Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

¿Cuanto antes mejor? Un estudio rompe las creencias sobre el bilingüismo

Una nueva investigación del MIT sitúa el periodo crítico para estudiar una segunda lengua hasta los 18 años

En la actualidad, aprender una segunda lengua es algo que los padres priorizan a la hora de educar a sus hijos. Y si lo hacen cuanto antes, mejor, porque su cerebro es más adaptable que el de los adultos. Estos argumentos, defendidos por científicos y expertos, están vigentes. Aunque el periodo crítico para aprender un segundo idioma podría ser más largo. Un último estudio elaborado por profesores MIT - Massachusetts Institute of Technology y publicado en la revista Cognition, “apunta que este periodo crítico para aprender una segunda lengua es más amplio de lo que se consideraba en estudios anteriores y que los menores sean capaces de aprender la gramática de un nuevo idioma puede ser algo posible y eficaz durante años”. Exactamente, “los autores señalan que los niños y jóvenes podrían adquirir de forma correcta y eficaz una nueva lengua hasta los 17 y 18 años”. Lo que sí puntualizan es que “a esta edad será casi imposible que adquieran un nivel proficiency, en comparación con aquellos que aprenden un nuevo idioma antes de los 10 años”.

“Si lo que quieren los padres es que sus hijos sean bilingües en inglés, tendrían que empezar a estudiar dicho idioma alrededor de los 10 años y, a partir de esta edad, es cuando empezaremos a ver una disminución de nivel”, explica en un comunicado Joshua Hartshorne, profesor de psicología en la Universidad de Boston y autor principal del estudio llevado a cabo en el MIT. Para aquellos que se atrevan con un nueva lengua, entre los 10 y los 18 años tienen tiempo para hacerlo bien antes de que “empiece el declive, pero no conseguirán un nivel proficiency”, reiteran.

Es la primera vez en la que se estima cuánto tiempo tienen las personas para aprender gramática y cómo esa habilidad se modifica según avanzan los años, y que se ha visto, según esta investigación, que se extiende casi a la edad adulta. La investigación consistió en un análisis de un juego gramatical para evaluar el conocimiento en inglés que hicieron casi 670.000 personas -considerada la muestra más amplia usada para estudiar una habilidad lingüística-. Después de hacer la evaluación, los autores recogieron la edad en la que los sujetos realizaron la prueba y cuántos años tenían cuando empezaron a aprender inglés. Tras toda la recogida de datos y análisis, los autores concluyeron que “el periodo crítico para aprender un idioma es más amplio de lo que se creía”.

“Estos resultados fueron muy sorprendentes para nosotros, ya que el debate en torno a cuándo aprender un idioma está muy vigente entre los que señalan que se debe comenzar nada más nacer, los que lo sitúan a los cinco años y los que lo sitúan antes de comenzar la pubertad”, explican los autores en el texto. “A pesar de que se ha estudiado mucho el hecho de que aprender una segunda lengua es más fácil si se hace pronto, este estudio aporta, con la mayor muestra estudiada hasta ahora, que este periodo de aprendizaje se cierra más tarde de lo que pensábamos”. A pesar de que se desconocen las causas de por qué finaliza este periodo a los 18 años, los autores apuntan a factores culturales y a la plasticidad cerebral hasta esa edad. "Normalmente, cumples 18 años y en muchas culturas te vas de casa, empiezas a trabajar a tiempo completo, o te conviertes en un estudiante universitario especializado. Todo esto puede afectar a la hora de aprender cualquier idioma. Pero hay que seguir investigando".

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información