COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Misses

Mientras tanto, ni respeto ni comparto el mundo en el que suceden cosas como esta

Ángela Ponce, la primera mujer abiertamente transexual que compitió para representar a España en el concurso Miss Mundo.
Ángela Ponce, la primera mujer abiertamente transexual que compitió para representar a España en el concurso Miss Mundo.SUSANA VERA / REUTERS

Hay días raros en los que soy optimista e imagino cosas. Por ejemplo, un mundo en el que las mujeres no sólo han logrado plena igualdad sino que, ahítas de derechos conseguidos, se dedican a pelear por los de otros que, como antes ellas, llevan siglos de desastre sobre los hombros —niños maltratados por sus padres, viejos maltratados por sus hijos, minorías de toda clase— y, solidarias y fraternas, no reproducen las formas de poder, la lógica de castas y el desprecio por lo distinto que las aquejaron durante siglos. Pero en el mundo real hay unos concursos que premian a personas bellas (una forma de condecorar el ADN, aunque esa es otra discusión), y en días pasados Valeria Morales, Miss Colombia, candidata a Miss Universo, dijo acerca de Miss España, una muchacha trans llamada Ángela Ponce, que el certamen “es para mujeres que nacemos mujeres (…) hay que respetarla pero no compartirlo”. “Respeto pero no comparto” es la fórmula que encontraron muchos para decir, sin que suene cavernario, “lo desprecio”. Días después, Miss Colombia, que ignora la diferencia ente sexo y género, reculó apenitas y dijo: “Si Miss Universo la acepta, yo la voy a recibir con todo el amor, el respeto y la tolerancia”, donde “tolerancia” quiere decir, sin que suene cavernario, “me da asco, pero lo tengo que aguantar”. Vale la pena preguntarse por qué una hermosa mujer trans siente que esos certámenes son el espacio de validación de alguna cosa (y esa es, también, otra discusión). El punto es que, mientras existan, tiene el derecho de participar. Pero si las mismas mujeres, que saben largo rato de discriminación, maltrato y desprecio, discriminan, maltratan y desprecian a otras como ellas, el mundo que imagino en mis días optimistas queda tan lejos que parece imposible. Mientras tanto, ni respeto ni comparto el mundo en el que suceden cosas como esta.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Leila Guerriero

Periodista argentina, su trabajo se publica en diversos medios de América Latina y Europa. Es autora de los libros: 'Los suicidas del fin del mundo', 'Frutos extraños', 'Una historia sencilla', 'Opus Gelber', 'Teoría de la gravedad' y 'La otra guerra', entre otros. Colabora en la Cadena SER. En EL PAÍS escribe columnas, crónicas y perfiles.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS