Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mortalidad evitable

El incumplimiento de la normativa sobre contaminación provoca un aumento de fallecimientos prematuros

Boina de contaminación en Madrid.
Boina de contaminación en Madrid.

Un nuevo estudio de la Escuela Nacional de Sanidad corrobora lo que es una evidencia incontestable: que la contaminación atmosférica se ha convertido en una de las principales causas de muerte evitable en España. Este estudio aporta la novedad de que los cálculos surgen de analizar y correlacionar la mortalidad y los niveles de polución en cada capital de provincia. Aunque referidos a un periodo ya algo lejano (entre 2000 y 2009), permite aquilatar con datos precisos y no solo estimaciones un gravísimo problema que ha crecido sin una respuesta suficiente por parte de las Administraciones públicas.

En ese periodo, la contaminación ha provocado 93.000 muertes prematuras, el 3% de todos los fallecimientos y ocho veces más que los accidentes de tráfico. Esta comparación permite observar la importancia de aplicar políticas públicas a tiempo. Tras años de conformismo e inacción ante el imparable aumento de las muertes en carretera, por fin una decidida campaña del Gobierno logró reducir en un 70% las muertes entre 2003 y 2013, hasta situarlas ese año en menos de mil. Pero mientras eso ocurría, la ampliación del parque móvil y la mayor presencia de coches diésel provocaban un aumento de las muertes por contaminación mucho más grave en términos cuantitativos e insidiosa, porque la polución no figura como causa directa de la muerte, sino la afección respiratoria o cardiaca que la desencadena.

A diferencia de los accidentes de tráfico, en este caso el aumento de la mortalidad ha sido consecuencia directa de un incumplimiento sistemático de la normativa que las autoridades están obligadas a respetar. Tras las últimas elecciones municipales, algunos Ayuntamientos, entre ellos los de Barcelona y de Madrid, han aprobado planes para reducir la polución. Pero este es un gravísimo problema de salud pública que requiere un plan de acción coordinada desde el Gobierno que priorice la protección de la vida y la salud de las personas.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.