“El éxito de un canal infantil en YouTube reside en que el niño interactúe: vea, cante, baile...”

Roberto Pumar es el creador de ‘El Reino Infantil’, una plataforma que une dibujos animados y canciones y que cuenta con millones de visualizaciones en el mundo

getty

El Reino Infantil es el canal de moda en YouTube. Unos 23 millones de usuarios entran cada mes en España, unas 780.000 visitas diarias. Un espacio donde los colores, los animales y las canciones atrapan a millones de usuarios en el mundo. “El éxito del Reino Infantil ha sido conseguir que los niños no solo vean La Vaca Lola, sino que la canten y la bailen en familia a cualquier hora del día. Reside, sobre todo, en esa interacción constante del menor”, dice Roberto Pumar, argentino y procedente de la industria musical. Pumar se embarcó hace tres décadas en una discográfica, Leader Music, que ahora se llama Leader Entertaiment. “Trabajar en el universo de las redes no es lo mismo que hacer una canción y esperar que sea un éxito o no. El mundo de YouTube es muy diferente. Yo siempre digo que el éxito en Internet depende un 60% de la empresa y un 40% de los usuarios”, prosigue.

Su canal infantil cuenta con millones de visualizaciones en el mundo, es el canal número 13 más visto del planeta y el primero en español con más de 300 vídeos animados. “La constante interacción con el consumidor nos ayuda mucho a saber cuáles son las tendencias, qué es lo que les gusta más o menos a nuestros espectadores, cuando algo funciona y cuando no lo hace. No seguimos una programación como otros canales infantiles, nos vamos adaptando a los gustos del espectador. Nos centramos sobre todo en el niño”, relata Pumar. “Nuestros vídeos van acompañados de las canciones infantiles de siempre. Es un contenido que sorprende, que se baila, se canta, te hace moverte. Y creemos que eso es lo mejor”, prosigue.

Aunque también han tenido algunas críticas. “Recuerdo que publicamos la canción Los días de la semana, de Gabi, Fofito y Miliki y nos criticaron mucho. Para los usuarios, la canción habla de explotación infantil. Por todo esto, el tiempo en el que estamos trabajando también es fundamental. Ahora hay que tener muchas cosas en cuenta que hace unos años se ignoraban, como los derechos de las niñas, la fuerza del movimiento de la mujer… Ahora a una niña no se le castiga si no plancha, y hacerlo está muy mal visto”, reitera. El vídeo fue borrado. “Hoy tenemos que ser muy cuidadosos y mucho más al tratar todo el rato con material dirigido a niños”.

Más información
YouTube endurece el control parental de su aplicación para niños
Pocoyó estrena aventuras en YouTube Kids

Todo el contenido está verificado. “Contamos con un equipo creativo, con compositores que son los encargados de hacer las canciones y profesionales que nos orientan”, argumenta. “Además, los padres pueden estar tranquilos porque no van a encontrar ningún comentario dañino o insultante, tenemos a personas especializadas que logran un espacio seguro para que los más pequeños de la casa no vean nunca material desagradable”.

Un canal multiplataforma y disponible en español, la mayoría de usuarios procedentes de América Latina, portugués, inglés y ruso. El Reino Infantil quiere dar el salto a España y pretende también sacar los contenidos de la pantalla, haciendo que este llegue de una forma más directa: “Con una obra de teatro, para que las familias interactúen tú a tú con sus personajes favoritos, y artículos de promoción comercial, para que los más pequeños de la casa puedan también jugar con ellos”.

Roberto Pumar con sus personajes.
Roberto Pumar con sus personajes.

Sobre la firma

Carolina García

La coordinadora y redactora de Mamas & Papas está especializada en temas de crianza (Salud, Psicología) y ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS. Es autora de 'Más amor y menos química' (Aguilar) y 'Sesenta y tantos' (Ediciones CEAC). Es licenciada en Psicología, Máster en Psicooncología y Máster en Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS