Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un foro de ideas para mujeres del siglo XXI

Nace el primer 'think tank' para impulsar el talento femenino en el ámbito económico: Woman Forward

Un foro de ideas para mujeres del siglo XXI
Pexels

Este miércoles 18 de julio ha empezado a andar el primer think tank para impulsar el talento femenino en el ámbito económico, como lo denomina la presidenta y fundadora de la Fundación Woman Forward, Mirian Izquierdo. Los objetivos de este foro de pensamiento en el que participan cerca de una treintena de directivos son sensibilizar a los líderes empresariales de la necesidad de promover la presencia de la mujer en los puestos de máxima responsabilidad en las empresas españolas y así poder cumplir con la cuota del 30% que marca la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) para 2020.

España está perdiendo oportunidades de crecimiento si no promueve la paridad, asegura Izquierdo, y corre el riesgo de quedarse descolgada de los países de la UE; aunque valora muy positivamente el impulso que ha dado el nuevo Gobierno a la igualdad: “Con sus 11 ministras ha lanzado un mensaje muy claro a las empresas de que las mujeres aportan valor, competitividad e innovación, lo que va a contribuir a cambiar la cultura de las organizaciones; las compañías españolas todavía ven de forma reticente que las mujeres asuman la dirección, están retraídas frente a la igualdad”.

Varios miembros de este laboratorio de ideas han explicado esta mañana en Madrid las ocho principales razones de mejora de la sociedad que la comunidad científica ha demostrado que lleva aparejada la incorporación de las mujeres en los puestos de poder: crea valor para la sociedad, para la economía, mejora la igualdad, el gobierno corporativo, la sostenibilidad, el crecimiento y la gestión empresarial y el poder de compra.

Para empezar, “los Principios para el Empoderamiento de las Mujeres están asociados al lema La igualdad es un negocio”, tal y como recuerda frecuentemente el director del Pacto Global de Naciones Unidas, Georg Kell. De hecho, España podría mejorar entre un 15% su PIB hasta 2025 con la incorporación paritaria del talento femenino, según las investigaciones de McKinsey, obteniendo 110.000 millones de euros adicionales hasta 2025, explica Ana Guzmán, consejera delegada de Aberdeen Management para el sur de Europa. Porque dos tercios de la población, indica Carmen Quintanilla, presidenta de Afammer, creen que el mundo sería mejor si los hombres pensasen más como las mujeres, en la cooperación, la comunicación y el intercambio. “La feminidad es el sistema operativo de la prosperidad del siglo XXI”, sostiene.

Un foro de ideas para mujeres del siglo XXI

De hecho, las mujeres podrían ser una pieza clave para el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU, ya que organizaciones con féminas en sus comités de dirección han demostrado que priorizan en cuestiones medioambientales y son más proclives a incorporar sistemas de gestión de impactos sociales y riesgos de cambio climático, según Carmelo Angulo, expresidente de Unicef. También tienden a medir las emisiones de carbono de sus empresas y a poner en marcha programas para reducirlas.

La igualdad es más sostenible y además aporta un mejor gobierno corporativo. Las organizaciones con mayor presencia de mujeres en sus consejos de administración tienden a ser más transparentes, impulsar mecanismos contra la corrupción y tener mejores políticas de buen gobierno, aprecia Maite Aranzábal, consejera de Adolfo Domínguez. Y a obtener mejores resultados empresariales. Según la directora general de Talengo, Mayte Martínez, el aprovechamiento del talento de la mitad de la población redundaría en un mayor crecimiento para las empresas por su sólida ética empresarial, su orientación a resultados, resistencia y persistencia en obtener retroalimentación. Como asegura Juan Carlos Santé, consejero delegado de Pharmex, las organizaciones con menos de un 30% de mujeres en puestos de liderazgo tienen 12 veces menos posibilidades de sobresalir financieramente y, por el contrario, las organizaciones con liderazgo femenino ofrecen un 34% más de beneficios a sus accionistas.

La brecha salarial podría reducirse, indican los estudios, si la dirección fuera paritaria. Igual que la gestión de los riesgos, de las plantillas, la sostenibilidad, el gobierno corporativo y el compliance de las empresas podría mejorar, en opinión de Enrique Sánchez de León, director general de la APD (Asociación para el Progreso de la Dirección).

La feminidad es el sistema operativo de la prosperidad del siglo XXI

Carmen Quintanilla

Por razones de igualdad y también por razones económicas hacer obligatorios los permisos de paternidad es una palanca para la igualdad en la empresa, en opinión de Eva Levy, puesto que habitualmente, cuando nace un hijo, los permisos los cogen las mujeres y son una clara barrera a su promoción en la empresa. El estudio del Instituto Peterson ha puesto de manifiesto que hay una correlación clara entre los permisos de paternidad y la llegada de las mujeres a los consejos de administración, agrega esta experta en liderazgo femenino, con lo que la medida que defiende el ejecutivo más paritario de la historia española (junto con Podemos) apoya la igualdad de facto.

Con todos estos argumentos y algunos más, como el aportado por Hilario Alfaro, presidente de Madrid Foro Empresarial, que aludió a que el 30% de los españoles dejarían de comprar una marca si supieran que no respeta las políticas de igualdad, se presenta este foro de pensamiento económico. El think tank Woman Forward realizará un informe para analizar la aportación de valor de las mujeres a empresas e instituciones, detectar las barreras que existen todavía en su ascenso y realizar las recomendaciones de mejora pertinentes. También llevará a cabo acciones de difusión y formación en igualdad dentro de las empresas, donde perseguirá que se sitúe la diversidad en el área de derechos humanos, en lugar de en el de responsabilidad social corporativa (RSC). Igualmente, promoverá la adopción de un código de conducta que establezca el compromiso de las empresas de selección por proponer perfiles de mujeres en los órganos de decisión corporativos. Todo con un reto: que la mujer del siglo XXI participe en igualdad de condiciones en los ámbitos de decisión económica.