Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Otro revés para Arantxa: su divorcio se resolverá en España

La decisión supone que se respetarán las capitulaciones que firmaron y la separación de bienes, lo que podría afectar a la deuda que la tenista tiene con el Banco de Luxemburgo

Arantxa Sanchez Vicario
Arantxa Sánchez Vicario, el pasado domingo en el Roland Garros. Getty Images

El fiscal del Juzgado de Primera Instancia número 2 de Esplugues de Llobregat ha dado la razón a Josep Santacana, marido de Arantxa Sánchez Vicario, y ha pedido que el divorcio de la pareja se tramite en Esplugues, como pedía el empresario catalán. Todo indica, por tanto, que el juez hará caso de la recomendación como es habitual. Esta medida supone un duro varapalo para la tenista ya que la decisión supone que se respetarán las capitulaciones que firmaron y la separación de bienes. Arantxa pidió el divorcio en Miami hace tres meses pero los jueces de aquella ciudad nunca han podido entregarle la citación a Santacana por no conocer cuál es su domicilio actual. La tenista se encuentra estos días en París asistiendo al torneo Roland Garros.

Esta decisión es importante ya que además de suponer que no recibirá el dinero que reclama a su marido, la tenista tendría que hacerse cargo sola de la deuda de siete millones de euros que reclama el Banco de Luxemburgo.

La entidad bancaria se querelló contra Sánchez Vicario por una deuda pendiente de 7,5 millones y solicitó su ingreso en prisión. Sin embargo, el titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Barcelona, que admitió a trámite la querella y la está investigando, no halló motivos suficientes que indiquen que Sánchez Vicario quiera sustraerse a la acción de la justicia.

El origen de esta causa penal que afronta la tenista se remonta a 2009, cuando el Tribunal Supremo la condenó a pagar una multa por fraude fiscal. Con los intereses, el importe final ascendió a los 5,2 millones de euros. La Agencia Tributaria cobró esa cantidad gracias a un aval del Banco de Sabadell que, a su vez, recuperó el dinero con un contraaval suscrito con el Banco de Luxemburgo, donde la jugadora guardó durante muchos años la fortuna que construyó gracias a los triunfos de su carrera deportiva. Pero la entidad financiera, sin embargo, no ha recibido el dinero de vuelta.

Iva Majoli y Arantxa Sánchez Vicario, en Roland Garros.
Iva Majoli y Arantxa Sánchez Vicario, en Roland Garros. GTRES

Santacana pidió inicialmente el divorcio en Miami, pero retiró la demanda poco después, ya que las leyes de Florida le exigían un estado de sus cuentas y bienes que no existen de forma tan rigurosa en las leyes españolas. En Miami sí se resolverá la custodia de los hijos de la pareja.

El pasado mes de febrero se supo que Josep Santacana y Arantxa Sánchez Vicario vivían desde hace tiempo separados."Llevamos separados dos años, aunque la situación venía viciada. Llevábamos sin tener relaciones cinco años", explicó el empresario. La tenista, sin embargo, aseguró que la separación se produjo después del verano.

Sobre cuál ha sido el motivo de la separación, Santacana explicó: "Se nos acabó el amor. Se acabó poquito a poquito. Nos ha perjudicado todo lo que nos ha sucedido. La presión, los años de tensión con la familia, el triste proceso judicial que tuvimos con la familia de Arantxa". En referencia a la solución al conflicto añadió: "Tenemos una coordinadora para mediar hasta que llegue el divorcio. Espero que todo se solucione pronto porque necesito ver a mis hijos... y me lo impiden". Sobre la custodia de los pequeños explicó que no ha solicitado la completa, sino que están negociando la custodia compartida.

Por su parte, Arantxa ha explicado: "El tiempo ha demostrado que me equivoqué en mi matrimonio. No me arrepiento de haber dado todo por amor, me arrepiento de haberle dado todo el control de lo que tenía. Tenía que haber separado el amor del resto de mi vida".

Santacana figura como apoderado de todas las empresas de la tenista que tras su exitosa carrera profesional acumuló un patrimonio que algunas fuentes estiman en 40 millones de euros.