Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El dueño del Mónaco demanda a Sotheby’s por 330 millones

El empresario ruso Dimitry Rybolovlev acusa a la casa de subastas de ayudar a un marchante de arte a estafarlo

Dmitry Rybolovlev antes de la final de la Liga en el estadio Matmut Atlantique.
Dmitry Rybolovlev antes de la final de la Liga en el estadio Matmut Atlantique. CORDON PRESS

El empresario ruso Dimitri Rybolovlev ha decidido presentar una demanda civil contra Sotheby's, alegando que la casa de subastas ayudó a su ex marchante de arte, el suizo Yves Bouvier, a estafarlo. La documentación, que fue presentada el pasado martes ante una corte federal de Manhattan (Estados Unidos), tiene como sujetos demandantes a Accent Delight International Ltd y Xitrans Finance Ltd, dos compañías, propiedad de un fideicomiso de la familia Rybolovlev y con sede en las Islas Vírgenes Británicas. 

El dueño del AS Mónaco acusa a Bouvier de haberlo engañado durante más de una década comprando obras de arte más baratas y revendiéndoselas a un precio muy superior. Según la acusación, el marchante habría ganado entre 500 millones y 1.000 millones de euros gracias a estas maniobras, y Sotheby's habría colaborado en varias de estas transacciones. Específicamente la casa de subastas es acusada de haber sugerido al marchante varias obras que sabía podían interesar a Rybolovle, además de brindarle al millonario ruso estimaciones sobrevaloradas para facilitar la venta al precio pedido por Bouvier. "Sotheby's ayudó y alentó el fraude de Bouvier", afirma Rybolovlev a la agencia AFP. Por todos los daños y perjuicios, el originario de Perm (oeste de Rusia) pide una indemnización de 330 millones de euros. 

Sotheby's, por su parte, asegura que esta "última acción desesperada no tiene ninguna base legal", y  que defenderán "vigorosamente" a la compañía y a sus empleados contra estas "afirmaciones infundadas". Además recordaron que en todo caso quien tiene que pronunciarse sobre el tema es la justicia suiza, que viene investigando el asunto desde 2017, por lo que esperan que la demanda presentada en Nueva York sea anulada. "Sotheby's no tenía ninguna información de lo que hacía Bouvier con las obras que compraba", agrega el portavoz de la casa a la agencia francesa.  

El príncipe Alberto II y Dmitry Rybolovlev en 2018.
El príncipe Alberto II y Dmitry Rybolovlev en 2018. G3online

La disputa entre el millonario de 51 años y el que fue su intermediario parte de la compra de 38 obras de arte entre 2003 y 2014, por lo que esta pelea data de hace más de tres años. En total el empresario ruso se gastó 1.800 millones de euros en dichas transacciones, entre las que destaca la compra del retrato de Cristo de Leonardo da Vinci, Salvator Mundi, por 110 millones en 2013. En 2017, Rybolovlev lo vendió por 390 millones en una subasta de Christie's, haciendo de la pintura de Da Vinci la más cara jamás vendida.

Daniel Levy, el abogado de Bouvier, se negó a comentar a la agencia Reuters sobre la demanda. Sin embargo, en un informe de julio ante un tribunal de apelaciones de Estados Unidos, Levy describió las diversas acciones legales de Rybolovlev contra su cliente desde 2015 en Singapur, Suiza, Mónaco y Hong Kong como una "campaña mundial de terror" diseñada para que se rinda. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información