Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

China deslumbra con sus megaconstrucciones

El gigantes asiático acaba de inaugurar el puente más largo y ultima el aeropuerto más grande del mundo

Panorámica del nuevo aeropuerto de Pekín.
Panorámica del nuevo aeropuerto de Pekín.

China tiene ya otro motivo para presumir de superpotencia. Su construcción ha sido tortuosa, pero al fin se ha inaugurado el puente sobre el mar más largo del mundo, una colosal obra de ingeniería para unir la ciudad de Hong Kong con Zhuhai y Macao que arroja cifras de infarto: mide 55 kilómetros, salpicados de túneles submarinos y dos islas artificiales, abraza 400.000 toneladas de acero y ha costado unos 17.400 millones de euros. Esta titánica pieza se ha convertido en una de las infraestructuras más complejas de todos los tiempos. La descomunal obra no es solo un icono para el gigante asiático, es también una demostración de interés por las conexiones mundiales dentro de la ambiciosa Nueva Ruta de la Seda. A este megapuente, China unirá el próximo año el nuevo aeropuerto de Pekín, considerado ya el más grande del mundo, con una flamante terminal de 700.000 metros cuadrados de superficie. En la construcción de esta fantástica y futurista obra trabajan más de 40.000 operarios para que el aeródromo entre en funcionamiento el próximo 30 de septiembre.

La capacidad de China para abordar megaproyectos había quedado patente con la presa de las Tres Gargantas, una gran muralla levantada en el curso del río Yangtsé de 2.309 metros de longitud y 185 de altura. Los 17 tortuosos años que tardó en levantarse dan idea de la enorme dificultad para cimentar una obra que alberga la central hidroeléctrica más potente del planeta.

Ya decía Julio Verne que todo lo que un hombre pueda imaginar, otros podrán hacerlo realidad. La tecnología del siglo XXI le está ganando claramente la partida a las serendipias literarias. El tren supersónico Hyperloop, capaz a viajar a 1.200 kilómetros por hora dentro de un tubo sensorizado, es solo un ejemplo. Ideado por el visionario tecnológico Elon Musk, fundador del PayPal, Tesla y SpaceX, el proyecto se presentó recientemente en el Puerto de Santa María (Cádiz) y promete recorrer en apenas una hora la distancia que separa la ciudad andaluza de Barcelona. Las líneas comerciales ultralargas de aviación tienen su propio récord: Singapur-Nueva York sin escalas en 18 horas y 45 minutos para recorren de un tirón los 16.700 kilómetros de la ruta. Un hito para el transporte aéreo y un verdadero suplicio para los pasajeros de clase turista encajonados en sus incómodos asientos.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >