Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Hollywood

Mark Wahlberg: de delincuente a actor mejor pagado y ejemplo ‘trumpiano’

Empezó como pandillero, rapero blanco y modelo de ropa interior. Se esforzó en superarlo y se pasó de frenada. Hoy su vida y su obra son como un sueño del Estados Unidos de Trump

Mark Wahlberg
Actor madrugador, padre modélico, emprendedor cuñado, patriota convencido y creyente abnegado. Mark Wahlberg es todo esto en 2018.

Asegura que el público siempre se pone de su parte porque "hay más gente fea y bajita en el mundo que gente como Michael Fassbender". Y Mark Wahlberg (Boston, 1971) fue el actor mejor pagado de Hollywood en 2017 (en 2018 ha sido George Clooney), así que habrá que darle la razón. Ha interpretado a pescadores, albañiles, perforadores de petróleo, boxeadores, bomberos, policías (cinco veces) y militares (seis veces) convirtiéndose en un héroe para la clase obrera: su única hazaña es madrugar, no hacer preguntas y fichar a la hora todos los días. Y él se levanta a la 2:30 para entrenar, hacer gestiones, desayunar con sus cuatro hijos (que ha tenido, para esto sí se comporta como una estrella, con una exmodelo, Rhea Durham -1978, Florida) y llevarles al colegio.

El bostoniano se pasó toda la década de los noventa sin ropa, primero rapeando al frente de Marky Mark & The Funky Bunch, luego en ya históricas campañas para Calvin Klein y finalmente culminando todo esto interpretando a un actor porno en Boogie nights. Pero hoy se viste con el uniforme de la América de Trump. O lo que es lo mismo, la América de Wahlberg. Su fanfarronada de "si yo hubiera estado en el avión que se estrelló contra las Torres Gemelas habría habido mucha sangre en el pasillo de primera clase y luego habría aterrizado en un lugar seguro" suena más trumpiana que cualquier cosa que haya dicho el actual presidente de EE UU. ¿Quién se cree que es, Liam Neeson?

Su fanfarronada de "si yo hubiera estado en el avión que se estrelló contra las Torres Gemelas habría habido mucha sangre en el pasillo de primera clase y luego habría aterrizado en un lugar seguro" suena más 'trumpiana' que las del propio Trump

Wahlberg tiene una cadena de hamburgueserías bautizada como un chiste entre cuñados (Wahlburgers), estipula por contrato que necesita dos pausas diarias para ir a la iglesia (cuando no tiene tiempo, explica, se arrodilla rápidamente en la puerta) y resume su trabajo en "hacer lo que el director le pide".

Entre esos directores hay más tipos acusados de acoso sexual que autores de prestigio. Él mismo tuvo escarceos con la delincuencia cuando pasó 45 días en el correccional a los 16 años por agredir a un tendero vietnamita tras robarle un six-pack de cervezas. Hasta para delinquir es más viril que los demás. La frase promocional de Dolor y dinero (2013) era "su sueño americano es más grande que el tuyo" pero, en realidad, no es cierto: Mark Wahlberg no ha cumplido el sueño americano, está demasiado ocupado madrugando.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información