Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
harry pater OPINIÓN i

‘Persiguiendo a Amy’ | La aventura de los cómics infantiles

Uno de los recuerdos más felices que tengo de mi infancia era comprar cómics con mi abuela a la salida del cole

Si les compras cómics a tus hijos, se convertirán en grandes lectores...o al menos tendrán algo para revender en Wallapop dentro de unos años.
Si les compras cómics a tus hijos, se convertirán en grandes lectores...o al menos tendrán algo para revender en Wallapop dentro de unos años.

Uno de los recuerdos más felices que tengo de mi infancia era comprar cómics con mi abuela a la salida del cole.

En esa época donde las librerías especializadas eran aldeas galas resistentes y desconocidas y donde las futuras pelis y series Marvel de éxito eran toda una quimera, nuestro viaje semanal para ver qué cazábamos era una aventura. Pese a lo difícil que era completar colecciones, llegué a atesorar muchísimos números que releía con una pasión enfervorecida.

Nunca seré de esos padres que quieren mantener el negocio familiar durante generaciones y obligan a sus hijos desde la cuna a ser médicos/abogados/arquitectos, pero sí que me encantaría que mi niña compartiera mi amor por los cómics. (Por los libros ya lo tiene, que disfruta de una biblioteca particular con centenares de libros y cada noche quiere leer un par por lo menos).

Yo ya le voy comprando para el futuro todos los números 1 que aparecen (en inglés y castellano, claro), y también colecciones más adultas, como la Ms.Marvel escrita por G. Willow Wilson, que es una maravilla, nunca mejor dicho. Y tengo muchas ganas de llevarla cada mes a comprar las colecciones que ella siga. Cuando sepa leer, claro.

Pero ¿por qué esperar a que lea ella sola? ¿Por qué no comprarle ya cómics infantiles aunque sólo tenga tres años y medio?

Ahora que los cómics son mainstream, pensaba que habría mucha variedad donde elegir. Pero con mis libreros de cabecera, Jorge Jiménez del Moral (de Aqualata) y Diego Delgado (de Vértice), también padres y frikis, investigamos las ofertas actuales y vemos que, aunque interesantes, hay poquitas opciones.

  • Bang Editores tiene en su sello Mamut muchas propuestas de cómics (sin diálogos o con poco diálogo) para lectores de 3, 6 y 9 años. De todo lo publicado, nuestra preferida es La caca mágica de Sergio Mora, que hemos releído y regalado decenas de veces.
  • ECC, en su sello Kodomo, presenta dos líneas muy curiosas: cuentos infantiles con los superhéroes como protagonistas para que los críos conozcan a los personajes (con títulos como Es hora de dormir, Batman, o ¡Sé una estrella, Wonder Woman!) y cómics como TeenTitansGo!, con formato comicbook, dibujo grande, poco texto y cero violencia para que los niños se sientan mayores.
  • Panini hace lo mismo con su Marvel Kids, con Ultimate Spiderman y Los Vengadores, que recomiendan para 6 años.
  • Editorial Juventud, toda una institución por llevar décadas publicando Tintín, tiene la colección Juventud cómic, dedicada a los más pequeños, con éxitos como Narval, unicornio marino.

Darles cómics a los niños es crear una rutina de construir la propia biblioteca personal y acercarse a las librerías de proximidad para buscar la nueva entrega mensual, de la misma manera que otros padres los llevan al fútbol desde pequeños.

Si much@s más os animáis a hacer lo mismo, igual hasta conseguimos lector@s apasionad@s y darle vidilla a esta industria.

Y eso sí que es una hazaña digna de superhéroes.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información