Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La verdadera historia de ‘Respect’, la canción escrita por un hombre que Aretha Franklin convirtió en himno feminista

La muerte de la cantante ha dejado a millones de apasionados del soul huérfanos de su gran estrella, pero también una de las más grandes canciones sobre los sentimientos femeninos que hemos conocido

Aretha Franklin
Aretha Franklin, fotografiada en 1968. Express Newspapers/Getty Images

“R-E-S-P-E-T-O. Averigua lo que significa para mí”. Cuando Aretha Franklin (Memphis, 1942-Detroit, 2018) cantó con desgarro esa frase en 1967 parecía que estaba respondiendo a la popular pregunta que lanzó al aire Sigmund Freud décadas antes: “¿Qué es lo que quiere una mujer?”. Lo más curioso es que Respect, para la posteridad un himno feminista y una de las canciones más conocidas y veneradas de la historia del soul, fue antes una composición de Otis Redding pensada para ser cantada por hombres. Respect no es solo hoy un himno por su letra poderosa y reivindicativa, sino porque esa letra surgió cuando se le dio la vuelta a todo lo que un hombre le pedía a una mujer.

El gran acierto de Aretha fue cambiar la letra y ponerse en la piel de esa mujer que espera en casa: ahora ya no es el marido el que llega cansado de trabajar y pide a su esposa que lo trate con dignidad, sino ella la que le dice que si quiere su admiración y sus favores se los tendrá que ganar

Volvamos dos años atrás en el tiempo. En 1965 el cantante y compositor Otis Redding (famoso también por temas como (Sittin’ On) The Dock of the Bay, cuyo estribillo decidió solventar con un hoy celebérrimo silbido porque no se le ocurría más letra) escribió Respect como la súplica de un hombre desesperado que trabaja para llevar el dinero a su hogar. Según algunos de sus biógrafos, la idea surgió cuando Redding volvió a su casa después de una gira y sintió que su mujer no lo recibía ni lo trataba como él hubiese esperado. Le comentó esta situación a su batería, Al Jackson Jr., que le dio la razón y observó: “Estás en la carretera todo el tiempo. Todo lo que puedes esperar es un poco de respeto cuando llegas a casa”. Una frase que terminaría siendo una de las que forman las estrofas de la canción.

Otis compuso la canción y se la ofreció, en forma de balada, a Speedo Sims, que era el manager de su gira pero también tenía una banda, The Singing Demons. Pero Speedo, por fortuna para todos los implicados en esta historia excepto para él, no pudo grabar la canción: sus capacidades vocales no estaban a la altura en el estudio. Otis Redding se la quedó, la grabó y la publicó en un álbum de 1965, Otis Blue. La canción fue un éxito moderado en las listas americanas y varias bandas, tanto estadounidenses como británicas, publicaron versiones de la canción durante los dos años siguientes adaptándolas ligeramente a sus estilos, pero manteniendo la letra y el espíritu de la original.

La versión original de 'Respect', cantada por su compositor Otis Redding.

Hasta que llegó 1967 y la canción cayó en manos de Aretha.

Aretha alargó ligeramente la canción, le subió el ritmo y ejecutó dos cambios fundamentales. El primero fue transformar la letra y ponerse en la piel de esa mujer que espera en casa. Ahora ya no es el marido el que llega cansado de trabajar y pide a su esposa que lo trate con dignidad, sino ella la que le dice con una increíble fuerza a su marido que si quiere su admiración y sus favores, se los tendrá que ganar.

El segundo cambio fue esa magnífica parte final en la que deletrea el nombre de la canción (“R-E-S-P-E-C-T”) y los coros de sus dos hermanas, Carolyn y Erma, cantan a continuación ese veloz, misterioso y muy debatido “sock it to me / sock it to me / sock it to me...”. La frase era popular en los sesenta gracias a un programa de televisión y significa, básicamente, “dámelo ya”, pero tiene un doble sentido sexual y una sonoridad parecidísima a la frase “suck it to me”, una invitación a la práctica del sexo oral que luego harían célebre Almodóvar y McNamara. Algunos analistas quisieron ver en la canción de Otis un doble sentido con aquello de que se merecía respeto: ¿era ese "respeto" una forma eufemística de referirse al sexo? Aretha, lejos de eliminar esa referencia velada, cargó las tintas al añadir esa frase. 

La versión de 'Respect' cantada por Aretha Franklin en 1967.

La versión de Aretha alcanzó el número uno no solo en la lista R&B, también en la general, conocida como el Billboard Hot 100, y la convirtió en una gran estrella del género. Hoy su versión es la más popular y la que es versionada tanto por hombres como por mujeres. La cantante británica Rumer, gran heredera actual de aquella escuela de soul, no solo es una fan entregada de Aretha si no que publicó una canción llamada Aretha que resume muy bien la sensación de vacío y a la vez de agradecimiento que hoy sienten millones de fans alrededor del mundo tras su muerte: “Oh, Aretha, no quiero ir a la escuela porque no me entienden y me parece un lugar cruel. Pero siempre me queda Aretha, por la mañana, sonando en mis cascos mientras camino hacia el colegio”.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información