Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez, el okupa

Esa K no existía en la Segunda República pero sí el significado que hoy la asiste como insulto

Los Reyes presiden el desfile del 12 de octubre, en el paseo de la Castellana. El presidente del gobierno, Pedro Sanchez y la ministra de defensa, Margarita Robles. rn
Los Reyes presiden el desfile del 12 de octubre, en el paseo de la Castellana. El presidente del gobierno, Pedro Sanchez y la ministra de defensa, Margarita Robles.

Pues bien, se procede al besamanos de rigor y el presidente Sánchez y su esposa, Begoña Gómez, permanecen junto a los Reyes para dar la bienvenida a los invitados. Un error de protocolo. Los errores de protocolo deben atribuirse a los que durante los actos oficiales han de estar al tanto de que todo transcurra según esas normas escritas que casi nadie ha leído ni sabe hasta que se ve en situación. Si ese error se hubiera cometido en los años de esa Transición que estos actuales entusiastas del protocolo dicen venerar, sospecho que todo hubiera acabado en risas, en anécdota, y que el propio rey Juan Carlos, sí, él, hubiera salido del engorroso asunto con una broma. Había un mayor espacio para la naturalidad.

De pronto, oh, somos un país de expertos en protocolo. Sobre todo, cuando se trata de afear el error de un presidente de izquierdas. Ya durante el desfile se había respirado el clamor de desafección: se escucharon gritos de okupa. Algo ciertamente punki para un desfile militar. Para las personas que vociferaban ser un okupa es sinónimo de delincuente peligroso. Más allá de que no comparto en absoluto la criminalización del término, lo que querían los asistentes que llegara a oídos de Sánchez es que está okupando el sillón de manera ilegal. Se podría pensar que es porque en esta ocasión en concreto un socialista okupa La Moncloa tras una exitosa moción de censura, que por otra parte es un procedimiento irreprochablemente democrático, pero no. El rechazo es más profundo y visceral. Al igual que en Toma el dinero y corre, cuando la chica pretende explicarle a Woody Allen por qué lo deja tirado, yo le diría a Sánchez: no les gustas, te detestan, no pararán hasta desalojarte, pero no te lo tomes como algo personal. Y no lo es. Esta inquina responde a una vieja tradición de la derecha española, la de creer que mientras ellos ocupan legítimamente el poder, la izquierda lo okupa. Esa K no existía en la Segunda República pero sí el significado que hoy la asiste como insulto. Solo hay que leer a Arturo Barea en La forja de un rebelde para observar lo antiguas que son las dificultades históricas que ha tenido la derecha a la hora de aceptar el verse relegada a la oposición. A Sánchez le atribuyen falta de categoría, de clase, ambición desmedida, pero no era menos insultante lo que le gritaban a Manuel Azaña.

Los mismos que señalan ferozmente indignados una metedura de pata en el protocolo comprenden y alientan, en cambio, que el público asistente a un desfile militar —que ellos tienen por solemne— se salte a la torera la formalidad del momento insultando con rabia al presidente. Persiste un clasismo visceral que alimenta la idea de que el poder siempre ha de estar en manos de quien nazca sabiendo cómo ha de colocarse en un besamanos. Otra pregunta que cabría hacerse es quién compone el público que asiste cada año a ese desfile para montar la bronca si el presidente no es de los suyos. Son españoles, desde luego, pero no de la misma manera en que lo soy yo, y me niego a que persista la idea de que son los guardianes de la esencia de una ciudadanía que entendemos de manera opuesta.

De alguna manera, a los ciudadanos que no comulgamos con sus ideas —y aquí el verbo comulgar conjuga de perlas— nos tratan también como okupas.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >