Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un pueblo suizo probará los efectos del salario universal

Los 1.300 habitantes de Rheinau cobrarán durante un año 2.200 euros al mes

Viñedos en Rheinau, Zúrich (Suiza).
Viñedos en Rheinau, Zúrich (Suiza). Getty Images

El municipio de Rheinau, cerca de Zúrich, es noticia estos días en Suiza. La razón es que esta localidad, de apenas 1.300 habitantes, ha decidido volver a experimentar con el ingreso universal de base. Hace dos años, los suizos rechazaron la posibilidad de este salario social. Casi el 80 % votó contra esta idea, considerada como “insensata” y un “estímulo a la pereza”, según sus numerosos detractores. En el referéndum de 2016 se trataba de proporcionar un ingreso básico a todos los ciudadanos, independientemente de su nivel de ingresos o condición laboral.

En el caso de Rheinau, el experimento no es fruto de una votación federal, sino idea de la realizadora Rebecca Panian. La cineasta se inspiró en el referéndum de 2016 y puso en marcha un proyecto para estudiar cuáles serían los efectos de un ingreso universal incondicional, fijado en este caso en 2.200 euros mensuales (superior al salario básico suizo). Participan en la tarea un economista, un especialista en comunicaciones, un sociólogo, un experto en relaciones laborales y Andreas Jenni, el alcalde socialista de Rheinau. La experiencia debería comenzar en 2019 y durar un año. El resultado tendrá forma de documental.

Con esta idea, Rebecca Panian desea explorar las interacciones sociales que van a crearse y su impacto sobre la economía local. La idea de la cineasta para realizar el proyecto es recurrir al crowdfunding y a mecenas privados. Panian y su equipo están interesados en ver los efectos que tendrá este dinero. ¿Habrá gente que deje su trabajo o que se vaya de vacaciones? ¿Se hará alguno autónomo al saber que tiene los mínimos vitales garantizados?

Instalarse ahora en Rheinau para beneficiarse de este experimento no será posible. Andreas Jenni ha aclarado ya que el proyecto solo se aplicará a los residentes permanentes en el pueblo. “Se trata de evitar una invasión de personas que pretendan instalarse en nuestro municipio solo para cobrar este dinero”, advierte el alcalde.

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.