Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo Abramóvich rompe el mercado

Un empresario ruso pagará 115 millones por James Rodríguez, Moutinho y Falcao, los tres representados por Mendes, para incorporarlos al Mónaco, que disfruta de exenciones fiscales

Rybolovlev, junto al príncipe Alberto de Mónaco. Ampliar foto
Rybolovlev, junto al príncipe Alberto de Mónaco. REUTERS

Un empresario ruso, Dmitri Rybolovlev, ha roto el mercado de los fichajes antes incluso de llegar el verano. Recién ascendido a la Primera División de la Liga francesa, el dueño del AS Mónaco ya ha firmado a dos jugadores del Oporto —el colombiano James Rodríguez, mediocampista de 21 años (45 millones), y el mediapunta portugués João Moutinho (25)—; y está a punto de anunciar la contratación de Radamel Falcao, el delantero colombiano del Atlético, por unos 45 miIlones. Su sueldo será 14 millones limpios por temporada. Ayer también se incorporó el central portugués Ricardo Carvalho, con la carta de libertad del Real Madrid. Los cuatro son representados por Jorge Mendes, agente a su vez de José Mourinho y Cristiano Ronaldo.

La Asociación Deportiva Mónaco está inscrita desde su fundación, en 1924, en la Liga francesa. Allí sus jugadores han gozado de los privilegios fiscales de los residentes del Principado de Mónaco. Una ordenanza real de 1969, por ejemplo, proclamó que los futbolistas europeos de club quedaban libres de impuestos. Pero la llegada del oligarca ruso en 2011, al comprar el 66% de la entidad por 100 millones, ha despertado recelos del resto de equipos de la Ligue 1, que exigen igualdad de condiciones.

El club monegasco fichó ayer a Carvalho, central luso que llega libre del Madrid

El presidente de la República francesa, François Holande, anunció en marzo una tasa del 75% para los salarios superiores al millón de euros, aunque no la pagarán los particulares (futbolistas) sino las empresas (los clubes). Antes de junio de 2014, la Liga francesa obligará a todos los clubes de la Primera y la Segunda a tener su sede en Francia. La federación y el millonario ruso se acusan de haber tanteado una indemnización de 200 millones a pagar por la entidad monegasca. El litigio debe resolverse antes del inicio de la próxima campaña.

Falcao, ausente del entrenamiento para negociar

Falcao, durante un partido.
Falcao, durante un partido. AFP

Falcao se ausentó este miércoles del entrenamiento de su equipo en el Cerro del Espino de Majadahonda. El colombiano tenía el club para "negociar" su fichaje por el Mónaco, según confirman fuentes de la entidad rojiblanca.

El delantero se encuentra en la capital del Principado ultimando los detalles de su contrato con el conjunto monegasco, por lo que ha pedido un día más de permiso al club madrileño. Se espera que El Tigre se reincorpore a los entrenamientos el jueves para preparar el duelo ante el Zaragoza del sábado en La Romareda.

La tercera parte restante del Mónaco pertenece al Principado, de ahí el visto bueno del príncipe Alberto a la entrada de Rybolovlev. Su estadio, el Luis II, apenas tiene capacidad para 18.525 espectadores. El Mónaco ganó siete Ligas y cinco Copas francesas, y ha sido finalista de la Recopa (1992) y la Copa de Europa (2004, perdió ante el Oporto de Mourinho). Los mejores años del Mónaco se remontan a los setenta y ochenta, dirigido por Lucien Leduc y Arsène Wenger. Entre sus jugadores históricos, Manuel Amorós, Henry, Thuram, Abidal, Weah, Trezeguet, Morientes, Djorkaeff y Vieri. El reciente ascenso vino de la mano del técnico italiano Claudio Ranieri, fichado en 2012.

Rybolovlev podría haber salido de una novela de Dovtoievski. A los 29 años pasó 11 meses en prisión acusado de ordenar un asesinato del que los investigadores entendieron después que no era culpable. Sufrió varios atentados en su casa de Perm y se mudó a Suiza. Nacido en 1966 en la ciudad industrial de Perm, en los Urales, trabajó de médico antes de montar un proyecto con su padre, Eugeny, para el tratamiento médico alternativo usando campos magnéticos. En plena crisis económica rusa, muchas empresas le pagaron los tratamientos de sus empleados en productos que los Rybolovlev venderían más caros. Ganó su primer millón de dólares y se marchó a Moscú a estudiar para agente de bolsa. Su fortuna se disparó a partir del entendimiento del proceso de privatización de los negocios del Estado ruso. En 1994 fundó un banco y adquirió acciones de las principales empresas de Perm. Un año después concentró su capital en la industria de fertilizantes. Su empresa, Uralkali, ya era la mayor productora en 2012. Un año antes había aterrizado en el mundo del fútbol. Surfista y coleccionista de picassos y van goghs, Dmitry ha colmado los caprichos de su hija Ekaterina, de 24 años. Le compró un apartamento en Nueva York por 68 millones; y la isla griega de Skorpio, donde está enterrado el magnate Aristóteles Onassis, por 117 millones. Él vive en Suiza en un ático de 232 millones.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información