Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

No me llames, pídeme el menú por Instagram

Las redes cambian de forma constante la manera de vender servicios turísticos. La web está ya superada y diría que incluso también WhatsApp. Nuevas vías se abren paso

No me llames, pídeme el menú por Instagram

Rafa Corner es un restaurante de comida local indonesia que atiende repartos en la zona sur de Bali. No tiene página web, ni correo electrónico ni ninguna otra red social. Solo usa Instagram. Su perfil contiene fotos de todos los platos que sirve a domicilio, sin grandes pretensiones estéticas. Son fotos de un estilo desenfadado que despiertan el apetito a cualquiera. Y utiliza las historias destacadas (Instagram Stories) para anunciar menús, precios, condiciones de reparto por zonas y testimonios de los comensales. Le envías tu pedido por un mensaje directo de Instagram y al poco puedes degustar en tu apartamento o tu hotel un clásico mie goreng o un delicioso ayam bakar. Una experiencia gastronómica local a precio local.

Todo un fenómeno. Nos enfrentamos a una nueva forma de consumo y contacto con los agentes implicados en la comercialización del sector turístico. Una nueva transformación en la era digital que facilita la organización de los viajes y que da otro recorte a los intermediarios.

Primero fue WhatsApp, que desplazó a otras formas más antiguas (lo que significa en este loco mundo de la red que a lo mejor tenían dos años) de poner en contacto a proveedores y clientes de servicios turísticos. Y ahora cada vez más, pequeños negocios como Rafa Corner están sabiendo explotar su perfil personal en Instagram como otra poderosa y nueva vía de comercialización. De hecho, medios especializados acaban de avanzar que los dueños de Instagram (Facebook) preparan una nueva aplicación, Instagram Shopping, para potenciar la app como herramienta de venta online. Mientras llega, la iniciativa y la originalidad de los pequeños comercios ya han hecho posible que con tu propio perfil personal y con contenido orgánico (no de pago) puedas llegar a una audiencia antes insospechada.

Algunos de los platos que ofrece Rafa Corner en su Instagram
Algunos de los platos que ofrece Rafa Corner en su Instagram

“Cerca de 400 millones de personas utilizan Instagram como herramienta de comunicación”, dice Phil González, autor del libro Instagram y más y uno de los mayores expertos en esta red social. “A través de su mensajería directa cada vez son más los usuarios que lo usan como un super WhatsApp, porque te permite compartir vídeos, fotos, fotos efímeras, responder en el acto a un grupo o a una persona. Instagram se ha convertido en algo mucho mayor que compartir fotos: es una gran área de entretenimiento”.

Y es que ya no solo usamos Instagram para subir fotografías ni WhatsApp para chatear con la familia y amigos. Ahora nos sirven para organizar y disfrutar experiencias mientras viajamos. Y lo más importante, abaratando costes e involucrando a tus clientes para que sean ellos mismos prescriptores de tu marca para futuros clientes.

¿Cómo? El de Bambang Hariyanto podría ser un buen ejemplo. Bambang es un guía y chófer de habla hispana e inglesa que ofrece sus servicios en la isla de Java. De origen indonesio tuvo la oportunidad de trabajar en Estados Unidos donde aprendió a hablar español e inglés. No pudo superar la melancolía ni los miles de kilómetros que lo separaban de su tierra natal y hace tres años puso fin al sueño americano. Volvió a su isla y montó un pequeño negocio de guías. Vende sus servicios con maestría a través de su perfil en Instagram, donde puedes ver todas sus rutas. Al final de la aventura pide permiso a sus clientes para colgar las fotos que han hecho durante el viaje en su perfil, generando mediante un acertado uso de hashtags un contenido especializado con consistencia visual que desprende la credibilidad suficiente como para contratarlo vía mensaje desde el otro lado del mundo. No hay nada más influyente para un potencial cliente que ver la cara de felicidad de otro cliente, y más si es en el perfil personal de alguien con contenido orgánico y sin trampas ni artificios, reconfirmando así que una imagen vale más que mil palabras.

Bambang con una turista en Prambanam
Bambang con una turista en Prambanam

Hemos leído mil veces que internet, la revolución tecnológica, las redes sociales y la democratización de los dispositivos móviles son los grandes actores de la transformación del sector de viajes durante las dos últimas décadas. Y es cierto, pero también es cierto que no hay un patrón de compra que termine de consolidarse como único. Ni lo habrá. Hoy hablamos de ese apartado de mensajería en la ventana principal de Instagram al que se accede tocando el icono del avión de papel como un revolucionario canal de venta de tus productos. Pero mañana aparecerá otro. Seguro.

¿Y quién no lleva hoy en día estas apps instaladas en el teléfono móvil? D. E. P. el correo electrónico. Nada más emocionante que el fabuloso mundo de las nuevas tecnologías en los viajes.

Más información