Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía no investigará dos supuestas agresiones sexuales de Kevin Spacey y Steven Seagal en los 90

El ministerio fiscal considera que los supuestos delitos ya habrían prescrito

Steven Seagal y Kevin Spacey.
Steven Seagal y Kevin Spacey.

La fiscalía ha rechazado este lunes investigar a los actores Kevin Spacey y Steven Seagal por dos supuestas agresiones sexuales ocurridas hace 25 años, en los 90, según ha informado el portal TMZ. La oficina del fiscal del distrito del condado de Los Ángeles ha decidido no presentar cargos en los casos contra ambos intérpretes por supuestos incidentes ocurridos a principios de la década de los 90, pues ya habrían prescrito.

En el caso Spacey, según la información de TMZ, un hombre afirmó haber sido agredido sexualmente por él en 1992, pero la fiscalía de este condado ha concluido que el supuesto delito ya habría prescrito: "Por lo tanto, no se justifica un análisis de las fortalezas y debilidades de la acusación". El fiscal ha llegado a una conclusión parecida para Seagal, que fue acusado de una agresión sexual por una mujer en 1993. 

El pasado noviembre, la actriz Portia de Rossi se unió a las mujeres que han denunciado acoso sexual en el mundo de Hollywood, y sumó el nombre de Steven Seagal a la lista de acusados. La intérprete relató en Twitter su desencuentro con el director y actor. En las mismas fechas, la actriz Julianna Margulies, protagonista de la serie The Good Wife, relató en un programa radiofónico una experiencia similar con Steven Seagal en los años noventa, en la habitación de un hotel de Nueva York donde se alojaba. Al llegar, el director le mostró que tenía un arma de fuego. "Salí de allí ilesa, no sé cómo. Grité para poder salir de allí", explicó entonces Margulies.

Desde el pasado agosto, el actor estadounidense Kevin Spacey está siendo investigado en Los Ángeles por un nuevo caso de presunta agresión sexual. Una portavoz del departamento del alguacil del condado de Los Ángeles detalló que la supuesta agresión tuvo lugar en octubre de 2016 en Malibú, una ciudad situada a unos 50 kilómetros al oeste del centro de Los Ángeles. La noticia llegó horas después del estreno de su película Billionaire Boys Club, que recaudó 618 dólares en total en su estreno en los cines de Estados Unidos lastrada por las numerosas acusaciones de agresión sexual que han acabado con la carrera del actor.

Esta última investigación por agresión sexual no es la primera en Los Ámgeles. Las autoridades de la ciudad ya estaban investigando al actor por otro incidente similar que presuntamente ocurrió en octubre de 1992 en West Hollywood, la que este martes ha rechazado investigar el fiscal.

Al margen de Los Ángeles, el actor está siendo investigado por al menos seis casos más de agresión sexual en el Reino Unido. Las fuerzas del orden recibieron las denuncias en Londres y Gloucester, ciudad del oeste de Inglaterra, entre febrero y abril de este año, de acuerdo con la cadena británica, si bien la Policía no ha querido confirmar el nombre de la persona investigada. De los tres casos denunciados este año, dos habrían ocurrido en Londres —en los barrios de Westminster (1996) y Lambeth (2008)—, mientras que el tercero corresponde a Gloucester, en 2013. Los otros tres casos denunciados el año pasado habrían ocurrido en Londres, dos en 2005 y otro en 2008. Según los medios, el actor afronta acusaciones de agresión sexual de unos 30 hombres.

Hollywood, tras el escándalo en torno al productor Harvey Weinstein, acusado por decenas de mujeres en diferentes casos de agresión sexual, se encuentra desde hace meses inmerso en una enorme polémica ante el goteo constante de nuevas acusaciones de abuso y acoso sexual. Las acusaciones salpican a actores como Kevin Spacey o Dustin Hoffman, y cineastas como Brett Ratner o James Toback.

Más información