_
_
_
_
_
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Libertad en declive

Las urnas no cotizan a la baja. Con su soberanía se puede todo, incluso liquidar libertades y derechos, hasta llegar a implantar la dictadura

Aung San Su Kyi, jefa de Gobierno de Myanmar
Aung San Su Kyi, jefa de Gobierno de MyanmarFRANCE PRESS

Donde antaño avanzaba, ahora se estanca. Donde había poca, hay menos todavía. Donde se hallaba estancada, ahora retrocede. La libertad cotiza a la baja. Las urnas no. Todos las exaltan como expresión de la voluntad democrática, incluso los dictadores. Con la soberanía de las urnas se puede todo, incluso liquidar libertades y limitar derechos, hasta llegar a la dictadura.

El paradigma del retroceso es Myanmar, la antigua Birmania, donde la transición se ha convertido en involución; la heroína de la democracia y premio Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi, en apologista del genocidio y de la represión, de la persecución de los periodistas incluso; y la libertad del pueblo birmano, en el exterminio de otro pueblo, los rohingyas, ni siquiera reconocidos en su existencia.

Vemos cómo retrocede a lo lejos, en Turquía, China, Rusia y Venezuela, en México y en África, algo que algunos creerán todavía reconfortante. Craso error, porque también se tambalea en nuestro vecindario, en Hungría, Polonia, Eslovaquia o Malta. Y entre nosotros, bajo las presiones de poderes formales e informales, públicos y privados, pero también de nuevas censuras populistas, con frecuencia organizadas a través de las redes sociales.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

La libertad de expresión es el canario en la mina. Allí donde desfallece, desfallecen todas las libertades y desfallece la democracia. De ahí la grandeza de la Primera Enmienda a la Constitución de Estados Unidos que sitúa la libre expresión en la cúspide los derechos sagrados. Se puede quemar la bandera. Se puede insultar al presidente, blasfemar o negar el Holocausto. Lo único sagrado es la libre expresión de los pensamientos y de las ideas.

El único límite es que no se incite directamente a la violencia. No es libre expresión la orden de fuego al pelotón de fusilamiento, ni aquella Radio Mil Colinas con sus incitaciones al genocidio hutu contra los tutsis en Uganda, ni tampoco el falso grito de alarma en un cine abarrotado que provoca una avalancha.

La idea de libertad americana tiene cada vez más seguidores en Europa, aunque no los suficientes, por lo que se deduce de autos y sentencias de los tribunales españoles. Una sociedad abierta debe calibrar bien la diferencia entre quienes incitan directamente a la violencia y quienes ponen a prueba las costuras legales en el ejercicio de la libertad de expresión.

Hay que soltar a los canarios con sus trinos, por estridentes y desagradables que sean, y hay que darles incluso las gracias, porque son prenda y reclamo de las libertades de todos.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Lluís Bassets
Escribe en EL PAÍS columnas y análisis sobre política, especialmente internacional. Ha escrito, entre otros, ‘El año de la Revolución' (Taurus), sobre las revueltas árabes, ‘La gran vergüenza. Ascenso y caída del mito de Jordi Pujol’ (Península) y un dietario pandémico y confinado con el título de ‘Les ciutats interiors’ (Galaxia Gutemberg).

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_