Beatles o los Stones y que el niño decida si le gusta. Nuestros libros los compran los padres porque les apasionan esos grupos y hace que ellos se apasionen a su vez contándolo. Si ellos se apasionan es posible que los niños acaben pidiendo esa música”, explica Jaime Pantoja a El País, quien adelanta que ya están trabajando en el siguiente título: Little Niño descubre a David Bowie, que verá la luz en 2019.

Sobre el futuro del rock and roll, el ilustrador de Little Niño también es optimista: “Creo que siempre habrá cuatro personillas jóvenes que agarren sus guitarras y su batería y se pongan a tocar en un garaje. No creo que la industria deje morir un producto tan valioso”. Añade que como padres lo único que podemos hacer es predicar con el ejemplo y escuchar buena música en casa. “Como con la comida, lo importante no es lo que coman ellos, sino lo que comas tú, y sobre todo que no haya comida basura a su alcance. Si tú escuchas un determinado tipo de música en casa, esa será la base de lo que escuche a largo plazo. Esta idea también vale para el cine, para la literatura y los hábitos de lectura, y creo que para todo”, concluye Jaime Pantoja.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información